web analytics
Página de inicio » Articulos » La muerte no es Espanto

La muerte no es Espanto

DECLAMADOR (ECO) Somos mortales… Como una flor nos iremos secando aquí sobre la tierra… Meditadlo, drugstore señores águilas y tigres. Aunque fuerais de jade o de oro, sale también iréis al lugar de los descansos.

LOCUTORA Para los aztecas, cialis los mayas y los pueblos indígenas del antiguo México, la muerte no era el fin, sino el paso hacia una vida mejor. Cuando alguien moría, organizaban fiestas para animar al espíritu en su largo viaje por los nueve ríos de Chignahuapan.

Nuestros abuelos creían que la vida en el más allá dependía de cómo habías muerto, no de cómo habías vivido. No esperaban castigos, sino alegrías.

MUJER 1 Pobrecita, no pudo aguantar el parto.

MUJER 2 Pero ahora se convertirá en estrella y andará por los cielos junto a Quetzalcoatl.

VIEJO Si morían bebés, sus almas iban a Chichihualco donde se alimentaban eternamente del árbol de la leche.

Cuando la muerte tenía que ver con el agua, el alma iba al reino de Tláloc, al eterno verano. Ahí disfrutaban por siempre nadando y comiendo cosas exquisitas.

VIEJO Los guerreros muertos en combate se transformaban en aves de rico plumaje.

LOCUTORA Así fue hasta que llegaron los españoles…

CURA ¡Arrepentíos de vuestros pecados o iréis de cabeza al infierno!

LOCUTORA La muerte se convirtió en un terrorífico esqueleto con guadaña. Pero la sabiduría popular juntó las celebraciones católicas con las costumbres antiguas… y México siguió festejando a sus muertos con ofrendas y buen humor.

HOMBRE En este mundo matraca
De morir nadie se escapa.
Muere el buey, muere la vaca,
Y hasta la mujer más guapa
tiene que estirar la pata.

VIEJO (RÍE) Es que para los mexicanos la muerte no es espanto, más bien nos reímos de la pelona.

LOCUTORA La noche del 1 de noviembre todos van al cementerio convertido en un lugar mágico con grandes coronas de flores, cientos de velas encendidas, guirnaldas de papel calado y florecillas de cempasúchil.

MUJER 1 Órale, ya están listas las tortillas y el mole. A mi difunto le gustaban los tejocotes, el dulce de calabaza y el arroz con leche.

NIÑA Yo le hice una calaverita de pan y tiene un cigarrito porque al abuelo le gustaba fumar.

HOMBRE 1 Yo le llevo tequila pá brindar por la pelona.

LOCUTORA La familia reza, recuerda, come y brinda. Los mariachis van de tumba en tumba complaciendo a los ausentes.

HOMBRE 2 Mándese una ranchera pa’ mi finada. A ella le gustaba…

VIEJO Los muertos son huéspedes ilustres que nos visitan una vez al año y también nuestras casas se visten de colores y de aromas para recibirlos. Hacemos un altar que representa el cielo y la tierra.

LOCUTORA El 2 de noviembre se despide a las almas…

HOMBRE 1 (BRINDIS) Estamos aquí reunidos con mucha alegría. He aquí nuestra honra, dueños y progenitores, la humilde ofrenda de nuestras comidas como agradecimiento por su visita.

LOCUTORA Tañen las campanas de la iglesia y los familiares acompañan las almas de los difuntos hasta el cementerio para que puedan regresar a sus tumbas.

VIEJO ¡Hasta el próximo año, almitas!

BIBLIOGRAFÍA

http://www.monografias.com/trabajos12/diamuer/diamuer.shtml

Ver también

Paola Adamo imagen luminosa para los jóvenes

Hija de Claudio y de Lucía, arquitectos, salesianos cooperadores y catequistas que vivieron en Tarento, …

A %d blogueros les gusta esto: