Página de inicio » Opiniones » Lecciones de las elecciones

Lecciones de las elecciones

José Roberto Osorio
Sociólogo

Se  supone  que –por lo menos- las instancias y personas que tienen como modus vivendi la política, estarían obligadas a leer de manera crítica y objetiva, los resultados de las  elecciones del 3F, con miras a sacar conclusiones y lecciones que les sean útiles, uno para gobernar y los otros para rehacer su vida institucional y pública; en particular por que no es  primera vez en la historia del país, que tras perder las elecciones y salir de  la administración pública, los partidos políticos prácticamente desaparecen.

Antes de ofrecer a la posible discusión algunas reflexiones en el sentido apuntado, es conveniente mirar los hechos. Con arreglo a cifras oficiales, los votantes sumaron 2,733, 178, número equivalente al 51.88 % del padrón electoral, siendo la segunda votación de  la posguerra con el menor número de votantes.

Los sufragios válidos se  establecieron en 2,701,992. Las adhesiones para el candidato ganador sumaron 1,434,856 votos  (53.10 % del total); la segunda  posición fue obtenida con la cantidad de  857,084 (18.2 %) y el candidato que se  ubicó en la tercera posición obtuvo 389,289 sufragios (14.41 %). El candidato ganador, aventajó en 577,772 sufragios al que obtuvo la segunda posición y en 1,045,795 votos, al tercero. El candidato de la segunda posición superó en 467,795 votos, al que se ubicó en la tercera casilla.

Algunas lecciones que pueden derivarse del análisis son, por ejemplo.

1.- Las  encuestas funcionan. Por más esfuerzos realizados para desestimar los resultados de las  continuas encuestas realizadas, los resultados finales avalaron las estimaciones. 2.- La mala gestión pasa la factura. Los ciudadanos son capaces de valorar la gestión realizada, y castigar con su voto a lo que consideran la gestión realizada. En particular las  percepciones de  corrupción e incapacidad son elementos definitorios en la decisión de voto. 3.- Los tiempos de  gestión se acortan. ARENA gobernó veinte años, el FMLN, la mitad de ese  tiempo.  4.- Regalar ya no funciona. Las personas toman los regalos, pero no venden su dignidad ni su voto. Los salvadoreños quieren seguridad y trabajo decente. Ganarse honradamente la vida y no que se les otorguen dádivas. 5.- La gerontocracia tiene sus límites. Los partidos deben renovarse, ampliar su membresía y refrescar sus dirigencias. Oligarquías internas no producen buenos resultados. 6.- Fortalecer la democracia interna. Los partidos deben mejorar sus procesos internos y hacerlos verdaderamente democráticos. A falta de  condiciones  democráticas internas las  “primarias”, son prácticamente  elementos destructivos de  los partidos. 7.- La locura de  las repeticiones. Se atribuye a Einstein la frase: “…locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Ganó el candidato de la campaña más creativa, usando la tecnología disponible, dirigiendo sus mensajes a la juventud. Ya no se puede participar en elecciones usando modelos tradicionales. 8. Los principios cuentan. Conviene que los políticos practiquen efectivamente la axiología que predican. Los votantes identifican cuando se  trata solamente de  posturas falsas. 9. Escuelas de  democracia y de  gestión pública. Los partidos deberían convertirse en escuelas de democracia y de generación de “cuadros”, capaces de realizar una buena gestión pública, si son elegidos. Se debe atraer a profesionales, científicos, personas capaces, inteligentes  y éticas que otorguen credibilidad a los partidos.

Sin embargo son los especialistas, los que con mejor criterio pueden iluminarnos con sus reflexiones sobre el tema.

Ver también

Las redes sociales, el nacimiento del bebe “Big Data” y la sociedad de la “transparencia”…

German Rosa, s.j. La revolución tecnológica digital ha ido impulsado cambios sorprendentes e inesperados en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.