web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poemas de Andrea Abarca Orozco 

Poemas de Andrea Abarca Orozco 

Andrea Abarca Orozco 

(Tuxtla Chico, Chiapas, México; 1991). Licenciada en Lengua y Literatura Hispanoamericanas por Universidad Autónoma de Chiapas. Estudiante de maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México. Algunos de sus artículos literarios han sido publicados en suplementos culturales y revistas, entre los que destacan: El Laberinto, suplemento cultural del periódico Milenio y Revista Ágora, del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México. Su poesía parece en antologías, como: Los hijos de la lágrima (Cohuiná Cartonera, Chiapas, México), Antología Tratado Mesoamericano de Libre Poética (Honduras-México), Nueva Poesía y Narrativa Hispanoamericana del Siglo XXI (Lord Byron, Madrid, España) y Universo poético de Chiapas (CONECULTA, Chiapas, México).

 

Petardo de luciérnagas

A Olga, mi abuela

Si estuvieras aquí

viviríamos a solas junto a la lluvia

te diría que una tormenta es un lirio que cae desde tu boca

vives entre la comisura de mis dedos mientras escribo

comienza a llover

invoco tu nombre

un árbol expande sus raíces en mi lengua

aquél que crece de noche con tus silencios

el mismo que responde con un nido de palabras

como llovizna de tu cuerpo en fragmentos

pero por alguna razón que no entiendo

alguien elevó las anclas

y te dejó fluir hacia otra muerte

esa que no recuerdo si algún día conocí

 

Abuela

tu partida dejó pájaros lluviosos sobre mis hombros

un canto nostálgico circula por mil venas

cada vez que duermo

no cesan los silbidos de tus aves bajo mi almohada

¿En dónde estás, abuela?

Fui a buscarte a las fotografías del ropero

y encontré tu mirada como un petardo de luciérnagas

que iluminan la otra orilla del mundo

¿En qué puerto me esperas?

Cuéntame de qué color son los océanos

que caben en la profundidad de tus manos

tu carne apenas convertida en polvo

quizás resurja en otra primavera

por eso dejo esta nota al pie de tu cama

por si alguna vez nos visitas

y ya no pudiera decirte

que tu casa te extraña

y yo también

Estado de sitio

Encontré mi estado de sitio

en la rajadura de una taza de café

que no pudo contener su propia forma

Traigo aquí dentro una huelga indefinida

que busca ser irremplazable en la sangre

Estoy a una coma de crear una ciudad

en la que puedan convivir tus apariciones con las mías

No importa si eres de todas partes

o si provienes de no sé qué norte

pero estoy aquí tendida

sobre la insignificancia del polvo

para que acampes en mi vientre

lleno de raíz y te quedes a fecundar

el país que siempre quisimos

bajo las faldas ondulates de la muerte

Ver también

Los Viejos

Carlos Hurtado,  Escritor y fotógrafo   “La vida es una comedia para aquellos que piensan …