web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » CONSEJO DE UN ESCRITOR SALVADOREÑO

CONSEJO DE UN ESCRITOR SALVADOREÑO

José Antonio 

Velis Tobar

Profesor y periodista

Memoria dedicada al Lic.  Cristóbal Humberto Ibarra

 

Cuando estudiaba Periodismo en la Universidad de El Salvador, y fungía como Director de dicha escuela el Lic. Cristóbal Humberto Ibarra, yo le solicitaba de vez en cuando, sus consejos y ayuda en diversos aspectos académicos. Acontecía el año de 1967.

El Lic. Ibarra, era un hombre modesto pero de grandes dotes intelectuales; renombrado escritor, creador en la literatura salvadoreña, de la novela, “Tembladerales”, una de sus mejores obras; además, experimentado diplomático en el exterior; Periodista hasta la raíz de su alma. no se impacientaba de otorgarme sus orientaciones que le pedía y me instruía de manera devota.

Pues, en aquel ambiente y época,…un día en la vida universitaria, en que el Lic. Ibarra se paseaba en los alrededores del Departamento de Periodismo ubicado en las edificaciones de madera, frente a lo que era el IVU, Instituto de Vivienda Urbana, me le acerqué amigable y ya conversando con él, le refería que había seleccionado los estudios de Periodismo, porque me gustaba escribir y le    hacía una pregunta…”Mire  Lic. Ibarra, que me aconseja para aprender un buen estilo y arte para escribir”, recuerdo nítidamente, que él me dijo, Mire Velis “lea a Azorín”, es uno de los escritores españoles que más admiro y que tiene un estilo muy florido y ameno para escribir y lo considero mi MAESTRO.

Aquella lección nunca se me olvidó, como otras tantas vertidas en su aula, como catedrático. Así con el transcurso del tiempo, y estando en London, Ontario, Canadá, después de estar realizando estudios elementales del Inglés en escuelas autorizadas para su  enseñanza, ingresé a la Universidad Western Ontario, a estudiar un curso sobre Gramática Inglesa, de acuerdo a un programa llamado  Continuing Education (continuando educación)

Como visitaba de manera frecuente, la biblioteca de la universidad, descubrí que en la quinta planta, estaba la sección de libros en español, sobretodo de la literatura universal, también de El Salvador, asimismo allí en aquella acogedora amplitud, se encontraban los libros en Francés, Italiano, y Portugués,…lenguas hermanas.

¡Me daba gusto ir a la magna y bella biblioteca!… no importaba que “estación fuera”, en medio de candente sol o en medio de cernida y constante nevada, sentía agrado visitarla, hasta gestione con mi grado académico el carnet de visitante. Por lo tanto, me convertí en fiel lector de los libros en español…Pero, ¿Cuál fue mi sorpresa? que en dicha sección, encontré una serie de libros de Azorín, y en ese instante, evoque la lección del Lic. Ibarra, que guardaba en mi subconsciente.

Entonces me dispuse a leer obras del mencionado autor, cuyo nombre verdadero, es “José Martínez Ruíz”, y repito su Seudónimo identificado como Azorín. Busque sus obras y entre ellas estaban: La voluntad (1902) Novela. –Pueblos (1905). –Don Juan (1922). –Doña Inés (1925). –Feliz Vargas (1928). –El escritor (1942), tenía Azorín 68 años, cuando escribió esta obra.

El insigne escritor nació en España, Mónovar, Alicante, el 08 de Junio de 1873 y falleció el 2 de Marzo de 1967, precisamente el año en que recibía aquel consejo de un escritor salvadoreño. ¡Mire Velis, lea a Azorín!

De la diversa creación del distinguido Prosista español, leí, “Pueblos” y otros escritos más, los cuales me dejaron una sutil y valiosa enseñanza, y todavía lo sigo leyendo gracias al consejo de un gran maestro universitario: Lic. Cristóbal Humberto Ibarra. De quien leo su producción literaria. Uno de sus libros es Plagio Superior que contiene cuentos, entre los cuales son muy interesantes por la trama y temática que manejan La Zombie, El Cuajaron, Pascal y ella, La Solterona y otras narraciones que lo conforman. Este libro me lo regalo dicho escritor y lo considero como una reliquia.

Finalmente,  para ampliar una visión más general de este escritor salvadoreño, refiero, que el Lic. Renán Alcides Orellana, le dedico una reseña literaria al Lic. Ibarra, el sábado 6 de Junio del 2015, en Diario Colatino, Suplemento  Tresmil.

 

Ver también

Hijos de la melancolia

  Por Wilfredo Arriola   «Entonces entré en casa y escribí: Es medianoche. La lluvia …