web analytics

PAISAJE

Hilda Henrìquez

Desesperadas las champas se abrazan

Contra la gris barranca.

¡Cómo se quiebra dentro de mi el paisaje

Del río y su miseria hecha cascada!

¡Como se quiebra dentro de mi la vida

Del hermano que vive a ras del río!

La eterna lluvia filtrando los tejados

Los huesos ahogándose de frío.

Bajo el frágil alero

Las pieles resecan sus jazmines.

El cansancio de días sin aurora

Opaca los ojos del alma

No hay oro ni horizonte.

La esperanza es un pájaro herido

que amanece extinguiéndose en las manos.

Ver también

La tarde de un escritor, de Peter Handk

Javier José  Rodríguez Vallejo, historiador  “El destino lleva / bajo el brazo libros raros”.  Miguel …