web analytics

Nublado

NUBLADO

Evenor Saavedra.

El rumor ausente de la lluvia te mece en la hamaca del tiempo.

Ahí está la noche, negra de polillas perdidas.

La brisa fría te recuerda la triste silueta

que se alejó entre el asfalto y un cielo nublado.

Caídas las horas, acompañan al grávido espíritu;

impotentes las hojas, sufren cada gota calcinante

que, con tortuosa paciencia, borra el argentado paso del caracol.

Cuadros, cuadros…

Cuadros y más cuadros a tu paso,

la acera no te lleva a donde se fue ella.

Colgado en la negrura, espera el amo del suspenso,

mientras un coche perdido, con un pitido en el delirio,

abruma de soledad a los borrachos de lágrimas,

los bolos llorosos de siempre.

Aquí en este mundo de calles,

aquí en este mundo de noches,

la lluvia no te borra, pero no deja de caer,

la lluvia no te borra, pero no deja de doler.

Aquí, mientras haya vida se camina,

aunque se te escurra el destino

gota a gota del bolsillo.

ESPIRAL.

Pequeño rincón de invierno tropical,

reposo de las miradas extenuadas,

el misterio de tu secreto

se me escapa

como la brisa

se escapa

acaricia

y

se marcha.

Hundirse en tu invierno

hundirse hasta los huesos,

es principio del cicloAmor

la tierra

desplegando su sueño

el cielo

esperando lo eterno.

 

Ver también

Una casa y una ilusión

UNA CASA Y UNA ILUSIÓN Por Mauricio Vallejo Márquez Escritor y editor Suplemento Tres Mil …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.