web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Nacionales » “El miedo existe en todo momento, lo que no es válido es no saberlo controlar”: Sargento Flores
“El miedo existe en todo momento, lo que no es válido es no saberlo controlar”: Sargento Flores
El teniente coronel piloto aviador diplomado del Estado Mayor Héctor Marroquín y el sargento primero técnico en aviación Saúl Flores en la aeronave Bell 412 que rescató a las personas atrapadas en el incendio del Ministerio de Hacienda el pasado viernes. El teniente coronel piloto aviador diplomado del Estado Mayor Sidney Marenco quien también tripulaba el helicóptero se encontraba en misión. Foto Diario Co Latino/Guillermo Martínez.

“El miedo existe en todo momento, lo que no es válido es no saberlo controlar”: Sargento Flores

@JoakinSalazar

El Filósofo griego Platón dijo: “No hay ser humano, por cobarde que sea, que no pueda convertirse en héroe por amor”, este amor por su trabajo y por su patria es el reflejo que dejaron tres hombres a bordo de un helicóptero, que en medio de un siniestro, poniendo en riesgo hasta sus propias vidas y la de los demás rescataron a dos hombres atrapados en el techo de una de las tres torres donde se ubica el Ministerio de Hacienda.

La tarde del viernes siete de julio, quedará para la historia, como la primera vez que la Fuerza Aérea de El Salvador realiza un rescate de personas que se encontraban atrapadas en un edificio, luego del incendio que consumió el cuarto nivel de la Torre Tres del Ministerio de Hacienda.

El Teniente Coronel Piloto Aviador, diplomado del Estado Mayor, Héctor Rafael Marroquín Chacón, con el apoyo del Teniente Coronel Piloto Aviador, diplomado del Estado Mayor, Sídney Ernesto Marenco Ardón y el Sargento Primero Técnico en Aviación, Saúl Moisés Flores Cruz, encargado de operar el penetrador de jungla, fueron los héroes que rescataron a dos hombres que hoy agradecen el acto heroico.

Ante la mirada de centenares de espectadores, y decenas de cámaras que grababan el momento del siniestro, ocurrió el rescate de las personas que quedaron atrapadas en el techo. Una escena de película, como algunos lo catalogaron, pero que gracias a la preparación técnica y práctica de los tres miembros de la Fuerza Aérea fue posible contar la historia, que quedará marcada en la historia salvadoreña.

Fueron cuatro minutos, en que el Helicóptero Bell Modelo 12 permaneció sobre el edificio afectado por el siniestro que aún no había sido controlado. El humo no fue impedimento para que estos tres hombres aviadores militares, con más de 17 años de carrera, fueran partícipes a través de un acto heroico que quedó a la vista de miles de personas.

Desde el anuncio de la emergencia, 20 minutos fueron necesarios para que el Helicóptero estuviera en el aire, otros cinco más para llegar al lugar, “vimos el edificio con el humo, ver un edificio con humo que puede ser tóxico, uno empieza a valorar para ver cómo se puede rescatar a las personas. El edificio no tiene ningún plafón, es duralita, poco apoco la dificultad se estaba engrandeciendo, también evaluamos unas antenas, teníamos que ver la dirección del viento para poder entrar y no vaya a ver ninguna situación”, recuerda el Teniente Coronel Marroquín, haber evaluado, en tanto que era el Piloto principal y por ende, de la operación del rescate.

El teniente coronel recuerda haber recibido la orden pasadas las tres de la tarde. No tenía conocimiento como sucedían las cosas, solo cumplieron con una orden, encomendada por las autoridades, bajo la perspectiva de cumplir con la misión de paz y atender cualquier emergencia en el país.

“Hicimos un reconocimiento como procedimiento que tenemos, cuando identificamos que no eran 30 personas, (como nos habían informado), sino que eran dos, procedimos a hacer la maniobra a quien manejó el penetrador de jungla, dos personas estaban en la azotea y fue rescatada una por una, vimos que no era mucho el factor de riesgo, el humo nunca nos llegó a afectar, una vez teniendo las dos personas nos fuimos a dejarlas a un lugar seguro”, agregó el Teniente Coronel.

El Sargento Primero Técnico en Aviación, Saúl Moisés Flores Cruz, encargado del Penetrador de Jungla, un dispositivo tipo grúa, instalado en el Helicóptero, aseguró, que pese a que es la primera vez que se realizó un rescate como este, fue todo un éxito, pese a la complejidad que significó.

“Como todo militar estamos preparados para toda esta situación. Quizás uno no se imagina que le va a tocar este tipo de hechos, gracias a Dios todo salió bien pudimos salir exitosos con la emergencia, lo normal solamente se da en simulacros, situaciones en ese tipo de ejercicios”, aseguró Flores Cruz.

Ahora con un rostro que refleja calma, asegura que en el momento que se desarrolló el rescate pudieron llevar a una situación crítica como que el penetrador de jungla se sujetara del edificio o hiciera efecto de péndulo.

El penetrador de jungla está capacitado para tres personas (700 libras), por lo cual en caso de pánico o que las dos personas hubieran subido a la vez no hubiese sido un problema, fácilmente hubiera sido extraído las dos personas.

“El miedo existe en todo momento, lo que no es válido es no saberlo controlar. Es de saber controlar las emociones, en ese momento la adrenalina sube y lo malo es no saber controlar esa adrenalina. Para eso estamos entrenados, estamos practicando en situaciones reales para que esto parezca fácil”, recalcó.

Una hora con 20 minutos fue el tiempo de duración de un operativo que salvó dos vidas, de las muchas que se encontraban en la torre tres, y que solo requería del valor y la convición de cumplir con una misión exitosa, y de los 140 galones de gasolina que requería el aparato.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: