web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía de Jesse López

Poesía de Jesse López

-CORAZÓN COMBATIVO- 

            (El Salvador) 

Y es mi corazón este; 

combativo y resonante 

de metrallas y recuerdos 

estrellados en nostalgia. 

Dictador de poesía 

en mi pecho tan vibrante 

y aunque tu nombre hoy apeste, 

patria, te llevo en mis ojos. 

                               

-MAYO- 

Me obliga a recordarte 

entre tantos abrazos 

-hoy perdidos- 

a sentirte bajo el frío 

de esta lluvia melancólica 

a desearte 

en la tibieza de mi cuarto,

mayo me obliga 

a exiliarme en tu mirada

y a extrañarte 

entre tantos besos sepultados. 

-MALDITO SEA TU NOMBRE-

Mi sangre apunta hacia ti 

pero me hiere tu desdén, 

me duele tu ausencia 

trato de disfrazar 

los minutos en horas 

las horas en días,

trato de disfrazar 

mis días en tu falsa presencia. 

Me ahogo en la distancia, 

mastico mi tristeza

maldigo tu mirada con tu nombre. 

Aún 

estando lejos de mi patria 

conservo toda tu mentira; 

tu olor, tu pasión,

tu deseo, tu placer

y tu sexo. 

-PUÑAL Y SANGRE- 

Patria: ya no sos la misma 

hace décadas tu preñez fue de paraíso 

con la cuál pariste la grandeza, 

ahora eres lo que eres 

un país maldito

patria 

¿porqué me adoptaste en esta generación? 

donde la verdadera revolución

no existe, donde el pueblo 

lucha en suicidio

y donde los poetas 

emigraron de este mundo 

patria te devuelvo el puñal 

qué de ti hicieron y devuélveme

la sangre

-justa y limpia- 

para pintar mis esperanzas, mis deseos, mis luchas y mis sueños.  

-SIN TI-

Ven, no ves que estoy de rodillas 

ante el universo

qué la noche tira sobre mi 

todo su silencio,

sus espíritus y sus males. 

Llévame a tu pecho 

donde aún guardas 

el último suspiro que provoqué en ti

llévame hasta tus senos 

donde hice mi habitación,

llévame a tus encajes 

desde donde pude adorar 

tu sexo…

llévame hasta tus brazos

donde habitan todos, todos mis sueños. 

-DESNUDA- 

Te encuentras 

delante del universo 

en una noche oscura

fría y áspera nostalgia

cruzando están tu pecho.

La brisa 

susurrándote al oído 

la palabra poesía 

se entreteje en tus cabellos.

Tus ojos

fieles por mi ausencia 

persiguiendo mi silueta. 

Y las estrellas; 

           poblando están tu frente.

Ver también

Desde una caseta telefónica

Wilfredo Arriola, Escritor y poeta ¿¡Hola Leo, estás ahí!? Te ruego que no colgués… Necesito …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: