web analytics
Página de inicio » Nacionales » Salvadoreños llegan a cementerios para conmemorar a Fieles Difuntos
Andrea Ruiz de 12 años, José Funes Márquez, de 70 años; Rosa Isabel Romero decoran el lugar donde descansan familiares ya fallecidos durante la celebración del Día de los fieles Difuntos. Foto Diario Co Latino/ Guillermo Martínez

Salvadoreños llegan a cementerios para conmemorar a Fieles Difuntos

@DiarioCoLatino

Cada 2 de Noviembre, devotamente las familias salvadoreñas que creen en el Día de los Difuntos se abocan a los diferentes cementerios, distribuidos en el país, con flores y adornos para embellecer las tumbas o lápidas donde yacen sus seres queridos.
Entre el bullicio de los vendedores y los que prestan el servicio de arreglar o pintar tumbas, los visitantes están convencidos de que ya no verán físicamente a sus seres queridos, pero recuerdan sus historias de vida, consejos y amor.
Esta conmemoración que se vuelve fiesta mezclada entre alegría y tristezas se conoce como de Día los Fieles Difuntos o Día de Muertos.
Un día antes se ha conmemorado el  Día de Todos los Santos (1 de noviembre), fecha en que las familias aprovechan para orar por aquellos que han acabado su vida terrenal y necesitan se interceda en el proceso de purificación de las almas del purgatorio.
El Día de los Difuntos ha sido designado por la Iglesia Católica y es un momento familiar que recuerda a los que ya no están con nosotros y que Dios dador de vida promete la resurrección.
En el cementerio general de Soyapango, la visita a los difuntos comenzó un día antes, a tempranas horas se veía a las familias limpiando las tumbas de sus seres queridos, colocando flores, pintando cruces y lápidas o simplemente haciendo una oración para recordar a quienes compartieron la vida familiar y que se adelantaron por causas naturales, accidentes, enfermedades u otro infortunio.
Este día es asueto nacional, además, de recordar a la madre, padre, abuelo, abuela, hijo, hija, hermano, hermana u otro familiar o amigo, la conmemoración también permite el acercamientos de familias distanciadas, reencontrarse y compartir con viejos amigos que no ven durante años.
Esta tradición es heredada a las nuevos integrantes de la familias y con el
el tiempo se han agregado algunas prácticas, principalmente en los cementerios privados, donde las cruces han sido sustituidas por placas y se puede disfrutar de conciertos de música sacra.

Ver también

Libre asociación queda fuera del Régimen de Excepción

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 El jefe de fracción de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), René Portillo Cuadra, …