web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » ODONTOLOGIA EN EL MENOR DE 5 AÑOS

ODONTOLOGIA EN EL MENOR DE 5 AÑOS

DRA, MSP SILVIA NAVAS

ODONTOLOGA U/S EL DIVISADERO

SIBASI MORAZAN

[email protected]

 

La odontología para bebés se ocupa de la salud bucodental de los niños desde que nacen hasta que cumplen los tres años, que es cuando los dientes de leche han erupcionado; A pesar de la creencia popular, es importante ocuparse del estado de la boca de los más pequeños desde antes incluso de que salgan las primeras piezas

Los dientes primarios de bebé son importantes. Las etapas de desarrollo que son indispensables para la futura salud dental de los niños  dependen de ellos. La odontología para los niños proporciona a los padres una guía para el cuidado bucal, para que tengan una excelente higiene dental a medida que crecen y se van desarrollando

La mayoría de los niños tienen un juego completo de 20 dientes primarios mas o menos a los 2 años y medio.  en la siguiente foto cronológica se puede observar el orden en que los dientes salen y a qué edades puedes esperar que aparezcan dientes específicos. Cada niño es diferente, pero usualmente los primeros dientes que salen están localizados en la parte anterior de arriba y de abajo de la boca.

 

La leche materna y de formula asociada a la falta de higiene bucal aumenta la incidencia de caries dental. Por esta razón es muy importante estimular la higiene bucal desde muy temprana edad, tras cada ingesta, se deben eliminar los restos de leche con una gasa y procurar la menor cantidad de azucares en la dieta de los niños en los 2 primeros años de vida.

La lactancia materna favorece el buen desarrollo de la mandíbula debido a la forma única en que anima a la lengua a presionar contra el paladar blando de la boca.

Los bebés usan un movimiento de empuje de la lengua durante la lactancia, presionando la lengua hacia arriba en el paladar blando y hacia abajo contra los dientes frontales.

Durante la infancia, el paladar blando de un bebé es blando y “parecido a la cera”. El empuje de la lengua durante la lactancia, la deglución y el habla da forma y expande el paladar blando, fomentando el crecimiento adecuado de la mandíbula superior.

La alimentación con biberón no provoca la misma acción, por lo que los niños alimentados exclusivamente con biberón tienen un riesgo mucho mayor de problemas de ortodoncia. El impacto de la lactancia materna en el crecimiento de la mandíbula también es bueno para el desarrollo de las vías respiratorias del bebé. Esto puede ayudar a prevenir problemas con los trastornos respiratorios del sueño, como la apnea del sueño.

 

Finalmente, la lactancia materna es el método ideal para formar hábitos adecuados de alimentación y deglución. No solo apoya el crecimiento natural de los músculos de la cara y la garganta.

 

Empieza a limpiarle la boca a tu bebé durante los primeros días después de nacido, limpiándole las encías con una gasa limpia y humedecida Esta acción debe realizarse dos veces al día, como mínimo, con movimientos suaves y circulares.” no debes aplicar ninguna otra sustancia, los remedios caseros con bicarbonato y miel rosada o de cualquier otro tipo deben de evitarse “

 

Cuando salen los primeros dientes, algunos bebés pueden tener las encías irritadas o sensibles, actualmente hay una cantidad de aditamentos en el mercado para que los niños muerdan y alivien dichas molestias como por ejemplo los dedales de silicón y cepillos de silicona y los famoso anillos de dentición   mayormente conocidos como “mordederas”, Si tu hijo sigue de mal humor y adolorido, consulta a tu dentista o tu médico no lo automediques.

 

 

 

 

Los dientes de leche son muy importantes para la salud y el desarrollo de tu hijo. Le ayudan a masticar, a hablar y a sonreír. También guardan espacio en las mandíbulas para cuando salgan los dientes permanentes que están creciendo debajo de las encías.

 

 

 

 

Cuando un niño pierde un diente demasiado pronto, los dientes permanentes pueden moverse hacia el espacio vacío que ha dejado y hacer difícil que otros dientes adultos encuentren sitio para salir. Esto puede causar que se tuerzan o apilen los dientes. Por eso, comenzar con una buena salud oral puede ayudar a proteger los dientes de un niño en décadas venideras.

Se recomienda la primera visita al dentista durante los primeros días de vida y Tan pronto como aparezca el primer diente y no después de su primer cumpleaños. El dentista realizara periódicamente un «chequeo del bienestar oral del bebé». Además de buscar caries y otros problemas, el dentista puede enseñarte a limpiar los dientes de tu bebé adecuadamente y a manejar hábitos tales como chuparse el dedo, morderse los labios y revisar las inserciones de los frenillos

Tan pronto como salgan sus primeros dientes, puede desarrollarse una caries. Los cuatro dientes delanteros de un bebé salen de las encías más o menos a los 6 meses de edad, aunque en algunos niños puede haber un retraso hasta los 12 o 14 meses.

 

Si al niño le aparece su primer diente debe empezar, a cepillarle los dientes con suavidad usando un cepillo de tamaño infantil y una cantidad de pasta dental fluorada (por lo menos con 1000ppm) y en cantidad no mayor a un grano de arroz. Cepíllale los dientes con cuidado cada vez que come y sigue las indicaciones de tu dentista. Supervisa y orienta a   tus hijos cuando se estén cepillando ya que ellos podrán hacerlo solos hasta que se amarren las cintas de los zapatos sin ayuda, ahí el niño ya contara con la habilidad motriz para limpiar los dientes solo.

 La atención dental infantil es de enorme importancia, no solo por la prevención de futuros problemas bucodentales. Si los niños acuden desde que son bebés a su odontopediatra, podrán aplicarse tratamientos muy poco invasivos, como las fluorizaciones y las profilaxis que ayudan a prevenir la caries.

Todos estos tratamientos son sencillos y agradables para los más pequeños, lo que ayuda a que desarrollen una actitud positiva hacia las consultas y no se asusten cuando hay que realizar tratamientos dentales de mayor complejidad, como una obturación, exodoncia o una pulpectomía.

 

Las patologías y problemas bucodentales que pueden surgir en la infancia son múltiples:

 

  • Caries: la aparición de la caries dental es cada vez más frecuente en niños. De hecho, se habla de caries del biberón. El odontopediatra se encarga de tratar su aparición, y de su prevención.

 

 

 

  • Traumatismos: los golpes y las caídas son habituales en niños, y es habitual que éstos sufran la pérdida o la rotura de alguna pieza dental tras caídas o golpes.Pueden necesitar restauración o reimplante dental.

 

 

  • Maloclusión y alteraciones en la posición de piezas dentales: se estudian posibles alteraciones en la mordida que puedan necesitar un tratamiento ortodóntico. En este caso, se derivará al niño a un ortodontista.

 

  • Alteraciones congénitas: afectan al tamaño, al número y a la forma de las piezas dentales.
  • Anquilosis de pieza temporal: un traumatismo provoca una necrosis en la pulpa del diente, que se vuelve negro y que dificulta la erupción de la nueva pieza dental.

 

 

  • Anquiloglosia es un trastorno congénito presente en el 1 a 2,8% de los infantes en el mundo, caracterizado por un frenillo anormalmente corto y diferentes grados de incapacidad de uso de la lengua

 

 

Si tienes dudas acerca de cómo cuidar los dientes de los más pequeños de la casa, te recomiendo se acerque y consulte con un profesional de la odontología los cuales están especialmente preparados para ofrecerte consejos y rutinas que les ayudarán a tener una salud bucodental perfecta. De esta manera, los dientes de leche se mantendrán sanos hasta su recambio por los dientes definitivos.

 

 

 

 

 

 

Ver también

Salarrué y Humano: Memoria y Legado (47/82)

    Tania Primavera Salarrué, el artista de El Salvador que nació hace 123 años, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.