web analytics
domingo , 24 junio 2018
Inicio » Nacionales » Masculinidades: hombres en busca de igualdad y equidad para las mujeres
Masculinidades: hombres en busca  de igualdad y equidad para las mujeres
Larry Madrigal, coordinador de CBC, organización social del Programa Centroamérica, de la Federación Luterana Mundial/Servicio Mundial. Foto Diario Co Latino.

Masculinidades: hombres en busca de igualdad y equidad para las mujeres

Diario Co Latino

El programa de Masculinidades que impulsa en la región la Federación Luterana Mundial, Servicio Mundial, Programa Centroamérica (FLM/SM CA), junto al Centro Bartolomé de las Casas (CBC), ha abierto brechas por cuanto la inclusión de los hombres en la temática de género rompe esquemas.

Esta iniciativa se trabaja en Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, bajo la estrategia denominada “Vida, Dignidad y Justicia para los pueblos de Centroamérica”. Este esfuerzo tiene que ver con los enfoques con los que trabaja la FLM, junto a las organizaciones socias: el enfoque Basado en Derechos, mediante el que se promueven acciones para que los estándares de derechos humanos codificados en instrumentos internacionales se conozcan y se apliquen como orientación básica de políticas y normativas.

Es así que los individuos dejan de ser “beneficiarios” para convertirse en ciudadanos que gozan de todos sus derechos. El otro enfoque es de Acción sin Daño opta por una ética que promueve el análisis previo de las acciones a la luz del marco político y ético que las motiva, así como el análisis durante y posterior a la intervención a partir del cruce con el análisis sociocultural y de conflicto.

El tercero es el enfoque de Género, puesto que la FLM, que se ha comprometido a adoptar medidas para poner fin a la discriminación contra la mujer en todas sus formas, de acuerdo a su Política de Género.

Este es un eje transversal en todo el trabajo que se realiza; tanto así, que se promueve la equidad en los roles de género, a través de la participación de las mujeres en la esfera pública, en cargos de toma de decisiones y de una nueva racionalidad en las relaciones de género; con ello se busca lograr la desconstrucción de estereotipos sobre los roles de hombres y mujeres en la sociedad.

Sobre esta labor, este periódico entrevistó a Larry Madrigal, director del CBC, quien participa en representación de la FLM en el sexagésimo segundo período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, programado del 12 al 23 de marzo del año en curso en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, donde presentará el aporte del proyecto que se enmarca en la plataforma Generacción.

– ¿Cuál es su experiencia en el tema de género y masculinidades?

Mi experiencia tiene que ver con la formación de hombres jóvenes y adultos en la región centroamericana en los temas de género y masculinidades, con un énfasis muy grande en las cuestiones de promover la equidad y la igualdad de género, la justicia de género, el autocuidado de los hombres que tiene implicaciones en la economía de los cuidados y finalmente, en la prevención de la violencia de género, específicamente en esos temas.

– ¿Por qué en el tema de género son importantes las masculinidades? ¿Qué diferencia hay entre una cosa y otra o es que no hay diferencia?

Hay muchas diferencias en el sentido de que tradicionalmente las políticas públicas, los estudios y hasta el activismo, muchas veces han considerado que las cuestiones de género son solamente para mujeres, por razones históricas evidentemente, pero las masculinidades son absolutamente importantes porque estamos hablando del grupo de población que es el que mantiene las inequidades y las injusticias de género hacia muchas mujeres, es decir, los hombres son parte del problema y pueden ser parte de la solución porque son los responsables de muchísimas de las cosas que están viviéndose.

– ¿Es decir que cuando hablamos de género también hablamos de hombres?

Absolutamente, género es una categoría de relaciones de poder instituida entre los hombres y las mujeres, entre las mismas mujeres y entre los mismos hombres, así que absolutamente, masculinidades es parte del análisis de género.

– ¿Cuál es el trabajo que hace el Programa Centroamérica, de la Federación Luterana Mundial/Servicio Mundial, con el CBC y en qué radica su importancia para nuestra región?

Bueno, la FLM hace trabajo con el CBC aportando una mirada regional a la situación de las mujeres en Centroamérica y a la situación que permite que haya cambios en los que los hombres se puedan anotar, apuntar, de manera tal que se puedan generar impactos. Segundo, la Federación está apoyando un énfasis a nivel rural, a nivel intercultural ya que se trabaja con poblaciones muy significativas que dentro de la plataforma Generacción con la que estamos con la FLM se ven llamadas a articularse, a interactuar, a posicionarse de manera común en la región centroamericana desde el punto de vista rural.

– ¿Desde hace cuánto que se implementa el proyecto?

Va por su segundo año de ejecución después de dos años de prueba, y se trabaja en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

– Si tuviera que destacar algún aspecto en el que contribuye el proyecto con la sociedad, ¿cuál sería?

Yo destacaría dos, uno que este proyecto hace posible que muchísimos hombres se sientan aliados de las cuestiones de género, de los derechos de las mujeres, no solamente como beneficiarios, sino como parte. La segunda, yo creo que este proyecto está ayudando de manera muy visible a que mujeres con grandes capacidades y potencialidades puedan acceder a puestos de dirección, de decisión, de relevancia, no solamente por sus propias capacidades, sino con el apoyo y el convencimiento de mujeres y hombres de sus propios contextos, que el proyecto está generando.

– Si pudiéramos citar el proyecto entre un antes y un después, ¿hay algún cambio?

Sí, fíjate lo estamos viendo en muchos de los hombres con los que trabajamos. El antes sería que estos hombres no veían que género tuviera nada que ver, ni con sus vidas, ni con las de las mujeres que están cerca de ellos; y el después sería que ahora muchos de estos hombres no solamente se ven parte de las cuestiones de género, sino que apoyan decidida y convencidamente a las mujeres de su entorno para que asuman posiciones de liderazgo, de posiciones de igualdad en justicia de género.

– ¿Qué faltará todavía por realizar?

Falta mucho, extender este programa, necesitamos llegar a más poblaciones significativas, a más actores, y finalmente, necesitamos mejorar nuestras metodologías para llegar específicamente hasta las realidades donde las grandes políticas, los manuales establecidos, los conocimientos que ya tenemos todavía no están llegando de una manera contextual.

A %d blogueros les gusta esto: