web analytics
Página de inicio » Opiniones » Legislaturas que esquilman los derechos del soberano

Legislaturas que esquilman los derechos del soberano

Carlos Girón S.

En nuestro país, El Salvador, legislaturas van y vienen con caras nuevas de diputados y caras viejas, quienes -sin el menor rubor- se llaman y consideran representantes de nuestro noble pueblo, que no merece ser tratado de la manera en que ellos, unos y otros, lo hacen como es estarle esquilmando (despojando) sus derechos, en varios sentidos. El cuerpo u órgano que componen tiene como misión y función aprobar leyes, ya sea de iniciativa propia, o del Ejecutivo a través de los ministerios, como así mismo de la Corte Suprema de Justicia. Dichas leyes deben estar orientadas y que contribuyan a la buena marcha de la Nación para beneficio de la población en general. Natural y obviamente, esas leyes deben ser aprobadas sin demoras injustificadas para no demorar el beneficio que conllevan a los habitantes. Hacer esto, demorarlas caprichosamente, es esquilmarle derechos al soberano al que esos caprichosos le deben que estén en las curules devengando buenos honorarios, los cuales -dicho sea de paso- para algunos parece que les son insuficientes y por eso se ingenian otras maneras de allegarse más recursos… Así sean ilícitos, como en el caso de quienes son acusados de hacer negocios con traficantes o pandilleros.

Pero bueno, eso de las demoras indebidas o caprichosas en aprobar una ley elaborada en la forma debida, destinada a favor necesidades de la población, simplemente es caer en inconstitucionalidad, lo que es un delito grave con serias consecuencias para los responsables, consecuencias entre las que pueden estar ir a parar tras los barrotes de hierro en ergástulas…

Hablemos claramente. La Ley General de Aguas es prioridad para nuestro pueblo y es una de las que han venido demorando, esquilmando, los diputados de varias legislaturas de los partidos políticos derechistas que –según dicen los defensores de ese derecho del agua- respiran con las narices de los conculcadores del vital líquido, que hace años han venido  haciendo el gran negocio de la vida, como quieren seguir haciéndolo, por lo cual posiblemente cabildean con algunos de los legisladores para que no cedan aprobando el proyecto original, sino otro espurio con arreglos para que manos particulares controlen el manejo de los recursos hídricos.

Es espantosa la terquedad de poner oídos sordos a las demandas y protestas de un buen número de las organizaciones sociales que forman el Foro del Agua El Salvador, integradas con el propósito de defender el agua como un bien natural y humano e impedir el despojo completo. En estos días se ha visto publicado (el 31 de enero de recién pasado, en Diario CO-LATINO) un pronunciamiento suscrito por los DIEZ organismos del Foro, procedentes de las diferentes regiones de nuestro país, exigiendo al Congreso que, de una vez por todas, se apruebe pronto la Ley General de Aguas. Su planteamiento es muy claro y convincente y lo encierran en cinco puntos fundamentales que son:

  

1. Que se mantenga y fortalezca el clima de consenso y unanimidad mostrado por todas las fracciones legislativas en la reunión del martes pasado en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático;

2. Que prioricen los intereses de toda  la población y de la Naturaleza por encima de los intereses mercantilistas de un grupo reducido de empresarios oligárquicos;

3. Que en la discusión y en el proceso de formación de la Ley General de Aguas sea tomada en cuenta la propuesta realizada en el Foro del Agua en el año 2006, mejorada y actualizada en los años 2011 y 2013; puesto que nuestra propuesta recoge y desarrolla de buena manera el agua como derecho humano, bien finito, y establece su sustentabilidad; además, cumple con la normativa de la legislación socio-ambiental internacional;

4. Que el proceso de la formación de la Ley General de Aguas  culmine exitosamente durante el primer semestre de este año, y su puesta en vigencia no demore más de un año, y

5. Que, como mocionantes originarios, defensoras y defensores de los derechos humanos y los derechos de la naturaleza, estaremos atentos y vigilantes de todo el proceso de discusión de la Ley General de Aguas, participando proactivamente, apoyando y aportando, desde los mecanismos legales y políticos, para la aprobación de una ley que beneficie a todas y todos los salvadoreños, especialmente aquellos sectores víctimas del despojo de sus medios de vida, a las mujeres y a las futuras generaciones…

La gente sensata considera que este planteamiento es justo y que merece ser atendido por todos los diputados de la Asamblea Legislativa, y no sigan atentando y despojando al pueblo soberano de este derecho natural del agua.

El reciente problema de la contaminación de fuentes hídricas de las que se abastece a los hogares salvadoreños, sirviéndole un líquido nauseabundo y de rara coloración, hace más urgente la aprobación de esa ley para que el Gobierno disponga de todos los mecanismos apropiados para evitar que crisis de esa naturaleza se repitan.

Ver también

La izquierda latinoamericana y el corona virus

Iosu Perales El sábado 14 de marzo el FSLN (Nicaragua) llamó a la población a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *