web analytics
Página de inicio » Nacionales » La comunidad indígena recordó a las víctimas del 32´ entre ceremonias, encuentros y foros
Los datos históricos señalan que la masacre indígena comenzó el 22 de enero, a 90 años de este genocidio se les rinde tributo a las víctimas de1932. Foto Diario Co latino/Iván Escobar.

La comunidad indígena recordó a las víctimas del 32´ entre ceremonias, encuentros y foros

Por: Iván Escobar
Colaborador

Los 90 años de la masacre indígena se conmemoraron en la última semana del mes de enero con ceremonias ancestrales, encuentros y foros por parte de representantes de las comunidades indígenas del occidente del país, específicamente de los municipios de Nahuizalco, Izalco, Santo Domingo de Guzmán, y otras poblaciones del departamento de Sonsonate.

Esta semana, la Fundación Ama, junto al Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), realizó una ceremonia Maya, en la cual se rindió tributo a las víctimas del genocidio de 1932, ordenado por el General Maximiliano Hernández Martínez. También, en este encuentro estuvo presente la autoridad local, representada por el alcalde municipal Sergio Arias, quien es descendiente de José Feliciano Ama, cacique indígena de Izalco, ejecutado por el régimen de Martínez. Arias es sobrino de Lidia Juliana Ama de Chile, una activista indígena sobrina nieta de Feliciano Ama, quien es una de la figuras principales en la preservación de la memoria ancestral.

Ambos reiteraron su compromiso de velar por los derechos de las comunidades indígenas y remarcaron su interés en preservar la historia, pero sobre todo de “la sangre” de las abuelas y abuelos asesinados en el 32´.

“Nuestro líder José Feliciano Ama, de quien descendemos el Dr. Arias y yo, nos sentimos orgullosos de tener esa sangre guerrera, esa sangre que ha dejado historia, esa sangre que nos tiene aquí vivos”, enfatizó la líder indígena, mientras colocaba una pintura de su pariente a la sombra de un árbol, en el espacio sagrado de la comunidad indígena, El Llanito, a un costado del actual templo de la Asunción, y sobre las ruinas de la antigua iglesia que en el 32´se convirtió en la mayor fosa de los ejecutados.

“Los abuelos sabían el ideal por el que luchaban, para que se les devolviera las tierras para poder seguir cultivando en común, por eso ellos fueron comunales, y no comunistas”, reiteró la mujer previó a la ceremonia.

¿Por qué la ceremonia es el 25 de enero y no el 22?

Juliana Ama explicó que la razón de llevar a cabo esta ceremonia, el día 25 de enero es porque “este día inició el exterminio masivo”, es el día que el Presidente Martínez envió las tropas “a exterminar a nuestros abuelos”.

“Aquí estamos, nos resistimos a olvidar, porque la memoria es la herencia de nosotros…hace 90 años por este día inicia el proceso de exterminio, de persecución, de masacre para el pueblo indígena. El 22 de enero, es cierto se reunieron frente a la iglesia, miles de abuelos, tomaron el pueblo por tres días, 22, 23 y 24 de enero, en la noche de ese día el General ordenó el envío de tropas”, recordó.

Cabe destacar que hay datos históricos que advierten que la masacre indígena comenzó desde el 22 de enero, luego que Martínez ya no pudo contener los efectos de la “depresión de los años 20” que golpeaba al país, además tenía a la base el malestar de los indígenas que desde finales de 1880 sufrieron el despojo de sus tierras ejidales y comunales, para dar paso a la oligarquía salvadoreña al cultivo del café en la zona occidental.

El malestar y la crisis económica, y el fraude electoral de las elecciones municipales y legislativas de enero de ese año, llevaron a los campesinos y comunidades indígenas a reclamar sus tierras, y sus derechos. El Tata Neto, del Consejo de Sacerdotes Mayas, y encargado de la ceremonia ancestral, recordó que la masacre es un impacto fuerte, pero destacó que en este 2022, estuvieran presentes en la conmemoración representaciones de Lencas, Pocomames, Nahua-Pipil, además de instituciones como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, la alcaldía municipal, el CCNIS, la Fundación Ama, el Centro Cultural de España, colectivos de artistas, artesanos locales y representantes de la comunidad.

“Hacemos esta ofrenda para decirles a los ancestros aquí estamos, libérense”, y añadió “recordemos este momento como un momento histórico, que hemos venido aquí a decir esto no más, pero yo no voy a estar triste ni alegre, pasó, pasó, estoy en el centro”, subrayó.

La ceremonia reunió además a danzantes, quienes brindaron su talento en memoria de las víctimas, participaron jóvenes que estudian la lengua y música ancestral, así como la nanas nahuahablantes de Santo Domingo de Guzmán, quienes compartieron cantos en nuestra lengua originaria.

El alcalde de la localidad, Sergio Arias, destacó durante su intervención que “este es un hecho histórico que ha quedado grabado en la historia…este día conmemoramos de manera especial para abrir nuestro pensamiento, para recibir sabiduría, para que la enseñanza de nuestro pueblo, de nuestros tatas y de todo lo que pasó en 1932 por las injusticias, nos permita ir por el camino correcto”.

La ceremonia del 22

La comunidad indígena y en particular la Alcaldía del Común de Itzalku, como todos los años conmemoró el 90 aniversario de la masacre, desde la noche del viernes 21 de enero, visitando las diferentes fosas en el casco del municipio y terminando en El Llanito, donde el día sábado a tempranas horas se celebró la ceremonia ancestral.

En esa oportunidad, la comunidad indígena, y su alcalde Mateo Rafael Latín, elevaron su voz una vez más, denunciando que a 90 años de la masacre continúan las políticas de invisibilización, negación de sus derechos, que imposibilitan que las poblaciones indígenas logren un desarrollo acorde a sus necesidades.

Pobreza, marginación, exclusión, falta de oportunidades, amenazas de construcción de obras que deterioran el medio ambiente, como el caso de Nahuizalco, que están luchando porque no se instale una nueva represa, que afecte el caudal del río de la localidad. Además han denunciado que en El Llanito, hay un proyecto municipal que pondría en riesgo el espacio sagrado de la comunidad.

“Este resurgir de nuestros pueblos se está demostrando”, dijo el sábado el alcalde del común Mateo Latín, en relación al trabajo que vienen desarrollando con esfuerzo para garantizar la reivindicación de sus derechos.

En el marco de la conmemoración, el pasado jueves 27, en un foro público a través de la red de ARPAS, Latín volvió a llamar a la comunidad indígena a unirse y evitar más humillaciones.

“Quieren sacar adelante a Izalco, con la construcción en El Llanito…no vemos que accione con pensamiento”, cuestionó Latín, respecto a las amenazas para el sitio sagrado, además aprovechó hacer un llamado al Estado, al gobierno actual: “le pedimos nos escuche, y dejen de estar jugando con nosotros”, concluyó.

Ver también

Desarrollan el foro “Las Juventudes en El Salvador. Estigma y criminalización”

Rebeca Henríquez Colaboradora @DiarioCoLatino En el contexto del Día Internacional en Apoyo de las Víctimas …