web analytics
Página de inicio » Editorial » La COVID-19 no detuvo a los votantes

La COVID-19 no detuvo a los votantes

Las largas colas en los diferentes centros de votación y en diferentes puntos del país fueron la muestra de que la pandemia por la COVID-19 no detuvo a los salvadoreños, para asistir este 28 de febrero a elegir a sus jefes edilicios y diputados a la Asamblea Legislativa y al Parlamento Centroamericano. Los que están acostumbrados a “madrugar”, para ejercer el voto enfrentaron los problemas que se generan al inicio de todo proceso electoral: “la tardanza en el acceso a las instalaciones”, bien porque los encargados de las mesas receptoras no habían llegado a la hora que se les había encomendado, bien porque no se ponían de acuerdo los vigilantes, o porque los que cuentan las papeletas lo hacían con mucha lentitud”. Es decir, razones para la tardanza hubo de todo tipo, sin embargo, el voto fue ejercido.

Las largas colas en los centros de votación no se aminoraron, a pesar de los pequeños inconvenientes, lo que demuestra el interés de la ciudadanía en ejercer el sufragio y elegir a sus representantes. Desde el Gobierno denunciaron varias anomalías, más en el marco de su campaña electoral, que problemas cruciales para el desarrollo del proceso electoral. El presidente de la República, Nayib Bukele -en horas de la madrugada- denunció que el “Tribunal Supremo Electoral no había entregado tres mil credenciales a los vigilantes de Nuevas Ideas”.

Las Fiscalía General de la República dijo que hubo problemas de falta de credenciales en 379 juntas receptoras de voto de un total de 8,451 JRV.

Lo que no puede decirse es que esto era una estrategia general para afectar al partido presidencial, pero lo más importante es que tanto el TSE como la Fiscalía ordenaron que se abrieran los centros de votación.

En algunas Juntas Receptoras de Voto, en la capital, lo que sucedió con las credenciales es que la coalición NI-GANA querían credenciales vigilantes independientes cada partido, cuando solo le correspondía el representante como coalición.

Muchas de esas anomalías provocadas por los representantes de Nuevas Ideas, probablemente en la lógica de darle cuerpo al discurso del presidente Bukele que desde el TSE se prepara un fraude para afectar a Nuevas Ideas. Es decir, parte de un plan para atacar a los otros y responsabilizarlos de los resultados si estos no son los esperados por el Gobierno. Se comprobó, por ejemplo, que algunos vigilantes no llevaban toda la documentación requerida.

El presidente Bukele inició este 28 de febrero haciendo propaganda a favor de Nuevas Ideas, lo cual ya no es de extrañar en el mandatario, porque desde el primer día que asumió la Presidencia ha estado haciendo campaña a favor de su partido, y aunque la ley lo prohíbe, en el caso del presidente no aplique, porque no hay quien le aplique la ley.

En horas de la mañana del domingo, los incidentes ocurridos en los centros de votación no habían sido de gravedad, a tal grado que ni la Policía, ni la Fiscalía habían intervenido. En la mayoría de los centros de votación, la Policía no reportó mayores incidentes, más que el descontento de la gente por el retraso en iniciar las votaciones.

Más allá de los resultados, lo importante será el número de votantes que hayan acudido, bien por el llamado que hasta el último momento hizo Bukele para asistir de forma masiva por el supuesto fraude que el TSE le estaba fraguando para favorecer al FMLN y ARENA, o que el voto que se abstuvo en la última elección hay acudido a votar por el peligro que representa que el presidente Bukele se hiciera del control total de la Asamblea Legislativa, con lo que automáticamente controlaría los tres órganos del Estado y otras instituciones de vital importancia, para la institucionalidad democrática del país.

Ver también

Lo que Bukele no podrá entender nunca

Recientemente se conoció que Estados Unidos supo del asesinato de cuatro presos políticos salvadoreños a …