web analytics
Página de inicio » Editorial » Ni a ARENA ni a la derecha empresarial le interesan los jóvenes

Ni a ARENA ni a la derecha empresarial le interesan los jóvenes

El gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén se ha propuesto crear, en lo que resta de su quinquenio, cien mil empleos para los jóvenes. Una de las preocupaciones y mayores demandas en el país es precisamente el tema del empleo, y donde más sentido tiene este problema es precisamente en el sector juventud.

De ahí que la oposición e irracionales críticas de ARENA, responsabilizado por la juventud de dicho instituto político, a través de un comunicado, así como de personeros de la derecha empresarial, no solo debe ser repudiado por la juventud salvadoreña, en general, sino condenarla y combatirla.

Recientemente, el Presidente Sánchez Cerén inauguró una serie de iniciativas y programas, en el marco de la preveción de la política de seguridad y ejecución del Plan El Salvador Seguro, como el retiro de grafitis de los grupos delectivos en los 81 sectores intervenidos por la autoridad y el Estado, en los 10 municipios priorizados por el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (CNSCV).

Concretamente, a través del INJUVE, se favorecerá a los y las jóvenes, con una especie de VIÁTICOS, para que puedan pagar sus pasajes, y si es posible algún tiempo de alimentación, para que puedan asistir a los centros de estudio. Muchos jóvenes han desertado de las instituciones educativas, bien por el acecho de la delincuencia o porque sencillamente no tienen como transportarse al centro de estudio. Oponerse y combatir esta iniciativa, además de inconcebible, es condenable y repudiable.

ARENA, en general, y la juventud arenera, en particular, deberían hacer a un lado su mezquindad, y aplaudir que los y las jóvenes que no puedan estudiar por falta de un pequeño o mínimo incentivo, lo tengan, gracias a una oportuna y decidida acción del Gobierno, respaldado por un amplio espectro social.

ARENA y la juventud tricolor no se deberían oponer a que los jóvenes sin trabajo puedan acceder a programas de asistencia y emprendedurismo para que puedan crear sus propias unidades productivas o empresariales, y dejar con ello el ocio improductivo.

La derecha política debería tener claro que en la medida en que haya menos jóvenes fuera de la escuela, o fuera de una fuente de trabajo, los grupos delincuenciales como las pandillas o el narcotráfico tendrán menos posibilidades de reclutamiento.

Por tanto, la sociedad en general debe salir a respaldar a la juventud y al Gobierno para que se concreten a la brevedad posible esos programas urgentes de atención a la juventud salvadoreña.

Ver también

Caso Manuela, una buena noticia para las mujeres en El Salvador

La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a El Salvador por la responsabilidad en la …