web analytics

Yĕhudah Ha-Levi

Yĕhudah Ha-Levi

Yĕhudah Ha-Levi nació en Tudela, actual Comunidad de Navarra en 1070. Es sin duda el máximo exponente de la poesía hebrea peninsular medieval. Tras dejar en su juventud su ciudad natal, cuna también de otros escritores ilustres, como el viajero Benjamín de Tudela y el filósofo Abraham Ibn Ezra, se estableció en las tierras musulmanas de Al Andalus, recibiendo allí una esmerada formación tanto en ciencias y medicina, como en leyes, teología y poética. Tuvo estrechas relaciones con los mejores poetas judíos y árabes de su época, gozando en vida de una fama extraordinaria. Tocó temas amorosos y báquicos, cantó a la amistad, lloró por la muerte de los seres queridos, reflexionó sobre asuntos muy humanos, ensalzó a Dios y trató de consolar a su pueblo en el exilio. Al final de su vida, dejó Sefarad y embarcó hacia Israel, deseando pasar sus últimos días en la añorada tierra de sus antepasados por él tan amada. Falleció en 1141.

 

DE “POEMAS DEL MAR”:
Versiones del Vasco: Xabier Kintana

113. Dios mío, ¡no quiebres las crestas del mar!
ni digas a los abismos marinos: ¡secaos!
Mientras, reconoceré tus favores y daré las gracias
a las olas del mar y al viento de Poniente.
Me acercan donde está el yugo de tu amor,
me libran de la coyunda de los árabes.
¿Cómo no van a cumplirse mis anhelos?
¡En Ti confío, Tú eres mi garantía!

114. En el corazón de los mares le digo al corazón turbado: ¡Oh tú, que te espantas al erguirse las aguas!
si tuvieras fe en Dios, que creó
el mar y cuyo Nombre se mantendrá por siempre,
no te atemorizaría el mar al encrespar sus olas,
ya que contigo está el que fijó sus límites.

115. Con corazón fundido de pavor, trémulas rodillas
y lomos palpitantes, clamo al Señor.
Absortos quedan los timoneles ante el abismo
y los marinos se hallan sin fuerzas.
¿Cómo no estar así? ¡Pendo en el caso
de un barco entre las aguas y el cielo!
¡Doy tumbos! ¡me balanceo!.¡leve cosa si al fin
puedo celebrar mis fiestas en Jerusalén!

Ver también

Lluvia nuestra

LLUVIA NUESTRA Por Mauricio Vallejo Márquez, Escritor y editor Suplemento Tres Mil Cuando llueve siempre …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.