web analytics
miércoles , 25 abril 2018
Inicio » Nacionales » Mujeres de la Barra de Santiago por la preservación del bosque salado
Mujeres de la Barra de Santiago  por la preservación del bosque salado
Silvia Flores, de FIAES, y Rosa Aguilar, presidenta de AMBAS. Foto Diario Co Latino/Cortesía FIAES.

Mujeres de la Barra de Santiago por la preservación del bosque salado

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

Hemos comprendido que si trabajamos unidas, esto es mejor”, afirmó Rosa Aguilar de Villeda, presidenta de la Asociación de Desarrollo Comunal de Mujeres de Barra de Santiago (AMBAS).

Estas mujeres decidieron en el año 2010 rescatar el bosque salado y diversificar sus actividades productivas, a fin de equilibrar una convivencia más armónica con la naturaleza.

La aspiración es que el Ministerio de Medio Ambiente ponga más atención y se apropie de más zonas de protección, dijeron, ya que han comprendido que si trabajan unidas, como lo hacen con FIAES, habrá más desarrollo en actividades productivas y manejo de cooperación de proyectos.

Y no es para menos, ya que Rosa de Villeda junto a otras 36 mujeres han trabajado en el monitoreo de especies, control y cumplimiento de vedas emitidas por el MARN.

Así como también en el desasolvamiento de canaletas que transportan agua dulce al bosque salado, todo esto forma parte de las actividades que hacen en la zona.

Lo que han aprendido las mujeres les sirve mucho. Con las vedas y el control han logrado una mejor reproducción de especies y las ha llevado a trabajar hasta con el turismo al vender pescados, cangrejos azules, camarones y otras especies. Según los datos ya cuentan con 20 guías turísticas.

Canales acuíferos ubicados en la Barra de Santiago, Ahuachapán.
Foto Diario Co Latino/Cortesía FIAES.

Este esfuerzo se suma a la producción de miel y artesanías, que sin el apoyo de los donantes como FIAES no se hubiese transformado la realidad de estas mujeres.

Para Rosa, la mejor experiencia ha sido el cuido de los canales: El Zapatero, Zaite y Picacho, que les ha permitido hacer conciencia sobre la selección de especies a la hora de la pesca, las parcelas experimentales de reforestación del mangle, así como la recolección de leña o madera del bosque salado.

Para realizar el trabajo deben pedir permiso a los guardarrecursos, si se saca madera se tienen que sembrar 30 piezas para reforestar, que son como 30 mil semillas de mangle.

Esta ha sido una condición que hemos puesto las mujeres de AMBAS, que ya tiene varios años y está funcionado.

Para AMBAS la gente siempre debe pedir permiso para talar, porque se debe reforestar de inmediato.

El ecosistema del manglar tiene una importancia ecológica, por su contribución al medioambiente, ya que obtiene mayor fijación del dióxido de carbono, que permite al ser humano disfrutar de menos contaminación en el medioambiente.

Silvia Flores de FIAES consideró que las “parcelas recuperadas” del sitio Ramsar, en la Barra de Santiago, les han permitido junto a las mujeres de la comunidad trabajar y experimentar en la reforestación del mangle, que es más resistente para zonas de altura media a los que están dentro de los canales.

“En México aplican uno de los métodos para reforestar el bosque salado, a través de las chinampas, pero acá porque tenemos otras condiciones de suelo, junto a las mujeres de AMBAS y PLES (Planes de Desarrollo Local Sostenibles) hemos implementado nuevos métodos para la restauración de estos ecosistemas. Además, con la comunidad se está coordinando y monitoreando los niveles de agua, los sustratos, para condicionar las especies, utilizando diferentes métodos de siembra de manglar”, consideró.

Flores señaló que estas son experiencias positivas que están haciendo conciencia en las personas de las comunidades para comprender que no pueden alterar los ecosistemas sin recibir un impacto directo y negativo en sus vidas.

“Estamos llegando a zonas que la gente las destinaba a montes y ahora con la reforestación del mangle tierra adentro vamos a comenzar a cercar también los espacios, para que sepan que es zona experimental se tiene que respetar.

Queremos seguir ampliando las parcelas y de ahí repoblar con las especies que mejor se adapten a esta zona. Queremos crear un bosque de mangle, reintroducirlo en la zona. Porque antes la gente quemaba los árboles, sembraba zacate para ganado y así iban avanzando y quitando espacio a los manglares”, indicó.

El recurso de la miel de las abejas de la flor del mangle, campanillas y otras flores silvestres, también están dentro de las proyecciones de diversificar la productividad en la comunidad y cuidando de no destruir las abejas, comentó el guardarrecursos Juan Alberto Henríquez.

“La propia miel de manglar es amarga y la gente no sabe de las propiedades medicinales que tiene, es por eso que estamos tratando de buscar un grupo de investigación, para que identifique cuáles son las propiedades de la miel del manglar, para poder luego comercializarla, por ahora el grupo que sostiene este proyecto es de ocho personas, pero esperamos trascender del autoconsumo y que sea más público”, opinó.

“A las abejas les devolvemos la miel ya procesada, que es natural, para que ellas la vuelvan a agarrar. Y en lugar de darles azúcar les damos esta miel, ellas se la comen, y para el verano vuelven a trabajar entre las flores y producir su miel, ellas consumen néctar de las campanillas, izcanal y hasta las flores como de coco, vienen a visitarlas”, reseñó.

El rubro del turismo no escapa para las comunidades, y que el guardarrecursos considera positivo, como el dormitorio de aves que atrae a este bosque a ibis, garzas, patos y loras, como la de “nuca amarilla”, que según explicó, han identificado 80 parejas en el manglar.

“Para nosotros el manglar es muy importante porque nos sirven de barrera protectora, si no, ya no existiría el manglar en la Barra de Santiago, ya se hubiera perdido, es una isla en donde tenemos encima el agua, la otra es la transformación del oxígeno que tenemos aquí, que es una gran ayuda. Así como la pesca y recolección de especies como el cangrejo, punche y ahora con los cocodrilos, se podría hacer un convenio con el Ministerio de Turismo, para que la gente pueda venir y concientizarse sobre estas especies y lo importante que es preservar el bosque salado, para la subsistencia propia del ser humano y el rescate del medioambiente”, puntualizó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: