web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Izalqueños recuerdan la memoria de los martires del 32
Izalqueños recuerdan la memoria de los martires del 32
Con una peregrinación de velas y antorchas la Comunidad Indígena de Izalco recordó a los indígenas asesinados en el levantamiento de 1932. Foto Diario Co Latino / Josué Parada

Izalqueños recuerdan la memoria de los martires del 32

@jospadfoto

Empuñaron velas y antorchas como símbolo de memoria y esperanza. Sonaron los caracoles, sickness el pito y el tambor abrió paso en la inmensidad del recuerdo. La Comunidad Indígena de Izalco recorrió las calles del histórico municipio, tadalafil iluminando cada paso en la noche del 22 de enero, diagnosis mismas calles que hace 83 años fueron testigos silenciosos del levantamiento indígena campesino contra las injusticias de la época y por la recuperación de las tierras comunales. Ocho décadas atrás no hubo luz, empuñaron machetes y palos, la esperanza se ahogó en la noche y las velas que se encendieron fueron para velar a los miles silenciados por las balas y el régimen militar.

La peregrinación visitó tres lugares donde los cadáveres fueron enterrados en fosas comunes, La Violeta, La Ceibita y EL llanito. A pesar del paso de los años, los arbustos que han crecido en los terrenos de las tumbas y el desarrollo urbanístico, el recuerdo y la memoria de los que ahí terminaron sus días sigue intacto. En cada lugar se encendieron velas y se ofreció un tributo a los abuelos para honrar su memoria.

En mi niñez jamás me dijeron la realidad de lo que había ocurrido en 1932. Lucharon por todos los medios de infundir miedo, con el hecho de cómo sacrificaron a nuestras familias, lucharon para humillarnos y esa humillación todavía la sentimos”, manifiesta Rafael Latin, alcalde del común de Izalco.

El tiempo no ha logrado borrar la huella y la memoria de los abuelos en muchos habitantes de Izalco, a pesar de que luego del etnocidio se derivaron una serie de daños intangibles, siendo la cultura y la identidad indígena las más afectadas. Muchas tradiciones dejaron de practicarse, el nahuatl dejó de ser la lengua principal, algunas personas, incluso, cambiaron sus apellidos indígenas por apellidos traídos por los conquistadores para evitar ser perseguidos.

¿Qué es lo que celebran?” pregunta acuciosa una izalqueña al ver el paso de la peregrinación de velas y antorchas. “Es la conmemoración de la masacre de 1932” responde un miembro de la comunidad.

Cabe resaltar que un fenómeno que se da en el municipio es que gran parte de los habitantes no participan o desconocen de estos hechos.

Ante esto, la Alcaldía del Común trabaja por involucrar a los jóvenes a las actividades.

Tenemos que luchar para que las nuevas generaciones vayan despertando y se quiten esa venda que durante mucho tiempo les impusieron. El reto es luchar para que esta juventud que está dormida despierte y comience a reconocer sus verdaderos orígenes, sus raíces. Yo no culpo a la juventud, culpo al sistema ingrato que ha luchado por mantenerlos ciegos, porque mucha gente desconoce que es lo que estamos haciendo. O seguimos luchando o quedamos como nos han mantenido, no nos queda de otra”, agrega Latin.

Al terminar la peregrinación , las velas y antorchas fueron colocadas en un altar en El Llanito, la fosa donde fueron enterrados la mayor cantidad de cadáveres, donde el espíritu y la memoria de los abuelos resurge a pesar del paso del tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: