web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía de Luis Chávez

Poesía de Luis Chávez

Para escrivivir la paz

Soliloquio con mi patria

Hablo de la vida hecha a golpe de fuego

de la pared tachonada de rostros grises

de las fotografías en sepia de los ausentes

de la cama oliente a telepate

de la colcha remendada a fuerza de los años.

Hablo del olor a lavanda del perro del vecino

del nutrido palabrerío de don Jacinto

que ahuyenta las horas y el hambre

con el viejo sombrero que su frente abanica.

Hablo del surco que daba el fruto esperado

mucho tiempo antes de que el NAPALM

invadiera las tierras fértiles del Pulgarcito.

Hablo del tiempo en que salías a dominguear

ante la presencia de la Guardia

que amarraba tus pulgares

por bochinchero sospechoso de todo.

Es que no puedo hablar de otra cosa

que no sea la ausencia del pan en la mesa

pues no he conocido otro camino

que las alas rotas de los sueños.

Hablo porque aquí hasta la luna tiene miedo salir

para no ser confundida con una tortilla;

es que el hambre es hambre

y ni Roma se escaparía de mi canto…

Del libro A Golpe de Fuego

31/8/2008

 

La guerra… un juego de niños

La guerra, para nosotros, era un juego

los proyectiles, semilla de higuera.

Con pantalones cortos

explorábamos campos agrestes

y de vez en cuando

emitíamos gritos, como Tarzán.

Ovidio Tortugo La tunca El cadejo Chibola

eran parte de la pandilla de Las Cabañas *

que en medio del monte,

hacíamos cuevas de zacate para escondernos

luego de llevarnos los dulces de coco

caramelo nance o zapote

tras las carreras que nos daba Mario Buche

por robar el sustento de la niña María Pleitez.

-¡Los días estaban escritos en barcos de papel!-

Lo duro fue cuando despertamos de la inocencia;

la policía desapareció al Patiño,

al Fornido, al Orlando El Soldado y Adán Pleitez

también se fue en la colada. Comprendimos

que la década

no era un juego de niños…

Del libro A Golpe de Fuego

* El autor hace alusión a las Cabañas de la Policía de Hacienda hoy comunidad Iberia

 

Un día de estos, patria

Escucha hermano

la canción de la alegría

-Miguel Ríos-

Un día de estos, Patria

caminaré  por tus calles cubiertas de alcanfor

me embelesaré de tus campos

hasta quitar  la desesperanza de estos días

llenaré por completo mis pulmones

del aire que nos coartaron en la espera..

Un día de .estos

sacaré los muebles del recuerdo

para evitar la polilla del pasado.

Extenderé  mis brazos  al horizonte

y tu suelo será fértil

sin metales  mohosos

causando más heridas

a tus entrañas…

Un día de estos, Patria

seré yo quien testifique  tu hidalguía

y podré  entender a aquel

que endureció su talante

para acogemos en tu regazo.

Del libro A Golpe de Fuego

1988

 

Reflexión

A Oscar Raúl  “También fue necesario

mi hermano       escribir la historia

con el proyectil de la palabra”

Ahora que la angustia ha cesado

te regalo una rosa con sabor a paz…

Enero de 1992

del libro inédito Poemas a la paz y otros escritos.

(Firma de los acuerdos de paz)

 

LA PAZ

a Nicolás Chávez                                                                                         “…también fue necesario

escribir la historia

con el proyectil de la palabra”

 

Es un jilguero posando en nuestros pechos

como aroma de duraznos esparcidos por doquier.

Es una copla endulzando los sentidos

cual rayo certero en el alma de la urbe.

Una canción en busca de metáforas

en el escampado silencio de la noche.

Es la ternura deambulando por las calles

en un mundo de cataclismos y tormentas.

Es la estrella indescifrable de la historia

como estela añorada por el hombre.

Es lo onírico situado a nuestros ojos.

Idea tránsfuga que llegó para quedarse.

Enero de 1992

del libro inédito Poemas a la paz y otros escritos.

 

al poeta muerto

                        postal para Alex Canizález

Esta tarde te leí

con la avidez del sediento

y me sentí

extranjero en mi terruño

recordé el exilio

la lágrima rodando las mejillas

al cruzar la frontera

-del destierro-

“Poemas del hombre muerto”

caló fuerte

abrió la herida

poeta “risueño”

el que escribió

“Las raíces del canto”

hoy me devuelves la palabra

el compromiso asumido

la metáfora

escrita

en la hoguera

tu canto es mi voz

mi voz solidaria

el rezo que llevabas

y el salmo 91… tras el destierro

esta voz -al leerte-

revive la poesía

los duelos

las heridas

los cantos

por eso -repito a las 2:00 p.m.-

he recorrido las torturas

y en mis ojos grises

veo la palabra poesía

y me voy a navegar

ato nubes a mi espalda

me preño de versos

le canto a esta patria

tuya mía y de nadie

porque es la voz del poeta que grita

el canto que ausculta

los muertos que legó la guerra

las cárceles

las nostalgias

una lágrima impresa desde el exilio

hoy te he leído -repito-

y ha revivido el poeta que llevo dentro…

del libro inédito Poemas a la paz y otros escritos.

Los hijos del trueno

Quizá mañana

cuando el sol se inserte en la piel

seamos como dos potros indómitos

y volvamos a caminar por estos lares

abrazando, sin exabrupto

el canto del cenzontle

la lechuza el dichosofui…

Quizá mañana

compartamos el abrigo

y una hoja perdida a la intemperie

nos muestre los rasgos

de unos días perdidos

en

el

limbo…

Quizá mañana

cuando se icen las ilusiones

y una luz multicolor

muestre la dureza del oro

hurguemos ahí

donde creció la hiedra

la palabra tempestad

o quizá

en la casa del tiempo

algún pájaro migratorio

nos dé una palmadita al hombro

a f in de proyectar

lo mejor de nuestra sonrisa…

Quizá mañana

todavía viva el niño

que llevamos dentro

y hasta podríamos apretar los labios

para no mencionar

que fuimos los hijos del trueno

los que soportamos con temple la tormenta

los que aprendimos el valor a la vida

los que nos enfrentamos a la muerte

y jugamos con ella

al “esconde el anillo escóndelo bien”

los que atestiguamos esta historia semicumplida”…

Quizá mañana

los ríos logren

saciar esta sed centenaria

y sean otras las palabras

con las que describamos el amor

por de pronto

no veamos la historia

por el rabillo del ojo

sino que escribámosla

para que nuestros nietos

los hijos del jaguar

sonrían de oreja a oreja…

Luis Antonio Chávez

Escritor y periodista

Del libro A Golpe de Fuego

1990

Ver también

Ronda en la fuente

Ronda en la fuente (Rob Escobar) La luz de la luna y la de los …