web analytics
Página de inicio » Deportes » “La meta es recaudar 50 mil dólares para escalar el Everest”: Alfa Karina
La montañista Alfa Karina Arrué en una de sus expediciones. Foto Diario Co Latino/Cortesía.

“La meta es recaudar 50 mil dólares para escalar el Everest”: Alfa Karina

Rolando Alvarenga

@Bachiboxx55

El Everest tiene un precio: 50 mil dólares separan a la referente del montañismo salvadoreño, Alfa Karina Arrué, para escalarlo.

Por ello, Arrué lanzó la campaña “Tocando las Puertas del Cielo”, con el objetivo de recaudar el monto requerido para conquistar el coloso.

La montañista sabe que es una misión difícil, pero no imposible, porque espera la respuesta de la empresa privada, Gobierno, alcaldía, amistades y público general.

-Es una apuesta fuerte, ¿por qué lanza esta campaña y a cuánto aspira?

El lanzamiento nace después de tres años de tocar puertas sin una respuesta positiva. No obstante, confío en Dios y espero lograr la identificación de muchas personas con esta causa, y me extiendan su mano. La meta es recaudar cincuenta mil dólares.

-¿Dónde pueden hacerse los aportes?

Se pueden hacer directamente en el link de la campaña https://www.gofundme.com/. El link corresponde a una cuenta bancaria autorizada y es una plataforma muy segura.

– ¿Cuánto durará esta campaña?

La temporada de ascensos inicia en abril de este año, por tanto, tiene vigencia de tres meses. En caso de no lograrse la cifra apuntada, habría que mantenerla vigente pensando en la temporada de montañismo 2020.

-¿Cómo se distribuirán los fondos de la recaudación?

Todo en los gastos de la expedición: la compañía encargada de los permisos, en campamentos bases y la seguridad que cobra 33,000 dólares.

Además, hay gastos de transporte, seguro, comunicaciones, alimentación, alojamiento, visado, equipo personal y propinas al personal de apoyo que conduce hacia la cumbre que sumarían 15 mil dólares.

-De momento, ¿qué hace usted deportivamente?

Sigo en mi preparación técnica y mental para este reto, ya que todo deportista sabe que la vida óptima de una atleta no dura siempre, y yo estoy en el momento justo para enfrentar este desafío. Por ello, si dejo pasar el tiempo, es posible que pierda la condición que he ganado hasta la fecha.

Además, llegar a este punto no es fácil, pues requiere de una gran inversión de tiempo en entrenos, fogueo y muchos recursos económicos.

-¿Qué significa para usted y para todo montañista desafiar el Everest?

Mi relación con la montaña siempre ha sido algo espiritual. Yo nunca digo “voy a conquistar”, porque es una mentira. Uno le pide permiso a la montaña para llegar a su cumbre y volver sano y salvo a casa. Para mí, conquistar el Everest ha sido siempre un sueño, porque cuando era pequeña mi padre me enseñó una foto del volcán Iztaccihuatl o Mujer Dormida, y recuerdo que quedé maravillada y pensé… “un día subiré esa montaña”.

-Si se concreta la oportunidad, ¿qué significará para usted llegar a la cumbre del Everest?

Siendo muy chica, cuando leía historias de grandes hazañas, yo pensaba que un día podría hacer cosas grandes como estas grandes hazañas. Para mí, llegar a una cumbre del Everest será como un encuentro con mi madre. Hay algo que siempre me ha llamado a esa maravillosa montaña, yo me considero hija de esa montaña.

-¿Soñó alguna vez que conquista el Everest y coloca la bandera salvadoreña?

Lo he soñado cientos de veces. Lo he visualizado y lo pienso muy seguido. De hecho, me imagino las palabras que diré y sueño con recitar en esa cumbre el “Poema de Amor” de Roque Dalton.

-Luego de tantos éxitos en los últimos años y el poco apoyo recibido, ¿sería el fin de su carrera?

Al contrario, de lograrlo, primero Dios, sería el inicio de una nueva etapa, porque dentro de mis planes está el hacer la cumbre más alta de cada continente. Mi sueño más grande es poder ascender la cumbre de las catorce montañas más altas del mundo, todas arriba de los ocho mil metros, siendo el Everest la más alta de todas.

-¿Usted tiene buena relación con la Federación de Montañismo?

No, lastimosamente nuestra federación no está preparada para apoyar este tipo de retos. Cuando yo era miembro ni siquiera pudieron apoyarme en mis primeras experiencias de alta montaña en México. Además, ser miembro de la federación no implica ningún mérito, solo debes pagar la membresía y ya eres federado. Deportivamente no te aporta en nada más. Incluso, hay grupos de montaña privados que hacen mejores retos y expediciones que la federación.

Ver también

Costa Rica, sin sus estrellas, afrontará amistoso contra EEUU

San José/Costa Rica/AFP El director técnico de la selección de Costa Rica, Gustavo Matosas, convocó …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: