web analytics
Página de inicio » Nacionales » San Oscar Romero continúa siendo la “voz del pueblo”
Al recordar su muerte martirial, romeristas y miembros del Comité Nacional Monseñor Romero, honran la memoria del Obispo Mártir, en la capilla del Hospitalito de la Divina Providencia donde fue asesinado. Foto Diario CoLatino/ Gloria Silvia Orellana

San Oscar Romero continúa siendo la “voz del pueblo”

Gloria Silvia Orellana
@DiarioCoLatino

“Monseñor Romero era un hombre sencillo, espiritual y humilde, por eso es santo de los pobres y siempre habló desde su corazón. Las homilías son únicas, porque denunció el sufrimiento del pueblo, habló la verdad, porque fue iluminado por Dios”, expresó Noemí de García.

En el 42º aniversario de su muerte martirial, romeristas y miembros del Comité Nacional Monseñor Romero honraron la memoria del Obispo Mártir, con un santo oficio ofrecido por el padre Juan Vicente Chopin y sacerdotes de diversas parroquias.

Sobre el magnicidio,  Noemí de García expresó que el intento por “acallar” a Monseñor Romero, en manos de los sicarios provenientes del ejército nacional,  apoyados financieramente por la oligarquía y protegidos jurídicamente por el gobierno de ese entonces, no lograron su objetivo porque “él resucitó entre su gente”.

“Recuerdo que estaba escuchando la radio YSAX, cuando escuché la noticia. Realmente no lo creí, solo está herido -me dije- mañana estará  bien y luego se me vino aquel miedo, preocupación, angustia, no lo puedo explicar pero tuve que aceptar que lo habían asesinado”, recordó.

Junto a Noemí, un centenar de personas asistieron al Santo Oficio, que retomando las sagradas escrituras, el sacerdote Juan Vicente Chopin, realizó un llamado a la feligresía a estar a la altura del sacrificio de Monseñor Romero, que entregó su vida por su pueblo.

“Monseñor Romero y Rutilio están presentes en la memoria y en las luchas del pueblo, pueden ser comparados con los dos testigos que abre el capítulo 11 del Apocalipsis, en donde el texto inicia resalta el carácter profético de los dos personajes.  –Haré que mis dos testigos proféticos, ellos son los dos olivos y los dos candeleros que están de pie  delante del Señor de la tierra. Si alguien pretendiera hacerles males saldría fuego de su boca y derrotaría a sus enemigos-”, leyó el sacerdote Chopin.

“Y eso, es lo que está sucediendo en este momento histórico, lamentablemente,  pero la memoria de los mártires  está por encima de la memoria de los verdugos. La bestia salvadoreña –entiéndase-, esa parte asesina de la oligarquía  salvadoreña, Roberto d´Abuisson y sus sicarios, mancilló su humanidad dando a conocer la insaciable maldad de sus asesinos”, señaló el sacerdote.

Asimismo, mencionó la ambivalencia del martirio que tiene una lectura positiva y negativa, así como ambas terminan relacionándose  en los motivos del verdugo y los motivos del mártir.

“Es un principio paradójico porque ambos principios se reclaman mutuamente. El verdugo asesina porque ve mal lesivo a su ideología personal o institucional y como Monseñor Romero, creyeron que al asesinarlo protegían sus ideas  de la contaminación del comunismo, supuesto ideológico que por supuesto solo existe en su mente”, afirmó el sacerdote.

“Por su parte, el mártir desprovisto de todo poder padece voluntariamente la suerte de las víctimas de su entorno, recreando a su modo el antecedente histórico de la muerte de Jesús. Y la ambivalencia del martirio de Monseñor Romero, es que,  a la vez, de ser signo y ejemplo en el salvadoreño santo y éticamente responsable, también su asesinato es el máximo ejemplo de impunidad en este país”, sostuvo Padre Chopin.

La cripta se llenó de cantos y oraciones

Las visitas, peticiones y cánticos no faltaron en la Cripta de Catedral  Metropolitana, las actividades de la Comunidad Monseñor Romero de la Cripta realizaron una serie de actividades religiosas y culturales con el fin de conmemorar el legado del primer santo del país.

María Teresa Alfaro, integrante de la Comunidad Monseñor Romero, afirmó que a 23 años de su fundación (22/05/99), reiteró el compromiso como ciudadanía comprometida con su legado pastoral.

“Ese 23 de mayo de 1999 , fue domingo de Pentecostes y hemos crecido de una forma humana y espiritual, porque al estar en contacto con las homilías de Monseñor Romero, nos ha permitido ir conociendo su palabra, esa catequesis de cada domingo que estuvo marcada por la verdad y es el signo de Dios, en este país”, afirmó.

Entre las actividades de memoria histórica el periodista Iván Escobar, abordó el tema de la “comunicación humanizadora”, y el legado de Monseñor Romero, al señalar que al hablar del Obispo mártir era hablar de un testimonio de verdad, sacrificio e historia del pueblo salvadoreño.

“Monseñor Romero ha estado presente en mi vida profesional y personal, a él no le conocí, solo a través de libros,  homilías  y los testimonios que recabé de él en mi ejercicio periodístico en Diario Co Latino.  He sido periodista post conflicto y he podido comprender lo que significa Monseñor Romero para este pueblo que busca la justicia y la paz”, afirmó.

Y que a 42 años  de su desaparición física, acotó Escobar, era importante realizar un ejercicio de memoria  sobre el comportamiento de los medios de comunicación en aquél momento coyuntural que llevó al país a una guerra por 12 años, y en la actualidad.

“Monseñor Romero vivió una situación de propaganda negra contra su persona, pero no dejó que lo hiciera retroceder por su opción preferencial por los pobres. Si bien, algunos medios de comunicación en la actualidad ya no lo marginan o atacan en sus páginas, es porque también se encuentran en una situación de coyuntura que afecta sus intereses”,  señaló.

Cardenal y Conferencia Episcopal ofician misa solemne

“Monseñor Romero, estaba angustiado, y una semana antes de morir, exhortó a los poderosos a tener conciencia social,  sino se quitan los anillos van a perder su brazo, y fue más lejos al señalar los caminos equivocados como la reforma agraria manchada en sangre y represión”, recordó el Cardenal Gregorio Rosa Chávez, oferente junto a la Conferencia Episcopal de El Salvador, en la misa en honor a San Oscar Romero.

¿Qué diría Monseñor Romero, hoy?, luego de su martirió en la Capilla Divina Providencia, preguntó el Cardenal Rosa, al señalar que el tiempo se encargó de poner la figura y mensaje del santo Oscar Romero, en su justa dimensión.

“El papa Francisco tiene muy clara esa respuesta, basta ver como ha reaccionado ante la guerra que devasta a Ucrania, el santo padre ha expresado su dolor por la profunda tragedia y ha desplegado la diplomacia vaticana y él  mismo ha visitado al embajador de Rusia ante la santa sede y se ha comunicado con el presidente de Ucrania, reafirmando que Dios no es de la guerra si no de la paz”, expresó.

“No es difícil saber que Monseñor Romero diría la verdad de lo que está pasando en El Salvador, que su palabra estaría a partir de la palabra de Dios. Y que  estaría cerca de los que sufren y llamaría a todos a la conversión, y estoy seguro que alzaría su voz para que no se ofenda  la dignidad del pueblo pobre que sufrió la masacre de El Mozote”, puntualizó el Cardenal.

Ver también

La renovación de la fe es importante para seguir el camino correcto: padre Fray Berdúo

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 El padre Fray Andrés Abelino Berdúo de la iglesia Nuestra Señora del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.