web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Articulos » Rosa Luxemburgo 7

Rosa Luxemburgo 7

ROSA Señor fiscal, remedy le creo cuando dice que usted, cialis estando en mi lugar, drugstore se daría a la fuga. Yo no. Una socialista no huye. Se hace responsable de sus actos y se ríe de la sentencia. ¡Proceda, pues, a condenarme, señor fiscal!

LOCUTOR ROSA LUXEMBURGO

LOCUTORA Capítulo siete.

NARRADOR La primera guerra mundial estaba en marcha. Cuando los diputados del partido socialdemócrata alemán se pusieron bajo las banderas del Emperador Guillermo Segundo, Rosa Luxemburgo y Clara Zetkin se encontraban a las afueras del Parlamento. Ya era de noche.

ROSA Estoy angustiada, Clara, qué vergüenza… aprobaron los dineros para la guerra… Tengo un dolor aquí en el corazón…

CLARA Pues cuídate, Rosa. Mira que el corazón es el único obrero que solo hace una huelga en la vida.

ROSA Las bromas mañana, amiga.

CLARA ¿Mañana? ¿Sabes qué vamos a hacer mañana? Comenzar una nueva lucha. Reunirnos mañana mismo para pensar cómo responder ante esta infamia. Rosa, avisemos a todos los militantes que estén indignados con la traición de nuestros diputados.

ROSA No digas “nuestros” porque ya no lo son. Se acabó el partido.

NARRADOR Al día siguiente,5 de agosto de 1914, un pequeño grupo de socialistas se reunió en el departamento de Rosa Luxemburgo, en Berlín, y decidió emprender la guerra contra la guerra. Ahí estaba Karl Liebknecht, político y revolucionario. Estaba Franz Mehring, historiador del movimiento obrero. Y algunos otros.

CLARA ¿Qué hacer, como diría el camarada Lenin? ¿Qué hacer?

ROSA Lo que se debió hacer hace mucho tiempo, Clara, pero que los burócratas del partido no se atrevieron: huelga general.

KARL Será una huelga de mujeres porque los hombres estarán en el frente de batalla.

ROSA De mujeres, de las obreras que han sustituido en sus puestos a los maridos, de los hombres que queden, de niños, de ancianos, de toda la población que tenga sangre en la cara y rabia en las venas.

KARL Pero, ¿cómo convocaremos a la huelga?

ROSA Necesitamos un periódico. Urgente.

KARL Un periódico y un nombre para este grupo. La socialdemocracia ha muerto para nosotros. ¿Cómo nos llamaremos?

CLARA Pues… no sé. ¿Se te ocurre algo, Rosa?… ¿Karl?

KARL De momento, como ellos arruinaron la Internacional Socialista… ¿qué les parece si nos llamamos “Grupo Internacional”?

NARRADOR La sugerencia de Karl Liebknecht fue apoyada por todos y así nació el nuevo grupo político. En el grupo también estaba Leo Jogiches.

CLARA Leo, usted podría ocuparse de organizar la lucha clandestina.

LEO Sí, eso es lo mío… No pude organizar mi casa… pero a las masas sí.

NARRADOR Konstantin Zetkin, hijo de Clara, había recibido la notificación para incorporarse en el frente oriental.

KONSTANTIN Mañana tengo que alistarme, Rosa.

ROSA Ya lo sé, querido mío. Estoy angustiada por eso. Kostia, ya sabes lo que pienso de esta guerra. No vas a pelear por el pueblo alemán, sino por las billeteras de los vendedores de armas.

KONSTANTIN Lo sé.

ROSA Si puedes desertar, deserta. Si puedes desobedecer las órdenes de disparar sin que se den cuenta, hazlo.

KONSTANTIN Te quiero mucho, Rosa.

ROSA (LLORANDO) Yo también… Cuídate, mi niño.

NARRADOR A inicios de 1915, bajo la dirección de Rosa, Clara y Franz, apareció el primer número del periódico titulado La Internacional. Su misión era hacer propaganda entre los trabajadores y las trabajadoras para rechazar la guerra.

ROSA ¡Tenemos dinero para cinco mil ejemplares! ¡No está mal!

NARRADOR Los primeros números se distribuyeron rápidamente. Los llamados “socialistas radicales” se reunían a escondidas para leer y discutir los artículos.

NARRADOR Muy pronto, el rotativo fue prohibido. Editores e impresores fueron acusados de alta traición.

SOLDADO Frau Luxemburg, acompáñeme.

ROSA Otra vez…

NARRADOR A Rosa Luxemburgo, por razones de salud, le habían aplazado la anterior condena hasta el 31 de marzo. A mitad de febrero, el fiscal de Frankfurt dictó orden de arresto inmediato.

ROSA Solicito papel y lápiz. Es mi derecho como detenida.

NARRADOR Desde la cárcel, Rosa escribió La Crisis de la Socialdemocracia analizando las causas de la guerra, destacando sus horrores, y el fracaso político de la izquierda alemana. Clara Zetkin, su gran amiga, la visitaba con frecuencia…

CLARA ¿Cómo van esos pulmones, amiga? ¿Y ese corazón?

ROSA (TOSE) No me siento bien, Clara, pero…

CLARA Lo que te has perdido, Rosa. Este 8 de marzo volvimos a celebrar por quinta vez el Día Internacional de la Mujer.

ROSA (TOSE) Qué envidia me das… ¿Y vinieron muchas?

CLARA Muchas, muchísimas. Y todas gritando contra la guerra.

ROSA Cuéntame más… (TOSE FUERTE)

CLARA Tienes que cuidarte, amiga. Te necesitamos.

NARRADOR La salud de Rosa Luxemburgo se vio muy afectada durante ese año de prisión. A pesar del encierro, Rosa encontraba papeles y ganas para escribir artículos políticos. Y para escribir cartas a sus amigas:

ROSA (REBER) Querida Lulú: Cada mañana examino los capullos de todos mis arbustos, cada día visito a una mariquita roja con dos puntos negros. Observo las nubes, en su continuo cambio, cada vez más hermosas. Y, siéndote sincera, no me siento más importante que esa mariquita. Y esta sensación de insignificancia me hace increíblemente feliz. Recibe un cordial abrazo… de tu Rosa.

NARRADOR Cuando fue puesta en libertad, mil trabajadoras alemanas la esperaban con flores ante la puerta de la cárcel…

VARIAS ¡Viva Rosa la Roja, viva! (BULLA)

ROSA No saben cuánto les agradezco estas flores… Adoro las flores… (A LA MULTITUD) Compañeras… (TOSE)… Compañeras… regreso a la libertad con más ganas de trabajar que antes.

TODAS APLAUSOS

ROSA Compañeras, quien no se mueve no siente las cadenas. ¡Por eso, nosotras, mujeres con conciencia de clase, nos ponemos en marcha y romperemos las cadenas de la explotación capitalista!

EFECTO APLAUSOS

CLARA No hables más, Rosa. Tienes que descansar. Ven a mi casa, te estamos esperando con cerveza, salchichas… ¡y música!

NARRADOR El Grupo Internacional seguía reuniéndose. A falta de un periódico bien impreso, trabajaban con panfletos.

ROSA Cambiemos de nombre, compañeros. Como “Internacional” nos tienen bien fichados.

KARL ¿Y qué nombre se te ocurre, Rosa?

ROSA Espartaco.

VARIOS ¿Espartaco?

ROSA Sí, Espartaco. Como el esclavo rebelde que revolucionó a Roma. Como el hijo que nunca llegó…

CLARA ¿Qué dices, Rosa?

ROSA Nada, tonterías mías.

KARL ¿Y quién firmará los panfletos? No podemos poner nuestros nombres.

ROSA Firmemos “Espartaco”.

NARRADOR Con un nombre o con otro, los miembros de la ahora llamada Liga Espartaquista fueron perseguidos por oponerse a la guerra. En junio de 1916 Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fueron sentenciados a dos años de prisión.

NARRADOR Primero estuvo en la penitenciaría de Poznán y luego fue trasladada a Bréslau. No había calefacción, los alimentos eran pésimos…

ROSA Psst… Carcelera… Carcelera… Venga un momento…

CARCELERA (PASOS, DE 3P A 1P) Dígame qué quiere.

ROSA Carcelera, ¿usted no ha oído eso de “hoy por mí mañana por ti”?

CARCELERA También he escuchado aquello de “cuando la zorra predica cuida tus gansos”.

ROSA Yo no soy una zorra, carcelera. Soy una mujer como usted. Soy una madre. ¿Usted no tiene hijos?

CARCELERA Sí, tengo cinco. ¿De qué se trata?

ROSA Por favor, consígame unos papeles y algo para escribir… Mis hijos necesitan saber de su madre…

CARCELERA ¿Y qué gano yo ayudándola?

ROSA Hoy por mí… y mañana por sus gansos.

NARRADOR Durante esos meses, Rosa Luxemburgo redactó varios artículos que eran sacados clandestinamente de la cárcel y publicados ilegalmente. Fue por entonces que escribió uno de sus más importantes criterios políticos…

VOZ ALEMANA (REBER) Freiheit ist immer die Freiheit des Andersdenkenden.

ROSA La libertad siempre es libertad para quienes piensan de manera diferente.

LOCUTORA Una producción de la Fundación Rosa Luxemburg y Radialistas Apasionadas y Apasionados.

A %d blogueros les gusta esto: