web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » LA MEDICINA TRADICIONAL

LA MEDICINA TRADICIONAL

Jorge Morales López, F.R.C. (No. 4)
De la Revista El Rosacruz, Abril-Mayo de 2015

La Medicina Tradicional No ha sido ni  es sectaria

En la actualidad, en México hay gente conocedora del naturismo, la herbolaria, las neuropatías, la hidroterapia, la quiropráctica, la medicina hayurbeda, las flores de bach, la magnetoterapia, la medicina tradicional mexicana, las flores del Mediterráneo, la reflexología, la auriculoterapia, la acupuntura, así como existen profesionales en la homeopatía y muchas formas complementarias para recuperar la salud, que alguien podría aprovechar junto con sus tratamientos convencionales.

La medicina tradicional no está en contra de ninguna religión, ni posición social, ni nivel intelectual, ni tiene favoritismo político, así como no está en contra de ninguna medicina; solo está presente para que alguien se beneficie de ella, recupere su salud y siga feliz en su vida.

Actualmente, en México y muchos países en todo el mundo no hay instituciones serias que se han interesado mucho en la medicina natural y tradicional: por lo tanto, están preparando individuos que ya tienen el conocimiento por herencia para reafirmarlo de una forma más científica y profesional, y sus puertas están abiertas también para todos aquellos que deseen aprender el arte de curar de manera tradicional. Algo muy importante que cabe mencionar es que algunas universidades con doctorados en herbolaria y especialidades como  acupuntura y varias ramas más de la terapéutica tradicional.

La Herbolaria

La terapéutica más antigua que se conoce es la herbolaria. Se sabe que tiene su principio junto con la aparición de la  humanidad, y se trata de la utilización de plantas medicinales en la recuperación de la salud física y mental. La manera en la que se usaba al principio era masticando e ingiriendo hojas, flores, cortezas, raíces o tallos de diversas plantas para quitar algún dolor o afección; también se machacaban plantas y se aplicaban sobre las partes afectadas para tratar diversas dolencias y para curar heridas, utilización que se continúa practicando y se conoce con el nombre de cataplasmas o emplastos. Conforme el hombre evolucionó, también  evolucionó la manera de utilizar diversos tipos de plantas y al descubrir el fuego, se comenzó con el cocimiento  e infusión de algunas partes de las plantas para ingerirlas, forma de aprovechamiento que aún se conserva.

Algunos médicos y especialistas en alguna rama de la medicina recetan además de los tratamientos convencionales, plantas medicinales en alguna de sus presentaciones para que sus pacientes recuperen la salud. Por otra parte, quienes conocen a terapeutas tradicionales o a conocedores de la herbolaria y el naturismo, se acercan a ellos para que les recomienden plantas medicinales y así complementar su tratamiento y poder mejor más rápido en sus afecciones e salud. El consumo de la herbolaria en este tiempo ya no es motivo de discriminación, ni de personas  anticuadas o analfabetas, como se decía anteriormente, ya es de uso cotidiano en la población general.

Entre los terapeutas herbolarios, algunos son quiroprácticos a quienes también recurre gran parte de la población para tratar afecciones referentes a los huesos, durante el proceso de recuperación de fracturas, torceduras o por algún masaje de relajación.

El nombre de los conocedores de las plantas medicinales también ha evolucionado. Al principio era de dominio general por la necesidad de sobrevivir; después era del dominio de los ancianos, a quienes se les fue dando el nombre de “curanderos” o “hierberos”; en seguida se les conoció como terapeutas-herbolarios; más adelante terapeutas naturistas o terapeutas tradicionales, y existe una modalidad en los que pueden cursar un estudio universitario. Ahora el hierbero en naturapatías o el diplomado en herbolaria –el que vende las hierbas o  plantas medicinales en los mercados.

   

Ver también

Control del pensamiento por medio de las ondas Alfa

Por Ralph M. Lewis, F.R.C. (Pasado Imperator de la Antigua y Mística Orden Rosacruz AMORC, …