web analytics
Página de inicio » Editorial » La derecha perversa salvadoreña

La derecha perversa salvadoreña

Es difícil mantener la cordura verbal o escrita, pills cuando de responder a la derecha se trata, and pues, recipe sus intenciones y argumentos son tan burdos, que no se puede obviar un lenguaje claro y contundente contra ellos.

Eso nos ocurre cuando de responder a la derecha política, empresarial y mediática en temas tan delicados como la credibilidad no solo de un ente colegiado, sino, de un proceso democrático como las elecciones.

Y es que, cuando se escuchan esas voces, no se puede más que calificarlas de perversas y cínicas, tanto que se quisieran tratar de una forma diferente.

La ANEP, por ejemplo, es el bloque empresarial más perverso y cínico que suena muy fuerte en esta coyuntura electoral, tras haber abanderado la idea de que el proceso electoral recién concluido es “ilegítimo”.

La ANEP, no solo ha descalificado al Tribunal Supremo Electoral (TSE), principalmente a su presidente, el doctor Julio Olivo, sino que hoy, está sembrando la idea de que el resultado electoral es ilegítimo.

Cómo puede la ANEP, en primer lugar, responsabilizar solo al Presidente del TSE, Julio Olivo, por las fallas en la difusión de los resultados preliminares de las elecciones, cuando se trata de un ente colegiado. En primer lugar, porque son cinco los magistrados propietarios, e igual número de suplentes. Y, en segundo, debajo de ellos hay una grupo de mandos intermedios, la mayoría colocados por ARENA, que también participan de los procesos.

Luego, es sospechoso que los de la ANEP, en ningún momento citan a los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional, responsable del desmadre del retraso del conteo electoral, tanto en las preliminares como el escrutinio final, al cambiar el sistema electoral a última hora, cuando impusieron el voto cruzado.

La misma Misión de Observadores de la OEA ha hecho ver en su informe preliminar la responsabilidad de la Sala en los graves inconvenientes que han afectado al actual proceso electoral.

Entonces, uno se pregunta ¿cómo un organismo observador internacional puede ver ese grave problema y no los de la ANEP? Respuesta sencilla. Las valoraciones de la ANEP son sesgadas y maliciosas.

Pero lo más reprochable es que, además de desconocer la responsabilidad de la Sala, hoy, debido al retraso y otros problemas en el escrutinio, quieren deslegitimar los resultados electorales.

Esto si es grave, pues, por un lado, deja abierta la posibilidad para que se hagan llamados como lo hizo ARENA el año pasado, de desconocer a las autoridades electas por el voto popular, y de paso, llamar a un golpe de estado como lo hizo Norman Quijano y toda la cúpula de ARENA. Es un llamado a la oscura Pro Paz y Trabajo para que hagan quien sabe que cosas en el país.

Pero que bueno que, mientras la derecha empresarial, política y mediática siguen un guión perverso y oscuro, el pueblo, el soberano, se mantiene tranquilo y confiado, en espera de los resultados oficiales. Y si el pueblo sigue así, le dará una gran lección a esos representantes de la oligarquía perversos y cínicos.

Ver también

“Sin ideologías”: la ideología del neoliberalismo

Desde los años 90s del siglo pasado, los intelectuales de la derecha y todo su …