web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía de Alfonso Velis-Tobar

Poesía de Alfonso Velis-Tobar

“La noche de los cuchillos largos”

(Poema sinfónico)

-I-

Aquí en London rodeado de inmigrantes judíos

En edades de ochentas y noventas

Me cuentan que escaparon a escondidas

De las ergástulas cárceles alemanas

De sus tenebrosos campos de concentración

Condenados a morir de torturas de terrible hambre

O inanición de cadáveres vivientes convertidos

En ardientes antorchas humanas

Cual bolas de fuego rociados

Con gasolina o kerosene

Eran niños estos viejecitos de hoy

En brazos de padres se recuerdan rehenes

Otros jugaban a las escondidas con la muerte

Judíos inmigrantes me cuentan en sollozos

Y entre la penumbra de sus ojos llorosos

Hombres niños mujeres ancianos

Obligados a cavar sus propias tumbas

Es la historia más trágica del siglo XX

Ana Frank cuenta en su “Diario” la suya

zozobras, las angustias y que no dormían!

¡Dos años sin ver al sol preñados de silencio!

¡Terrible horror de los horrores!

Ante el genocidio terrorista de Hitler

Con sus jaurías de perros del Tercer Reich

Sedientas de racismo de persecución antisemita

Hitler llevaría al mundo a una segunda guerra

Esa noche de 1934 noche de los “Cuchillos largos”

(“Noche de los asesinos”)

Para entonces allá en Berlín el cielo de Alemania

Esa noche lucia estrellada de un páramo lúgubre

Y un miedo de aire fantasmal

Flotaba en sombras de la muerte

¡A torrentes corrían los fuegos y los gases!

¡Cuerpos como pantes de leña

En zanjas! muy aperchados

Aquellos que sobrevivieron por milagro

Los judíos no sabían su destino

Sin saber la magnitud de sus desastres

Hitler propugnaba virulentos planes criminales

Para su exterminación total de la tierra

Pues Hitler impresionaba voz que espantaba

Sus generales le rendían culto

Y le temían en reverencias

¡Tanque que arremetía con rabia blindada!

¡Quien pensara mal de sus diabólica!

¡Ame(N) (A) (Z) (I) (A) fascista!

Escribió “Mi lucha” … ideólogo que era

Elocuente orador un vozarrón de huracanes

¡Hitler un tipo…. y eso solo es estar loco!

Un psicópata desquiciado mental

Entre los más criminales de la humanidad

Miles de almas rendían le culto avasallador

Y decía que la raza Aria era la mejor del mundo

Odiaba el judaísmo el marxismo el comunismo

Hitler Herodes que mató a su madre Agripina

Después de Hitler Nerón que dio fuego a Roma

El que crucifico a Pedro boca abajo, el de las llaves

El celador de las puertas del cielo el “segurite” de Dios

Hitler Calígula que nombró cónsul de Gobierno a su caballo

Sacrificando en las catacumbas a cientos de miles de cristianos

Echándolos a hambrientos leones en la Arena del Coliseo Romano

Los Monstruos gozaban esa fiesta bacanal de sangre

Sus cónsules procónsules y senadores a carcajada cruda

hartados bañados en vino tinto

Rodeados de putanas mujeres gozaban sus maldades

La historia se repite en otros crápulas del crimen

Los dictadores encarnados en el fantasma del “Fuhrer”

los genocidas de América en la historia del mundo

Guardianes de imperios sirvientes de capataces mayores

Todos “hijos de la gran puta” fichados ya están

¡En el infierno todas sus maldades pagaran!

Aunque con Hitler fueron millones de muertos

Atentando contra la paz del mundo

¡Pero miren ya van cayendo los ídolos sagrados

 

-II-

Mire Ud., la historia es una paradoja

¡Porque eso inhumano degradante!

¡Como los Nazis hicieron a los judíos en su tiempo!

Ahora injustamente los Sionistas de Israel

Están lo mismo haciendo padecer

El mismo holocausto de sangre a sus vecinos

Matando hermanos Palestinos

Que desde palabras bíblicos

Defienden su territorio contra el invasor

Es una ironía la humanidad un paradigma

¡Tan cabrones como los Nazis en su tiempo!

¡Estos Sionistas de mierda! ¡Sin misericordia!

¡Vienen a sangre fría arremetiendo a Palestina!

Ahora niños jóvenes ancianos y de otras etnias árabes

Viven angustiados con abrumada desesperación

Ahora mismo masacrados en la franja de Gaza

Por bombas criminales que lanza

¡El Pueblo Elegido por Dios! La tierra de Israel

Más bien elegido por el Diablo mismo de la OTAN

Y dirigidos por esa rapaz alma negra del imperialismo yanqui

Y sus aliados invaden con rapiña otros países

Alguien escupa hacia arriba la escupida caerá en su cara

¡Yo solo blasfemo con mis prodigios infernales!

¿Dios si estás ahí en mi camino habla?

¡Interpone tus ojos tu justicia divina!

! ¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¿Qué te has hecho?

¿Dónde estás padre mío?

¡Haz algo en la conciencia del mundo!

¡Has algo tú que mueves hasta montañas!

¡Tan solo mueve un dedo mi Señor!

 

No es este el camino en 

que se vuelve a la patria

Lloro a solas duro es volver a la patria

Me dan miedo y esta angustia por vivir

Se pierde hasta la esperanza

No es este el camino en que se vuelve a la patria

Como hierro al rojo vivo sobre la piel

Los golpes de la vida misma

Noticias diarias que asombran

Se denuncia la existencia de la muerte

Hay llantos de niño huérfano y abandonado

Y te quiebra los ojos

Cavando la basura hasta los perros

Pena he sentido al llorar sin querer llorar

Es el hambre del espíritu

De los explotados en el trabajo

A sueldos miserables

Y de los desamparados sin empleo

Aquí la sonrisa se ha perdido

Vengo de donde todo se bota

Y aquí todo se recoge

Miles de hambrientos piden

Limosnas en las puertas y paradas

El viento sopla sobre estas piedras

Acá llorar se ha vivido

El sol pispilea sobre su ojo ardiente

No es este el camino en que se vuelve a la patria.

 

Estoy poblado de gritos

Una hoja deslizándose

Entre el viento y el lomo de la brisa

Estoy poblado de gritos

Entre el hiriente solo

Mi sombra gana la luz

Mientras las chozas pegadas al rio

Deambulan los fantasmas

Que aquí cayeron

Pues se fueron a la guerra un día

Y hoy esos que asaltan a pleno sol en los buses

El miedo con rostro de espanto

Mientras viajamos caídos en el sueno

De la muerte al filo de una navaja

Se puebla de voces

Tengo mis razones escritas

En las piedras y en los muros

Síntomas de un nuevo cambio

Se propaga la noticia

En los periódicos y en la TV

La sombra y su caminante

En sus pasos inerte

Conspiran los cantos del roto violín

Y uno quisiera que nadie sufriera

Aquí se aprende a vivir por nada

O se aprende a morir por algo.

 

Elegía para alcanzar la primavera

Somos capaces a reír o cantar

Aquí en mi tierra hasta las piedras lloran

Y entonan su lamento de esperanzas.

Somos bebedores de lágrimas

de frutos amargos

Entre las noches tenebrosas del sueño

Los ciegos andan a la luz de sus angustias

El párvulo frío de la música de los que pasan

Sudando la gota gorda de sus miserias explotadas

La vasija de la historia desangra su pasado

Doloroso siento el quejido que se cuela

Y en el ánfora mágica del tiempo la alfarera

Clama los encantos perdidos de esa historia

Hemos aprendido con estoicismo las tragedias

Para enfrentar los mismos horrores de ella

Hemos aprendido la bravura de las olas

Mar que día a día agitase cada vez más

Somos capaces de alcanzar la primavera

Somos capaces de ir escalando a valentía calada

Los peldaños de esa historia que llora sangre

La estocada del asalto en una esquina

El caos social ungido por la muerte

¡Empiezas a desconfiar de tu misma fe!

El crimen organizado de las maras

Salir a la calle da miedo en esta tierra

¿Y entonces dónde está Dios que no hace nada?

¡Ojalá Dante un día encuentre a los malvados!

¡Penando en el fuego de sus infiernos!

Ver también

Hijos de la melancolia

  Por Wilfredo Arriola   «Entonces entré en casa y escribí: Es medianoche. La lluvia …