web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Deportes » Riquelme, un adiós con su sello y un futuro abierto
Riquelme, un adiós con su sello y un futuro abierto
Juan Román Riquelme anunció su retiro del fútbol. Foto Diario Co Latino

Riquelme, un adiós con su sello y un futuro abierto

Buenos Aires/dpa

Fiel a su estilo, viagra Juan Román Riquelme se retiró del fútbol sin dar demasiados detalles y dejando interrogantes de cara a un futuro en el que podría volver a unir su camino con el de Boca Juniors.

“Lo mejor es no jugar más”, ask dijo Riquelme, de 36 años, en una entrevista emitida el domingo por la cadena de televisión ESPN. Sin embargo, el mediocampista ofensivo no explicó en concreto por qué se retira, si es una cuestión física o anímica.
Ídolo de Boca Juniors y ex jugador además de Barcelona y Villarreal, con el que se quedó a un suspiro de jugar una final de la Liga de Campeones, Riquelme puso fin a su carrera lejos de los grandes escenarios.

Sus últimos partidos fueron en la Segunda División de Argentina, donde logró el ascenso con Argentinos Juniors, club en el que se formó como futbolista.
Riquelme, que le había prometido a un hermano jugar hasta los 40 años, no se refirió al hecho de no retirarse con la camiseta de Boca, de donde se fue a mediados del año pasado enemistado con el presidente, Daniel Angelici, aunque sí dejó abierta la chance de enfrentarlo en las elecciones de diciembre.
“No me veo como entrenador. Arranco una nueva vida. Lo que elija no me dará las alegrías que me dio el fútbol, eso seguro. Pero soy una persona que quiere aprender.

Quizás me anime a intentar ser presidente del club”, dijo el ídolo “xeneize”, enviando un mensaje a los hinchas y posicionándose de cara al futuro.
El diario “La Nación” señaló que Riquelme “hasta tuvo contactos informales” con los empresarios de medios Adrián Suar y Mario Pergolini, dos reconocidos hinchas “xeneizes”.
“Amo el club. Si me siento preparado, lo voy a hacer”, afirmó Riquelme, que brilló con la selección argentina en el Mundial de Alemania 2006, donde cayó ante la anfitriona en cuartos de final en una tanda de penales.
Así, el enganche podría continuar esa tendencia que se dio en los últimos años en el fútbol argentino, donde ídolos se convirtieron en la máxima autoridad del club, como sucedió con Daniel Passarella en River Plate uno años atrás o, la temporada pasada, con Juan Sebastián Verón en Estudiantes de La Plata.
“Yo no viví toda la historia de Boca.

Tengo 36 años y Boca más de 100. Pero jugué en el equipo más grande en la historia del club, 40 partidos sin perder, ganarle al Real Madrid (la final de la Copa Intercontinental) y ganar muchos títulos”, dijo Riquelme, que con el “xeneize” obtuvo además tres Copas Libertadores, una Recopa Sudamericana y seis títulos locales.
En la extensa entrevista, el volante ofensivo recordó su paso por el fútbol español y contó una anécdota con el entrenador holandés Louis van Gaal cuando llegó a Barcelona.
“Me dijo que era el mejor del mundo cuando teníamos la pelota, pero que jugábamos con uno menos cuando la perdíamos. Y además, que él también no me había pedido”, dijo Riquelme, que de todos modos lo elogió y dijo: “No me cuesta reconocerlo”.
Del mismo modo, Riquelme no tuvo reparos en señalar que Diego Maradona “es el mejor de la historia” pese a que renunció al Mundial de Sudáfrica 2010 por diferencias con el “Pelusa”, entonces seleccionador argentino. Con su encriptado estilo, siguió sin revelar los motivos de tal decisión.
“Como jugador de fútbol fue una cosa increíble, él (Maradona) y Messi.  Tuve la suerte de jugar con los dos”, dijo Riquelme, que fue señalado hoy por la prensa local como “uno de los más grandes jugadores de la historia en el fútbol argentino”.
Riquelme aseguró que ya cumplió “todos” sus sueños. “Ahora no sé qué voy a hacer”, dijo el enganche, que debutó en Boca de la mano de Carlos Bilardo el 11 de noviembre de 1996 y desde entonces su carrera fue ascenso, ganando todos los títulos posibles en el club y dando el salto al fútbol europeo.
“No sé cuántos jugadores tienen la suerte de ser ovacionados desde el primer hasta el útlimo partido”, señaló, haciendo referencia a la relación con los hinchas de Boca.
Riquelme comentó que el miércoles irá como “hincha” a ver al “xenize” ante Vélez, duelo por un lugar en la Copa Libertadores de este año. Su sola presencia en el estadio genera ya expectativa por cómo puede ser la reacción de los hinchas, sobre todo de los que cuestionan a la actual dirigencia por la ausencia de títulos en los últimos años.
El partido será en la ciudad de Mar del Plata, en una Costa Atlántica que está repleta de turistas por las vacaciones de verano. Allí, Riquelme seguramente recibirá una nueva ovación.

A %d blogueros les gusta esto: