web analytics
Página de inicio » Internacionales » Trump cancela la esperada cumbre con Kim Jong Un
Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un. [Foto Diario Co Latino/AFP]

Trump cancela la esperada cumbre con Kim Jong Un

Washington/AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comunicó en una carta el jueves al líder norcoreano Kim Jong Un la cancelación de la cumbre prevista entre ambos el 12 de junio en Singapur, por la “abierta hostilidad” mostrada por Pyongyang.

“Lamentablemente, basado en la enorme ira y abierta hostilidad mostrada en sus últimas declaraciones, siento que es inapropiado en este momento tener ese encuentro tan largamente planeado”, expresó Trump en el documento, divulgado por la Casa Blanca.

Por ello, añadió el presidente estadounidense, “por el bien de los dos países pero en detrimento de todo el mundo, (la reunión) no tendrá lugar”.

De acuerdo con Trump, el mundo en general y Corea del Norte en particular “han perdido una gran oportunidad” de construir una paz duradera.

“Esta oportunidad perdida es un momento triste en la historia”, apuntó.

El mandatario añadió también una ominosa nota de amenaza a Kim: “Usted se refiere a su capacidad nuclear, pero nuestra (capacidad) es tan inmensa y poderosa que rezo a Dios que nunca tenga que utilizarla”.

Trump también le aseguró a Kim: Esperaba “poder reunirme con usted”.

Trump y Kim habían acordado reunirse en Singapur para discutir mecanismos para que Corea del Norte interrumpa sus programas de armas nucleares.

En ese proceso de aproximación, Corea del Norte había liberado a tres ciudadanos estadounidenses que estaban detenidos en Pyongyang y anunció también haber desmantelado una instalación dedicada a su programa de armas nucleares.

Kim llegó incluso a participar de un histórico encuentro con el presidente Corea del Sur, Moon Jae-in, en la zona desmilitarizada que divide la península.

Interrogantes sobre la cumbre

La euforia que suscitó el notable sosiego de las tensiones en la península desde principios de año y la perspectiva de este apretón de manos histórico dio paso a la duda en los últimos días, con Washington y Pyongyang cayendo de nuevo en la retórica amenazadora.

La última estocada hasta la fecha la dio el jueves la viceministra de Relaciones Exteriores norcoreana, Cheo Son Hui, que criticó unas declaraciones de Mike Pence del pasado lunes, cuando dijo en una entrevista con la cadena Fox News que “para Kim Jong Un, sería un grave error pensar que podrá jugársela a Donald Trump”.

El vicepresidente estadounidense también declaró que Corea del Norte podría terminar como la Libia de Muamar Gadafi, abatido durante el levantamiento de su país tras haber renunciado a la arma atómica, “si Kim Jong Un no llega a un acuerdo” con Washington sobre la desnuclearización.

“No puedo esconder mi sorpresa ante tales comentarios idiotas y estúpidos por boca del vicepresidente estadounidense”, afirmó la viceministra Cheo Son Hui en una declaración publicada por la agencia oficial KCNA.

‘Negociación o confrontación’

“No le mendigaremos a Estados Unidos para que haya un diálogo, ni nos preocuparemos en convencerlos si no quieren sentarse con nosotros”, añadió la responsable, precisando que le recomendaría a Kim que anule la cumbre si Estados Unidos persiste “en actos ilegales e insultantes”.

La semana pasada, Pyongyang ya amenazó con renunciar a la cumbre a raíz de los comentarios del asesor estadounidense para la seguridad nacional, John Bolton, que comparó a Corea del Norte con Libia.

“La cuestión de saber si nos veremos con Estados Unidos en la mesa de negociaciones o en una confrontación nuclear depende enteramente de la decisión y del comportamiento de Estados Unidos”, declaró Cheo.

Trump ha invertido mucho, desde un punto de vista político, en esta cumbre. Y en privado, la mayor parte de los responsables estadounidenses, así como los observadores exteriores, parecían convencidos de que la reunión se llevará a cabo.

El miércoles, fuentes de la Casa Blanca informaron que un grupo de asesores iba camino a Singapur para contactos con negociadores norcoreanos.

Aún así, las señales que llegan desde ambos países son contradictorias.

Lamentos generalizados

La noticia de la cancelación de la reunión se conoció pocas horas después de que la agencia de prensa norcoreana KCNA aseguró que Pyongyang había desmantelado y demolido de forma “completa” un centro de pruebas nucleares, algo que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres saludó, aunque lamentó la ausencia de expertos internacionales.

Guterres también se dijo “profundamente preocupado” por la anulación de la reunión y exhortó “a todas las partes a mantener su diálogo para hallar una vía hacia una desnuclearización pacífica y verificable en la península coreana”.

El presidente surcoreano, Moon Jae-In, dijo que “lamenta profundamente” la decisión de Trump y que “la desnuclearización de la península coreana y la paz permanente es una tarea histórica que no puede ser cancelada o retrasada”.

De su lado, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, comentó que sin una cumbre la pacificación de la península será muy “difícil”.

“Contábamos con que fuera un paso importante hacia una distensión en la península coreana y el inicio de una desnuclearización”, dijo Putin en una rueda de prensa.

“Es poco probable que podamos lograr un avance considerable (…) en el proceso de desnuclearización” de la península, agregó.

En tanto, una portavoz de la primera ministra británica, Theresa May, señaló su “decepción” por el anuncio y apuntó la necesidad de una “desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península coreana”

Ver también

El Partido Socialista arrasa en elecciones municipales de Venezuela

AVN El chavismo arrasó en las elecciones de concejales al conquistar la mayoría de las …

A %d blogueros les gusta esto: