Página de inicio » Nacionales » Organizaciones fortalecerán defensa de los derechos de las mujeres
El consorcio de organizaciones : Colectiva Feminista, Agrupación Ciudadana contra la Despenalización del Aborto, AIETI, la Fundación Heinrich Böll Stiftung con el financiamiento de la Unión Europea, lanzan proyecto “Vivas y empoderadas, luchando por nuestros derechos en El Salvador”. Foto: DiarioCoLatino/Cortesía.

Organizaciones fortalecerán defensa de los derechos de las mujeres

Gloria Silvia Orellana
@DiarioCoLatino

“Beatriz somos Todas, Voces desde los territorios”, fue la frase que sonó en repetidas ocasiones, y que enlazó a diversos liderazgos de mujeres comunitarias, organizaciones sociales, con el acompañamiento internacional de la Unión Europea, y que decidieron unir esfuerzos por los derechos fundamentales de las mujeres salvadoreñas.

En el marco del Día Internacional de Acción por al Salud de las Mujeres, el Caso Beatriz se transforma en una coyuntura simbólica, no sólo por la lucha social emprendida por el movimiento de mujeres feministas, de derechos humanos, sino por reintegrar su dignidad y reivindicación social para la familia.

El caso de Beatriz está siendo analizado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), del cual espera una transformación en la legislación sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, el acceso a una salud integral y la despenalización total del aborto en El Salvador y a nivel regional y el Caribe.

En consecuencia, el consorcio de organizaciones que la integran: la Colectiva Feminista, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, AIETI, la Fundación Heinrich Böll Stiftung con el financiamiento de la Unión Europea, lanzaron el proyecto “Vivas y empoderadas, luchando por nuestros derechos en El Salvador”.

Oliva Mira, representante de AETI, señaló que se constituyen en una organización española que está comprometida con los derechos humanos, la paz, la justicia social, la igualdad de género y la sostenibilidad ambiental. Y, por tanto, promover una “ciudadanía activa y comprometida”.

“Tenemos presencia en El Salvador desde hace 17 años y por eso nos agrada continuar con este esfuerzo -ver algunas caras conocidas- que seguramente nos seguiremos viendo en el territorio para trabajar. Y en el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer recordamos las múltiples causas y enfermedades que afectan a las mujeres”, afirmó.

“Debemos también buscar y expresar nuestra preocupación por los ineficientes e inadecuados servicios de salud sexual y reproductiva, especialmente para mujeres jóvenes. Y en este marco queremos presentar el proyecto que nos invita este día “Vivas y Empoderadas Luchando por nuestros Derechos” , agregó Mira.

En cuanto a la implementación del proyecto, la representante de AIETA añadió que el consorcio espera llegar a titulares de derechos humanos, a defensores y defensoras, así como lideresas comunitarias, y, a los titulares de obligación (funcionarios públicos).

El proyecto se implementará en los departamentos de Ahuachapán, Santa Ana, Sonsonate, La Libertad, Chalatenango, San Salvador, Cuscatlán, Cabañas, San Vicente, Usulután y Morazán. En un período de ejecución de tres años.

El proyecto busaca fortalecer el rol de las defensoras de derechos sexuales y reproductivos, y promover el acceso a la justicia de las niñas, juventudes, mujeres y personas LGBTI, víctimas de violencia sexual y reproductiva”, explicó.

“El proyecto tendrá cuatro productos: el primero será fortalecer las capacidades, análisis, debate y demanda de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y de las organizaciones defensoras”, afirmó Mira.

Mientras, para la segunda etapa esperan fortalecer los conocimientos y el diálogo sobre los derechos sexuales y reproductivos con énfasis en la educación integral de la sexualidad, el derecho a una identidad de género, la cultura de denuncia, la demanda de acceso a la justicia y la prevención del embarazo en niñas adolescentes así como prevenir la violencia sexual y de género.

“En el tercer productos queremos fortalecer el debate nacional e institucional basado en evidencias en torno a las reformas del Código Penal, y reincorporar las tres causales básicas del aborto.

Y por último el tema de los derechos sexuales y reproductivos con énfasis en la labor de personas defensoras, en la educación integral de la sexualidad y la despenalización del aborto en las tres causales a nivel nacional”, sostuvo Mira.

Mientras, Ingrid Wehr, directora de la Oficina Regional para Centroamérica de la Fundación Heinrich Böll Stiftung, calificó como “un gran honor estar con ustedes en el inicio de este gran proyecto”, y agregó que este trabajo colectivo permitirá a las mujeres salvadoreñas, exigir sus derechos fundamentales.

“¿Por qué pensamos que estos derechos sexuales y reproductivos de las mujeres son tan importantes?, obvio, porque son derechos fundamentales y como tal, los Estados deben garantizarlos y tener una legislación que penaliza absolutamente la interrupción del embarazo aún por causas de salud o que dependa de esto la vida de las mujeres o niñas, constituye una violación a los estándares internacionales de derechos humanos”, afirmó Wehr.

“Aquí estamos frente a una situación grave, por lo que se debe promover una educación sexual libre de prejuicios, fundamentalismos religiosos y acceder a información científica de la salud, porque los derechos humanos forman parte de los derechos a la salud”, dijo.

En cuanto al Caso Beatriz, Sara García, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, señaló que este caso marcó un antes y un después, sobre los derechos de las mujeres en el país, al visibilizar esta incongruencia en materia de la salud integral.

“Cuando hablamos de Beatriz y de su historia, hablamos de una lucha de 10 años por la vida, por la dignidad y la libertad. En el año 2013, varias de las que estamos aquí estuvimos en los plantones, en el hospital acompañándola a Beatriz en su decisión”, recordó.

“Uno de los elementos que me parecen tan importantes en este proceso es que Beatriz estuvo al centro de esta lucha. Su decisión y su voz cuando dijo -Quiero Vivir, quiero ser feliz- , esas palabras de dignidad es lo que permitió que nos articuláramos como movimiento feminista y no sólo a nivel nacional, sino que hemos visto la solidaridad feminista en la región”, reafirmó García.

Ver también

Nuevas Ideas evita que autoridades expliquen el apoyo a la víctima de abuso sexual por militar

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 En la Comisión de la Familia Niñez, Adolescencia, Adulto Mayor y Personas …