web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Nacionales » “Dejad que los niños vengan a mí”
“Dejad que los niños vengan a mí”

“Dejad que los niños vengan a mí”

@jospadfoto

La inocencia y la devoción de los más pequeños se combinan una vez al año durante la Semana Santa en la ciudad de Izalco, medicine Sonsonate.

Llegado el Martes Santo por la tarde, cientos de niñas y niños acompañados de sus padres se reúnen en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores para darle vida a una tradición que surgió hace 24 años, la procesión de Jesús Nazareno de los Niños.

Con gran devoción, los pequeños cargan las andas con las imágenes de Jesús Nazareno, Virgen Dolorosa, San Juan, María Magdalena y Verónica.

La procesión infantil recorre las principales calles de Izalco por tres horas y media. Foto Diario Co Latino / Josué Parada

La procesión infantil recorre las principales calles de Izalco por tres horas y media. Foto Diario Co Latino / Josué Parada

Durante tres horas y media recorren las principales calles del pueblo, turnándose un grupo por cada cuadra, para cargar las imágenes que no sobrepasan el metro de estatura.

Los niños visten túnica morada y las niñas  vestido blanco; algunos como Diego José Ama,  de ocho meses de edad, llegan en brazos de sus madres para acompañar a “Jesusito”, como le llaman algunos a la imagen del nazareno.

“Venir significa inculcarle el amor y la fe a Dios y que él siga con las tradiciones de la familia, traerlo año con año es darle a demostrar los pasos de Jesús”, expresa Glenda Ramírez, quien carga a su pequeño mientras la procesión inicia.

El cortejo procesional de Jesús Nazareno de los niños recorre las principales calles de la ciudad cada Martes Santo por tres horas, es organizado por la Hermandad de Jesús Nazarena de los Niños, participan alrededor de 350 pequeños y fue la primera a nivel nacional que se llevó a cabo, informó el presidente de dicha asociación, Rodrigo Calvo.

Asimismo, cada sábado de Cuaresma realizan el tradicional Vía Crucis, como preparación para la Semana Mayor.

En la actividad participan  niños que tienen desde 40 días de nacidos, hasta los más grandes que tienen 15 años.

“Es una tradición que mis padres me inculcaron desde que estaba pequeñito, es algo muy importante porque nos recuerda los momentos que nuestro señor Jesucristo vivió camino al calvario”, manifiesta Mario José Rodríguez, quien tiene ocho años participando en esta actividad.

Para el sacerdote Roque Acosta, párroco de la iglesia Nuestra Señora de los Dolores, es importante que los niños participen activamente en este tipo de eventos, ya que son el futuro de la sociedad y a través de los valores cristianos pueden construir una mejor sociedad.

“A estas edades es cuando debemos fomentar en ellos los valores religiosos, es una manera de acercar a los niños en el deseo de seguir a Jesús. De ellos depende el caminar de la comunidad, de la iglesia, para que así se comprometan en una sociedad más humana, más justa y honesta y con menos violencia”, manifestó el clérigo.

Asimismo, hizo un llamado a la feligresía en general a asistir a los actos de esta semana para conmemorar de la mejor manera la pasión, muerte y resurrección de Cristo, el evento principal de la religión cristiana.

Antes de iniciar la procesión, los pequeños se hincan y realizan una oración para ofrecer a Dios el sacrificio. Foto Diario Co Latino / Josué Parada

Antes de iniciar la procesión, los pequeños se hincan y realizan una oración para ofrecer a Dios el sacrificio. Foto Diario Co Latino / Josué Parada

Mientras la tarde cae, la procesión de los niños avanza en su caminar por Izalco, pidiendo la bendición al creador así como que sea el guía del buen camino para los más pequeños, que son el futuro de la sociedad.

Un ejemplo para los adultos que dejan de lado las actividades religiosas y la paz con los demás, en la procesión de los niños se evidencia lo que Jesús dijo en los evangelios: “Sed como los niños porque  de los que son como estos es el reino de Dios”.

A %d blogueros les gusta esto: