web analytics
Página de inicio » Articulos » ¡Hasta la Victoria… Siempre! PRTC-FPL-RN y ERP
Monumento a los caídos del ERP RN FPL PRTC 1979-1992

¡Hasta la Victoria… Siempre! PRTC-FPL-RN y ERP

Por: Oscar Martínez
[email protected]

A pesar de las dificultades de recursos que tiene Diario Co Latino, da espacio para la memoria e historia de protagonistas del Movimiento Popular, por eso el Diario Co Latino se presenta como un proyecto político-ideológico-periodístico que abre sus páginas al pueblo, otro medio no lo hará porque sus intereses son del gran capital.

Por eso, los veteranos de guerra residente en la ciudad de Toronto, Canadá y la familia, camaradas y amistades que viven en El Salvador, te pueden invitar desde estas páginas a participar en el acto de conmemoración de los combatientes del FMLN, caídos en combate en el frente de Guazapa.

El evento se realizará el día sábado 15 de febrero de 2020, a las 10:00 a.m. en el Monumento construido en memoria al primer dirigente campesino del cantón Mirandillas, compañero Lucio Elías Acosta de las Brigadas de Trabajadores del Campo -BTC- y Roberto Carlos Silva Pereira, capturados y asesinados por la Guardia Nacional del municipio de Aguilares de San Salvador.

La ubicación del lugar es entre la carretera que va de Aguilares a Suchitoto, hay un desvío con rumbo al cerro, el lugar se ubica a cinco kilómetros al sur, hasta llegar al cantón Mirandilla, en donde está un monumento a los caídos, ahí están grabados unas frases “En nombre de los que ofrendaron la vida, derramaron su sangre y dieron el sacrificio para la igualdad, beneficios y los derechos sociales.

A los héroes y mártires quienes hicieron suyos los ideales de un país más justo, solidario y socialista, rendimos este homenaje honrando su sangre derramada en combate”.

Pedimos permiso a sus familiares, perdón porque no aparecen todos los nombres y algunos nombres pueden estar mal escritos o incompletos; pero estamos tratando de rescatar nuestra memoria e historia de los protagonistas que libraron la guerra de liberación nacional contra el imperialismo norteamericano, la oligarquía y la dictadura militar.

En esa lucha popular ofrendaron sus vidas 176 personas, entre ellas 38 compañeras, 137 compañeros y un niño asesinado.

Estos grandes familiones de hombres y mujeres son sobrevivientes de masacres, de tierras arrasadas, de capturas y torturas, vienen de romper cercos militares, de librar combates, de tomarse fincas, de marchas de protestas, de emboscadas, de caminos minados, de conspirar en las ciudades, de guindas, de campañas militares, de asaltar cuarteles, de requisar armas, de fabricar explosivos, de comer tortillas con frijoles, de hacer el amor en los frentes de guerra, de conocer al enemigo, de hacer alianzas, de derrotas y victorias que se dieron en esas gestas heroicas por la liberación del pueblo salvadoreño y centroamericano.

Esos son las mujeres y hombres que cada año activan las comunicaciones para organizar y coordinar la actividad, los celulares no han dejado de sonar porque quieren asegurarse que se lleve la bandera del FMLN, del PRTC, del ERP, de las FPL y de la RN.

Los compas piden especificaciones del lugar porque muchos interesados en regresar a la tumba de los guerrilleros y guerrilleras son lisiados de guerra y una alternativa para que lleguen es que se lleguen en hamacas, al estilo de la guerra.

Roberto “El Chucho” de su archivo personal nos da unas fotos valiosas del monumento a los caídos de esa heroica lucha, ahí están los nombres de mujeres y hombres valientes que empuñaron el fusil, agarraron la molotov y la papa para tirárselas a los opresores y explotadores del pueblo:

Del Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos PRTC, fueron 46 compas que ofrendaron sus vidas, entre ellos cuarenta compañeros, cinco compañeras y un niño asesinado.

Lucio Elías Acosta

Antonio Melgar Cáceres

Arturo Acosta Melgar

María Yolanda Acosta Melgar

P. Misael Acosta Melgar

Osmaro Acosta Rivera

Arístides Acosta Rivera

Vicente Rivera

Jorge Rivera

Jeremías Melgar

Eduardo Melgar

Mario García

Sigfredo Landaverde

Antonio Melgar v.

Emiliano Melgar

Idalia Alas

Jesús Orellana

Blanca Orellana

Manuel Orellana

Jesús Alas

Jesús Acosta Rivera

Carmen Alas Acosta

Jesús Landaverde

Mario Ardón

Rafael Hernández

René Hernández

Sebastián Hernández

Santos García

Rufino De Jesús Rivera

Tránsito Pocasangre G.

Jaimito Alas (9 meses de vida)

Carena Alas

Eugenio Alvarado

Jorge Rauda

Javier Rauda

Santos Hernández

Osmaro Serrano

Cecilio Alas

Carlos Marroquín

Manuel Ventura

Valbino Hernández

Rafael (Lito) Acosta Rivas

René Acosta Rivas

Domingo Alas

Víctor Alas

De las Fuerzas Populares de Liberación -FPL- fueron 26 compas de las FPL que ofrendaron sus vidas, entre ellas cuatro compañeras y veintidós compañeros.

Alberto (Beto) Gómez

Osmaro Escobar

Miguel Ángel López

Luis Alonzo López

Gonzalo Escobar

José López

Serbelio Hernández

Fidelina Melgar

Serbelio Chávez

Isabel Paiz

José Rivera

Saúl López

Aquí estamos ante el monumento de los caídos en combate del PRTC FPL RN y ERP

Zoila López

Francisco García

Rutilio Rivas

José García

Miguel Ventura

Teódulo Guillen

Víctor Pocasangre

Manuel Escobar

Apolinario Serrano

Juan Hernández

Julia Grande

Vitelio Melgar Rivera

Israel Alas

Eduardo Landaverde

Además 35 compas de la RN que ofrendaron sus vidas, entre ellas once compañeras y veinticuatro compañeros.

Lorenzo Ardón

Marcos Ardón

Jesús Ardón

Antonio Melgar Flores

Carlota Flores

Jeremías Ventura

Leónidas Olivar

Eduardo Ventura

Ángela Ventura

Fabián Rauda

Lorenzo Marroquín

Salvador Marroquín

Antonio Rivera

Alfredo Fuentes

Dorotea Fuentes

Mercedes Hernández

Antonio Hernández

Santana García

Manuel García

Vicente García

Teresa Escalante

Margarita Landaverde

Francisca Landaverde

Sara Elena

Carlos Alas Ventura

Blanca Landaverde M.

Antonio Flores

Mario Menjívar

Osmaro Calderón

Maribel Calderón

Ismael Flores

Tránsito Menjívar

Estela de Alas

Alberto Calderón

Federico Greifu

Más un total de 69 personas que ofrendaron sus vidas, entre ellas dieciocho compañeras y 51 compañeros, que aparecen en el monumento a los caídos sin tener vincularlos con ninguna  organización político militar.

Lucio Alas

Pepe Flores

Pablo García

Rufino Acosta

Ronald Marroquín

Juan Acosta Rivera

Leodán Rauda

Toño Balte

Rufino Payes

Santos Murcia

Leonardo Payes

Serbelio Chávez

Julio Fuentes

Serbelio Rivas

Elías Orellana

Reyes Orellana

Jesús López

Abel Melgar Ventura

Argelio Rivas Melgar

José María Girón Melgar

Osmaro Cáceres

Julio Hernández

Timoteo Grande

(Rafael) Lito Hernández

Pablo Hernández

José Flores

Jesús Ardón

Roque Menjívar

Ricardo Melgar

Manuel Flores

Miguel Marroquín

Ramón García G.

Arturo Ramos

Mario Flores

Renato Rivera

Perfecto Ardón

Jeremías García

Noel Melgar

Manuel Hernández

Vicente García

Rubén Flores

Vertilio Rivera

Antonio Flores

Bartolo Hernández

Adán Hernández

Pablo Ramírez

Tilo Rivas

Santos Ávalos

Pedro Figueroa

José López

Santos Menjívar

Lucía Rivera

Candelaria León

Isabel Ardón

Arlen Siu

Mercedes

Esperanza Orellana

Orbelina Hernández

Felipa de Jesús Acosta

Felipa de Jesús

Ramona Alas

Francisca Alas

Eugenia Flores

Marta Alicia Flores

Miriam Serrano

Miriam Melgar Acosta

Anita Alas

Guadalupe Alfaro

Eugenia Alvarado

Esos son nuestros muertos que nos recuerdan la muerte que dejaban los fusiles de los militares y oligarcas, que a veintiocho años de finalizada la guerra con la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, el presidente de la República, Nayib Bukele, no los recuerda pretendiendo con ello no recordar la historia, al contrario llama a la insurrección y da órdenes al Alto Mando de la Fuerza Armada -FAES- y a la Policía Nacional Civil -PNC- de asaltar la Asamblea Legislativa para ocuparla de forma violenta, en donde el presidente de la República, asume la Presidencia de la Asamblea Legislativa, en un claro acto de menospreciar y violar la institucionalidad de la República de la separación y funciones de poderes, poniendo en riesgo el avance de la construcción de la democracia y el Estado de Derecho.

Observar el despliegue de militares que dicen estar dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en compañía de policías entrenados para someter y tomar por asalto cualquier objetivo, solo nos recuerdan los setenta mil asesinados, los ocho mil desaparecidos y más de cuarenta mil lisiados de guerra; cifras que nos invitan a reflexionar y a condenar todo abuso de poder civil y militar que atente contra la paz en El Salvador.

Todos esos recuerdos hacen que hombres, mujeres y familias completas busquen aún a sus desaparecidos políticos, los torturados reviven sus pesadillas, y muchos buscamos una tumba de nuestros seres queridos, como los que hoy van a buscar la tumba de sus seres queridos y sus recuerdos nobles.

Como Alonso Acosta que hace de su memoria un testimonio de su tío Elías Acosta, hermano de su padre, que fue capturado por la Guardia Nacional en Aguilares, el 12 de febrero de 1980, cuando desayunaba en un comedor del mercado municipal.

Su cuerpo fue encontrado el día 14 del mismo mes, atado de pies y manos, metido en un saco a la orilla del embalse del Cerrón Grande (Lago Suchitlán), cerca de El Coyolito, en el municipio de Tejutla, en el departamento de Chalatenango.

La entonces presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Marianela García Villas fue a reconocerlo.

Según testigos, su tío Elías presentaba señales de torturas; tan brutales que rayan con el sadismo y el salvajismo.

Lo hicieron caminar en vidrio de botellas quebradas, le cortaron la lengua y después le cortaron los genitales y se los metieron en la boca.

Es prácticamente imposible imaginarse tanto odio y desprecio hacia los pobres; que cual bestias embriagadas se ensañaron con su tío.

Seguramente que no pudieron sacarle información que les interesaba, ni les entregó nombres y por eso descargaron toda su ira en él.

Pero los revolucionarios están convencidos de su lucha y prefieren morir, antes que entregarle información al enemigo de clase.

El tío de Acosta -estaba claro de eso- sabía que en una revolución se puede triunfar o morir en el intento, pero que muchos otros vienen detrás retomando las banderas de lucha, mientras existan las clases antagónicas e irreconciliables y la explotación del hombre por el hombre.

Elías Acosta fue enterrado el día 15 de febrero en el cementerio de Suchitoto, después de que su cuerpo fuera recogido por la funeraria Ibarra; y lo sellara en lámina, para que no se saliera el mal olor del cuerpo en descomposición, pero a pesar de todo siempre se sentía el olor infecto y nauseabundo.

El compañero Elías fue organizador de campesinos; líder de la Federación Cristiana de Campesinos Salvadoreños (FECCAS), y fue también fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

El entierro de Elías Acosta se convirtió en un mitin político en el cementerio, porque un muchacho llamado Santos (quien también era de la dirección del PRTC), de seudónimo Sebastián Guevara, y que después fue comandante de zona en la guerrilla de Guazapa y una muchacha de nombre Margarita Villafranco (también destacada compañera en el frente de Guazapa, de seudónimo Verónica), dieron un discurso, lanzaron vivas y corearon consignas revolucionarias antes de enterrarlo.

Los militantes del PRTC pusieron también unas mantas rojas afuera del cementerio, eso provocó que la Guardia Nacional se dirigiera al cementerio y antes de que llegaran a donde se estaba se tuvo que salir de allí apresurados.

VIVE CON HONOR O MUERE CON GLORIA

Ver también

Necesidad de valores éticos

JOSÉ GUILLERMO MÁRTIR HIDALGO El psicólogo francés de origen alsaciano, Pierre Weil, considera que es …

3 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *