web analytics
martes , 20 febrero 2018
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poemas de Carlos Parada Orozco
Poemas de Carlos Parada Orozco

Poemas de Carlos Parada Orozco

Oí llorar una casa

Oí llorar una casa

y la busqué con porfía,

qué sorpresa me llevé

al mirar que era la mía.

Le pregunté: ¡por qué lloras?

le pregunté: ¿qué te pasa?

Antes me decían hogar,

hoy solo me llaman casa.

Dicen que estoy más bonita

dicen que ya soy de altura,

pero me siento muy triste

aunque he estrenado pintura.

¿De qué sirve la fachada?

¿De qué sirve el esplendor?

Si dentro de mí  no hay nada,

Y se respira dolor.

¿Dónde está lo que sentía?

¿Dónde lo que disfrutaba?

Nunca pensé moriría,

El amor que me exaltaba.

Cómo cambiaron las cosas

las vocecillas se fuero,

solo quedaron gozosas

dos que también se murieron.

¿Qué pasó saber yo quiero

con el amor que albergaba?

¿Acaso llegó un tercero

a terminar la jornada?

Si es así qué triste suerte

tengo envidia de otras casas,

quisiera mejor la muerte

que me consuman las brazas.

 

 

Amor profundo   

 

Los dichos hablan verdad

todo el que la hace la paga,

¿por qué? si tu ya naciste

¿no permites que yo lo haga?

Yo pienso que es del amor

que es de allá, de donde vengo,

si yo no pedí venir

dime pues, ¿qué culpa tengo?

Madre, yo solo quiero vivir

para poder abrazarte,

de tu mano caminar

y madre poder llamarte.

Solo espero recibir

de tus labios un gran beso,

si yo no pedí venir

¿por qué he de pagar por eso?.

No sé quién  es quien  no quiere

que yo los llegue a mirar,

yo solo quiero besarlos

y poderlos abrazar.

Yo no sé cuanto disfrute

la felicidad, que vivo,

sin embargo mientras dure

con amor, yo los bendigo.

Los oigo, también los siento

ya los amo desde acá,

si por algo yo no nazco

ya fueron, mamá y papá

No sé a dónde voy a ir

porque yo, ya tuve vida,

donde este pediré a dios

que por siempre los bendiga.

¿Odiarlos? no sabría cómo

aun no he llegado al mundo,

donde se aprende algo mas

de lo que es  “amor profundo”.

Yo sé que me quieres, madre

lo compruebo cuando lloras,

por más que te pongas reacia

tus sentimientos afloras.

Yo se que tu también sientes

que mi corazón palpita,

no importa lo que decidas

siempre serás “ mi mamita”

Estas letras que te escribo

me las aprendí del hombre,

perdona que no las firme

porque aun no se mi nombre.

Ya solo quiero pedirte

me comentes una cosa

como es el mundo exterior,

¿ Es azul?, ¿ o color rosa?

 

Las invisibles olas del mar del destino

llevaron a mi frágil barquichuelo,

hacia ignotas y paradisíacas playas

logrando que mi desecho espíritu,

se tornara enhiesto.

 

 

En el mar

Solo en el mar, cuando las olas rompen                                                                                                                                                  hallo la paz que el corazón anhela,                                                                                                                                                           solo en el mar con su incesante canto                                                                                                                                             calmo el dolor que al corazón flagela.

En una ola te vi, por un segundo                                                                                                                                                             y tu imagen graboce en mi memoria,                                                                                                                                                      tu  inexistente faz volviose anhelo                                                                                                                                                  hasta que te encontré, cambio mi historia.

Bendita la ola que tu rostro forma                                                                                                                                                difícil de mirar entre la bruma,                                                                                                                                                  se pierde y aparece por momentos                                                                                                                               sonriendo y jugueteando con la espuma.

Egoísta la ola no dejaba                                                                                                                                                                    soslayar tan siquiera tu figura,                                                                                                                                                   adivinar los anhelados goces                                                                                                                             que acompañar debieron, tu alma pura.

Solo el rostro mirar, no es cosa buena                                                                                                                                     que habrá detrás, pregúntome insistente,                                                                                                                             serás tan solo engendro de mi mente                                                                                                                                               o eres, acaso, una sirena?

Pero dios se conduele de mi pena                                                                                                                                           caminando sin rumbo por la vida,                                                                                                                                               de carne y hueso te vi, que maravilla                                                                                                                                        volviendo a mi, la ilusión perdida.

Desde entonces, ya respiro completo

mi corazón tomo su ritmo acostumbrado,

tu vaivén admiro embelesado

cual poeta escribiendo algún soneto.

Quien pudiera pensar, que de la ola

saliste de ahí, para que todo encuadre,

gracias a dios, te convertiste en madre

jamás mi alma volverá a estar sola.

 

 

Si a los días que he tenido de vida

restara aquellos que viví contigo,

no quedaría uno solo en verdad os digo

de ahí que esta mi alma agradecida.

Con dios, porque me ha dado el ser

con la vida, por juntarme contigo,

al destino, porque me hizo tu amigo

y al mar, que me dio a mi mujer.

Un comentario

  1. Wow que Gran Poeta Nuestro Muy Querido Tio Carlos Parada Orozco, para mi ver, a la Altura de un Armando Manzanero por ejemplo🙂👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👌🏻

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: