web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » LA ALQUIMIA DEL MATRIMONIO

LA ALQUIMIA DEL MATRIMONIO

Dr. H. Spencer Lewis  (No. 3)

Interpretando adecuadamente las emociones

Con lo expuesto en la última parte de la publicación anterior queremos decir que el hombre ha desarrollado en su mente la idea de que es capaz de interpretar las diversas emociones de su ser y decidir cuál de ellas es una pura y verdadera atracción alquímica natural hacia y para el complemento del hombre, y cuál es sólo una atracción pasajera, o atracción química de los elementos de su ser físico, tales como las relaciones entre los elementos de las otras expresiones físicas a su alrededor o cerca de él. Él se compromete interpretando las ilusiones, impresiones y emociones transitorias de su mente, como  la permanente, adecuada y el grito Cósmico de un separado ser como su compañero. Los  químicos son muy conscientes de que los elementos de la Naturaleza que no se han unido con sus partes complementarias, no pueden ser forados a una combinación antinatural o antipática o inarmónica con otros elementos, y el biólogo es consciente del hecho de que la unificación artificial de dos elementos antipáticos o desacordes, producirá un producto inarmónico, debajo de lo normal o anormal, lejos de la perfecta creación que está representada por el tercer punto  del triángulo, pero este gran hecho, conocido al químico y al biólogo, y así definitivamente entendido por el místico y especialmente por el Rosacruz, no es apreciado o examinado por el hombre y la mujer promedio de hoy. Buscamos en vano en las doctrinas y principios de las diversas religiones sobre la promulgación de esta correcta idea con respecto al matrimonio.

Matrimonios hechos por el Cielo 

Muy a la ligera se dice que los matrimonios son hechos por el Cielo, y desde ese punto de vista alquímico esto es perfectamente cierto. Desde la perspectiva del biólogo y del químico, esto suena tanto como un hecho, pero no se aplica en el caso de esos matrimonios o en el caso de esas combinaciones de individuos reunidos por decisión arbitraria del hombre y su voluntarioso e ignorante mal uso de las leyes naturales.

Los místicos siempre han afirmado y demostrado a lo largo de muchos años de dirección organizada de los asuntos de sus miembros y asociados, que el verdadero matrimonio de dos seres humanos puede resultar de un cuidadoso estudio de las características y elementos naturales de las dos personas implicadas, y que un matrimonio puede ser realmente un matrimonio alquímico y, por lo tanto, uno Cósmico y Celestial. Para ellos, el alma del hombre y de la mujer, o, en otras palabras, la verdadera naturaleza química de la esencia divina en cada uno de ellos deben estar unidos por la atracción natural antes de que los cuerpos físicos puedan ser adecuadamente unidos.

En todas las antiguas ceremonias realizadas por los Rosacruces, y algunas de las antiguas escuelas, el matrimonio físico nunca se llevó a cabo hasta después del matrimonio del alma, en el que los dos seres internos, los dos seres naturales. Encontraban la unión perfecta, la sublime sintonía y la unidad natural. En estos casos, el matrimonio físico se realizó sólo para cumplir con las costumbres éticas, jurídicas o religiosas de la Tierra y la ceremonia de matrimonio, por lo tanto, para realizar la unión física, era considerada como una fórmula inventada y diseñada por el hombre como un intento de interpretar y llevar a cargo la ceremonia natural de la que había una idea muy vaga y sobre la cual no tenía ningún control.

Ver también

Control del pensamiento por medio de las ondas Alfa

Por Ralph M. Lewis, F.R.C. (Pasado Imperator de la Antigua y Mística Orden Rosacruz AMORC, …