web analytics
Página de inicio » Nacionales » Modelo extractivista de recursos naturales contribuye al riesgo de desastres: CRGR
Integrantes de la Concertación Regional para la Gestión de Riesgos, hace un llamado a lod gobiernos de la región a impulsar procesos de la gestión de los riegos con amplia participación de la sociedad civil organizada. Foto Diario CoLatino /Gloria Orellana

Modelo extractivista de recursos naturales contribuye al riesgo de desastres: CRGR

Gloria Silvia Orellana

@DiarioCoLatino

“En el sistema de protección civil parece que solo retrocedemos, y eso tiene que ver con el sistema extractivista que están llevando los gobiernos de la región actualmente y no tenemos como proteger los recursos naturales”, señaló Guido Calderón representante del Eco Regional por Guatemala, que integra la CRGR.

“El monocultivo de la caña de azúcar o la palma aceitera dejan a las poblaciones sin agua porque los ríos son desviados para los riegos y muchos otros monocultivos contaminan también las aguas y abarcan grandes proporciones del territorio, de no poner atención a esta situación seguiremos sufriendo este tipo de impactos y no podremos ser resilientes”, manifestó Calderón.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, la Concertación Regional para la Gestión de Riesgos, integrada por las Mesas Nacionales de Gestión de Riesgos de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, hizo un llamado a los gobiernos y pueblos del área a tomar medidas que se encaminen a “minimizar los riesgos derivados de los desastres” y generar una cultura a nivel mundial sobre prevención y preparación.

Para Guido Calderón, existe una involución a nivel regional desde los Estados, que ha venido debilitando los sistemas de “protección civil”, que al final se traduce en una falta de capacidad para enfrentar este tipo de desastres.

Calderon señaló que las amenazas que plantearon tormentas tropicales como ETA y IOTA (2021), Amanda y Cristóbal(2020), con las tormentas tropicales Julia y Celia (2022), las cuales, junto a los destrozos del huracán Stan(2005) , la Depresión 12-E (2010), y el hucarán Mitch (1998) son recordatorios que la región centroamericana debe contar con un sistema de alerta temprana con enfoque de multiriesgos.

“Pensemos en un momento, qué municipio de El Salvador o Guatemala, que esté libre de vulnerabilidad por 1 o 2 amenazas al menos… nos vamos a dar cuenta que ninguno. Porque todos los municipios de todos los países de Centroamérica tenemos entre 2 o 4 amenazas a desastres”, advirtió.

“Cuando revisamos el IPCC, en los últimos años, tenemos que 4 de los países de Centroamérica han estado dentro de los 20 países más vulnerables al cambio climático. Y que Guatemala y Honduras ocuparon después de tres islas la lista de países más vulnerables y en cierto momento, fueron listados como países que no son territorios insulares, pero mantienen una vulnerabilidad al cambio climático y ningún país de Centroamérica está en la lista de los mejor preparados a los efectos de los desastres”, añadió Calderón.

El panorama a nivel centroamericano ha estado sometido a los impactos de sequías, huracanes o tormentas que a su vez, provocan inundaciones y deslizamientos en las comunidades que pierden sus cosechas, explicaron miembros de la CRGR, como “pérdidas acumuladas” que afecta directamente a las familias, condenándolas a vivir en pobreza e integrarse a los flujos migratorios que son más numerosos.

Mientras, Magdalena Cortez, representante del Eco Regional por El Salvador de la CRGR e integrante de la MPGR, señaló que se sumaban al llamado de Naciones Unidas (ONU) para reducir el “Riesgo de Desastres”, que contempla la meta 7 del Marco de Sendai”.

“Esto consiste en aumentar sustancialmente la disponibilidad y el acceso a los sistemas de Alerta Temprana de peligros múltiples y también la información y evaluación del riesgo de desastres para las personas para el año 2030”, manifestó.

El Informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) destacó que el clima en América Latina y el Caribe (2021), los riesgos hidrometeorológicos como sequías, olas de calor y de frío, ciclones tropicales y las crecidas han generado la pérdida de cientos de vidas y ocasionado graves daños en la producción agrícola, la infraestructura y desplazamientos de la población.

“Tenemos que incluir los impactos de la pandemia de Covid 19, en la región de América Latina y el Caribe, y que durante el período 2020-2022, se produjeron 175 desastre, que pusieron al descubierto grandes vulnerabilidades de la región”, afirmó.

“La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) de esos 175 eventos el 88% se debieron a causas meteorológicas, climatológicas o hidrológicas. Y fueron la causa del 40% de las muertes registradas debito a desastres y del 71% de las pérdidas económicas”, señaló Cortez.

La reciente Tormenta Tropical Julia (TT Julia) señaló la CRGR, ha provocado la muerte de al menos 53 personas en la región centroamericana, que en su desarrollo alcanzó la categoría de “huracán 1”, generando fuertes lluvias, deslizamientos e inundaciones dejando a Nicaragua, Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa como países afectados.

“Es urgente la necesidad de abordar el tema de la Alerta Temprana, con este enfoque hacia poblaciones y territorios porque cuando hacemos las evaluaciones nos encontramos con investigaciones científicas y nos damos cuenta que son muy mínimos los avances en los países de Centroamérica”, afirmó Santiago Rodríguez, del Equipo de Coordinación de la MPGR y CRGR.

“Si no existen alertas tempranas específicas, mucho menos se tendrá un sistema con enfoque de multiriesgo, y recordemos que estos sistemas tienen como punta de lanza el conocimiento y esa debería ser la prioridad de las alertas en la región. El conocimiento a todos los niveles y es la deuda que existe”, sostuvo Rodríguez.

La Concertación Regional para la Gestión de Riesgos, demandaron a los Estados centroamericanos, “escuchar el clamor de las poblaciones” en los territorios que se encuentran en mayor condición de vulnerabilidad demandando justicia ambiental con un enfoque de “Gestión Integral de Riesgos” que incluya a toda la sociedad.

Asimismo, un llamado a los gobiernos nacionales y municipales a realizar un análisis de la realidad que imponen los “escenarios críticos de riesgo” y que garanticen la aplicación de los marcos jurídicos y ejecuten oportunamente acciones que contribuyan en la preservación de la vida y salvaguardar los medios de vida de la población vulnerable.

Ver también

No se debe bajar la guardia con las medidas de protección

Redacción Nacionales @DiarioCoLatino En las calles de San Salvador, centros comerciales, mercados, conciertos, partidos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.