web analytics
Página de inicio » Mundo » Regresa brigada médica cubana
Cooperantes cubanos de la salud, integrantes del Contingente Internacional Henry Reeve de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias, sostienen banderas durante su arribo al Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, capital de Cuba, luego de trabajar durante dos meses en Italia en la lucha contra la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19). (Xinhua/POOL/Yamil Lage)

Regresa brigada médica cubana

Granma

El aplauso con que se premia cada noche a los médicos cubanos que combaten sin descanso el virus que hoy amenaza, sonó el lunes dos horas antes, justo cuando pisaron tierra cubana los 52 integrantes de la brigada médica Henry Reeve, que partiera hacia Lombardía el pasado 21 de marzo; un hecho que marcaría por vez primera la presencia en Europa del contingente fundado por Fidel, para que Cuba iluminara con sus profesionales de la Salud los más lóbregos rincones del mundo. Un país, necesariamente ubicado frente a las pantallas, no les perdió ni pie ni pisada, para acompañarlos y recibirlos también desde sus casas.

De las fauces de la pandemia, acaso del sitio que fuera su epicentro dos meses atrás, regresaron los héroes nuestros, despojados de escudos y fanfarrias, sin más armas que el conocimiento y la humildad, las que se precisan para integrarse a un escenario gemebundo, en el que minimizaron el quejido y la muerte, y salvaron más de 200 vidas.

Con una amalgama de sentimientos, trayendo a su país inolvidables experiencias, llevan en sus manos cada uno las banderas de Cuba y de Italia, hermanadas para siempre en los predios de la historia, sin importar quién puso el dolor y quién la vida; sin vanagloriarse de las más de 5 500 atenciones sanitarias que protagonizaron, sin más laurel que poner en el lugar que lo merece el nombre de la tierra lejana donde han nacido. ¡Son los médicos de Cuba! ¡No os asombréis de nada!

Con nerviosas y ocultas sonrisas, flores rojas, necesarios e inusuales saludos, propios de las medidas para sofocar la covid-19, son recibidos tras la llegada misma, y en un salón se escucha ese himno que cada noche nos sacude, el que los pinta besando al mundo, el que describe a los valientes, que ven en la patria a la humanidad entera. Se les ve cantar detrás del nasobuco, les brillan más los ojos, algunos se quitan las gafas. Todos se reconocen en la letra cantada.

La voz del Presidente los sorprende, aunque no ha ido, a fin de no violar los protocolos que rigurosamente se han establecido para aniquilar la enfermedad. Envía un saludo virtual, de él y de los compañeros que lo acompañan en esta guerra a muerte contra la epidemia y por la vida del país. Pone énfasis en el saludo mayor, del General de Ejército Raúl Castro Ruz, y del Partido Comunista de Cuba. Comparte la alegría de verlos regresar vivos y con el deber cumplido.

Ver también

Amplia mayoría de británicos cree que Johnson debe renunciar

Londres/Prensa Latina El 69 por ciento de los electores británicos, entre ellos una mayoría de …