web analytics
Página de inicio » Mundo » Santos entrega el acuerdo de paz al Consejo de Seguridad de la ONU
En nombre de 8 millones de víctimas agradezco a Consejo de Seguridad ‪@UN‬ por apoyo para terminar último conflicto del hemisferio occidental, escribió en su twitter el presidente de Colombia.

Santos entrega el acuerdo de paz al Consejo de Seguridad de la ONU

Naciones Unidas/AFP

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, presentó este miércoles ante el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York el acuerdo de paz que pone fin a 52 años de guerra.

«Vengo a entregarles el resultado de casi seis años, porque fueron dos años secretos y cuatro años en una negociación abierta, del resultado de un gran esfuerzo para acabar el último conflicto armado del hemisferio occidental», dijo Santos.

El presidente entregó a continuación una carpeta al presidente del Consejo de Seguridad, el primer ministro de Nueva Zelanda John Key, con los detalles del acuerdo.

Los participantes de la reunión aplaudieron de pie la entrega de este histórico acuerdo de paz sellado el 24 de agosto tras prolongadas negociaciones en La Habana entre el gobierno y la guerrilla de las FARC.

El acuerdo se firmará el lunes en Cartagena y luego será sometido a referéndum, para su ratificación o rechazo, el 2 de octubre.

«Es un acuerdo ‘sui generis’ porque tal vez es la primera vez que las dos partes se ponen de acuerdo para establecer un tribunal especial de paz y someterse a él», explicó Santos.

«Es la primera vez que se coloca a las víctimas en el centro de la solución del conflicto», añadió, y «también es el primer acuerdo de paz que tiene un capítulo especial de género para darle los mismos derechos a las mujeres y a los hombres».

El jefe de la ONU, Ban Ki-moon, felicitó al gobierno colombiano «por su visión y determinación».

Y añadió, en momentos en que las negociaciones para hacer una pausa en el sangriento conflicto sirio se estancan: «La paz en Colombia da un mensaje muy poderoso al mundo».

También dijo «será un honor asistir a la firma del acuerdo el lunes» en Cartagena.

El secretario general detalló además «que el despliegue de la Misión de la ONU en Colombia está bastante avanzado».

«Unos 200 observadores desarmados y personal civil están en el terreno, desplegándose en zonas donde trabajarán con las partes, se involucrarán con las comunidades y con las autoridades locales».

«Este número aumentará rápidamente a medida que se completen las siguientes etapas del proceso de paz», explicó Ban.

Santos agradeció al Consejo en nombre «de todos los colombianos, pero sobre todo de más de ocho millones de víctimas».

Fracaso en Siria

«La tragedia en Siria nos avergüenza a todos», dijo Ban, quien se refirió a un «fracaso colectivo».

El conflicto de cinco años ya deja 300.000 muertos y ha generado un éxodo de 4,8 millones de personas en busca de refugio.

El conflicto de cinco años ya deja 300.000 muertos y ha generado un éxodo de 4,8 millones de personas en busca de refugio.

Ban urgió a las potencias del mundo a que ayuden a reimpulsar las conversaciones de paz entre los sirios y permitirles «negociar una salida al infierno en el que están atrapados», en un intento de ejercer presión sobre todo sobre Washington y Moscú.

El secretario de Estado John Kerry y su homólogo ruso, Serguei Lavrov, participaban de la tensa reunión después de que Washington acusara a Moscú del ataque a un convoy que pretendía distribuir ayuda humanitaria.

Ban dijo a los presentes que estaba «buscando alternativas para investigar esa y otras atrocidades similares cometidas contra civiles» durante la guerra civil en Siria.

Siria volvió a ser escenario de combates y bombardeos esta semana a pesar de los esfuerzos diplomáticos y al cabo de una endeble tregua que duró apenas unos días.

Kerry, en tanto, demandó a Rusia que obligue a las fuerzas gubernamentales sirias a mantener en tierra sus aviones militares para reanimar las posibilidades de un alto al fuego en ese país.

Clima: uno de los dos umbrales

El histórico acuerdo de París sobre el cambio climátco está más cerca de hacerse realidad después de que otros 31 países lo ratificaran este miércoles en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El acuerdo de clima alcanzado en diciembre en París tenía que ser ratificado por 55 países que sumen el 55% de las emisiones para poder entrar en vigor.

Hasta la reunión del miércoles, un total de 60 países se unieron al acuerdo, con lo que superaron el mínimo requisito.

Pero estos países emiten menos del 48% de las emisiones de gases invernadero del mundo, según cifras de la ONU.

«Necesitamos 7,5% más», dijo Ban, quien se mostró no obstante confiado en que se alcanzará el umbral.

«Me alegra declarar que hemos cruzado oficialmente uno de los dos umbrales requeridos para implementar el acuerdo de clima de París», dijo el secretario general.

El acuerdo pretende limitar el aumento de la temperatura global por debajo de 2º C con respecto al nivel preindustrial.

El secretario general del organismo internacional, Ban Ki-moon, manifestó su optimismo en que el acuerdo, por el que los países se comprometen a tomar medidas para limitar el aumento de las temperaturas, entrará en vigor antes de que termine el año.

«El momento es extraordinario», dijo el secretario general saliente de la ONU, quien convocó una reunión sobre el acuerdo de París durante la asamblea anual de líderes en la ONU.

«Cuando el acuerdo de París entre en vigor este año, será un gran paso adelante en nuestro camino hacia un futuro más seguro, más equitativo y más próspero», agregó.

El acuerdo de París, sellado el año pasado en la capital francesa, obliga a los países a tomar medidas para que la temperatura global no aumente más de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, evitando así los peores efectos del cambio climático.

Expectativa

Los científicos sostienen que ese incremento de la temperatura sigue representando un riesgo, pero puede ahorrarle al planeta los peores efectos del cambio climático, como catastróficas inundaciones, tormentas y sequías, la extinción de especies y el desplazamiento de poblaciones humanas.

Para que el acuerdo entre en vigor, deben ratificarlo al menos 55 países responsables del 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Con las adhesiones de este miércoles, un total de 60 países se sumaron al Acuerdo de París. Sin embargo, ellos son responsables por algo menos del 48% de las emisiones totales, según datos de la ONU.

La oficina de Ban dijo que otros 14 países, responsables del 12,58% de las emisiones globales, tienen previsto firmar el acuerdo este año, lo que supone que con toda seguridad el pacto entrará en vigor, salvo que ocurra un imprevisto cambio de disposiciones.

Entre los países que este miércoles se sumaron al acuerdo están grandes países latinoamericanos como Argentina, Brasil y México, así como importantes productores de petróleo, como Brunei y Emiratos Arabes Unidos.

El acuerdo recibió un gran impulso a principios de este mes, cuando China y Estados Unidos, los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, lo ratificaron durante una cumbre entre los presidentes Barack Obama y Xi Jinping.

La ministra francesa de Medio Ambiente, Ségolène Royal, dijo el lunes a la AFP que es optimista sobre que el acuerdo pueda entrar en vigor antes de la siguiente conferencia sobre cambio climático de la ONU, que se celebrará el 7 de noviembre en Marruecos.

La conferencia será un día antes de las elecciones en Estados Unidos, donde el candidato republicano Donald Trump, que rechaza la teoría científica sobre el cambio climático, ha dicho que romperá con el acuerdo de París.

Desaíran a presidente de Brasil

El nuevo presidente brasileño, el conservador Michel Temer, se estrenó este martes en la ONU defendiendo la democracia en su país, en medio del desaire de las delegaciones de varios países latinoamericanos que abandonaron la sala.

En su discurso en el arranque de la Asamblea General de la ONU, Temer afirmó que el juicio político que sacó del poder a su antecesora Dilma Rousseff y lo llevó al poder «transcurrió dentro del más absoluto orden constitucional».

La destitución de la presidenta demostró al mundo que «no hay democracia ni estado de derecho en el que las normas no se apliquen por igual a todos, inclusive a los más poderosos».

No obstante, el proceso de destitución por supuesta manipulación de cuentas públicas ha sido duramente criticado por los simpatizantes de la izquierdista Rousseff.

En medio del discurso de Temer, las delegaciones de Costa Rica, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua abandonaron la sala de debates de la Asamblea General, dijo a la AFP el canciller ecuatoriano, Guillaume Long.

«Varios países de forma espontánea, tuvimos el gesto», explicó Long. «Decidimos no escuchar las palabras del presidente».

Long, que acude a la ONU en representación de su presidente, Rafael Correa, dijo que su país rechaza los acontecimientos políticos de Brasil como «un golpe de estado solapado».

«El uso de argumentos administrativos contra el sufragio universal es algo que nos parece muy grave, y sienta un muy mal precedente para la región».

La cancillería de Costa Rica emitió una nota oficial donde explicó su «decisión soberana e individual de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer».

Esta reacción «obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas», expresó la cancillería.

Ver también

Asciende a 30 el número de muertos por ataque ucraniano a caravana civil en Zaporizhzhia

Moscú/Sputnik Se elevó a 30 el número de muertos por un ataque lanzado por el …