web analytics
Página de inicio » Ocurrencias » Van ganando “las chatarras” gracias al árbitro

Van ganando “las chatarras” gracias al árbitro

Nelson López*

¡Árbitro pagado! Gritaban los aficionados ardidos por la forma en que se fueron arriba en el marcador “las chatarras” con el fuera de lugar que el árbitro admitió con una sonrisa de oreja a oreja y sin pena alguna, con un cinismo que caracteriza solamente a los que le untan la mano o a los que así quieren mostrar ¡amor! no al prójimo, sino que a los dólares que seguramente no son poquitos sino muchos, como para poder jubilarse y vivir una vida placentera llena de vinos y manjares, olvidándose de todos aquellos que padecen las inclemencias del tiempo y la pobreza.

“Los modernos”, equipazo que tiene todas las de ganar y que ya van perdiendo gracias al árbitro, tienen una gran barra que supera a las ultras que domingo a domingo podemos ver en los estadios, y para colmo, todos son de oriente, o sea que los fanáticos saben que disfrutan de esa rapidez, de esa marcación, de esa honradez, superior al tiki-taka del barcita y mucho mejor que los contragolpes del hala Madrid. Millares son los que a diario llegan temprano a cualquier lado y eso sí que vale la pena, pero además con una seguridad total.

“Las chatarras” leñeras ya tienen la oportunidad de jugar rudo y seguir echando zancadillas para que la gran afición de “los modernos” no tengan ni la mínima posibilidad de llevarse el triunfo y seguir dando satisfacciones a quienes por años sufrieron graves accidentes con decenas de muertos, las carreras de buses, los asaltos a mano armada, el gran calorazo en época seca y en la época lluviosa, en la que había que cerrar toda la hojalata y esa era la vida cruel de los seguidores de la modernidad y de los cambios en todo, que ahora van perdiendo gracias al árbitro.

Hoy podrán crear el caos… y las portadas de los panfletos estarán coloridas de la variedad que ofrecen las malas jugadas y por supuesto que las caras de los pocos seguidores de las chatarras estarán llenas de felicidad como las de los emoticones, gozando del juego sucio y aprovechándose de la depresión que causa a los millares un gol de esos, que no debe valer pero que el árbitro, que se vendió, lo concedió sin pensar que eso es ilegal y en contra de una gran afición que se acomodaba en sillones mullidos para disfrutar de un agradable momento que fue transformado de un solo pitazo para dejar en buena posición a “las chatarras”.

Hoy, esa gran afición tiene que ponerse las pilas y gritar para animar a “los modernos” y no permitir que los amañadores sigan en su afán por amor a los billetes, de dar el triunfo a “las chatarras”. Esa gran afición tiene que desgañitarse y reclamar a esos árbitros sucios que dejen de tantas maniobras solo por la plata que los hace bailar como a los monos que aunque se vistan de seda son monos y no van a pasar de allí. Hoy la afición tiene que hacer la ola desde los graderíos de sol general donde toda la vida han estado y exigir que se haga justicia con la modernización.

¡Fuera chatarras! ¡fuera desgracias rodando! ¡fuera trabazones! y así tienen que gritar por la legalidad, por la modernidad que debe haber aquí al igual que en los países del primer mundo o tercermundistas, como México, Guatemala, Colombia… entre otros. Tenemos que gritar frente a esos árbitros chatarreros y decirles ¡basta ya de tanto oprobio! ¡basta ya de corrupción! ¡basta ya de querer hacer ganar a los perdedores a como de lugar!

Ver también

A 45 años de la masacre de estudiantes el 30 julio

Licenciada Norma Guevara de Ramirios Han pasado cuarenta y cinco años  y el silencio de …