web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » LETANIA EN JUNIO
LETANIA  EN JUNIO

LETANIA EN JUNIO

 

(A: Raquel. E.)
De: Manuel Luna

Serás TÚ
Mi ensayo poético
Para no descalabrarme
Inventaré el susurro de tu voz
Inventaré tus manos
Y un escote negro y amplio, ajustado a tu piel
Serás verso y reverso
De mis fraseS
Para no obligar al poema nacer en el vacio
Serás mi retórica que estaba ausente
Apareciste: Por qué, a mí.
Hare el poema con tus mismas palabras:
Para librarme, Para no buscarte
Para que no vivan mis anhelos en tu abrazo
Cuando te necesite, Cuando te piense
Cuando vaya en caída y tropiezo
Porque estas en otra ciudad
Lo repetiré siempre, eres
Lejana como esa ciudad que habitas
Lejanía, y no presenciar tu partida, tu adiós
Piso: Tierra falsa, de frontera falsa
Para no decir no llegaste aquí
Es que no vi, llegabas
Llegaste, estabas
Dijiste y lo repito:
«Tú vas por allá y yo por aquí»
Y te fuiste, Y quien reclame
Y si reclamo, me gano el derecho
A ser mentado, (no tienes jaulas)
Detente dijiste, dije y dijimos Y nadie se detuvo
Las palabras se escaparon de nosotros
Se vertían como manantiales
Eran: Fraseos, sentimientos, anhelos
Eran: Augurios y Misterios.
¡Cómo qué, cómo cuándo, cómo porque!
Nunca hubo una primera, nacieron juntas.
Ves, porque no hay
Momentos repetidos
No hay encuentros iguales
Haré este poema de tus mismas palabras
Para no descalabrarme:
Y que todo quede en remanso
Y sea este, tu poema, tú lo pensaste:
«El saber, K me piensas como yo te pienso.
Me gusta tu estilo despistado …
Empiezo a rendirme y caer en tus brazos … Literal
Aún no me lo creo…
Y así quede tu poema y lo corto aquí, para no creerme más.
No hables así. No hables de amor que me confundo.
Eres mi ejercicio poético
Mi retórica, para no descalabrarme.
Todo es pronto y ya se presiente,
Estas en una ciudad lejana y lejanía eres, y yo
Al otro lado del océano, en esta isla de mis cuatro paredes
Y balbuceo como ese grito del niño, que ha entrado desde la calle
Niño náufrago callejeando, no era así, hasta que apareciste
Y dejaste este remolino, lo revolviste
Y como tú lo dijiste y yo lo repito -no me la creo-.

Tijuana, BC en Junio.

 

A %d blogueros les gusta esto: