web analytics
Página de inicio » Opiniones » Interacción y vínculos estrechos entre familia y sociedad

Interacción y vínculos estrechos entre familia y sociedad

Blanca Flor Bonilla
Luchadora social por los Derechos Humanos.

Las familias son la unidad base de todas las sociedades, su núcleo más pequeño que refleja las características de la sociedad en conjunto, incluyendo aspectos económicos y demográficos, pero también sociales que afectan su desarrollo y evolución. El concepto de familia se ha transformado en las últimas décadas, de acuerdo con tendencias mundiales y los cambios demográficos.

Si una sociedad acepta, tolera y naturaliza antivalores, estos son reproducidos por medio de las diferentes formas de comunicación hacia las familias. Si los liderazgos en las diferentes áreas de una sociedad legitiman y practican antivalores, siguiendo su ejemplo, las familias se deterioran en su estructura y en sus relaciones sociales. En este sentido, las familias son la primer y natural escuela para la reproducción de antivalores, como el irrespeto a la persona humana desde niñas o niños, la negación de la diversidad, la supremacía de una persona sobre otra con base al poder económico, social o político, que se expresa en relaciones de violencia de género, hacia la niñez y a personas adultas mayores.

Para que en las familias no se asuman antivalores que la sociedad ha naturalizado, se requiere la construcción de ciudadanía en el seno de las familias mediante el proceso de socialización, donde las personas mayores sepan seleccionar la información que las niñas y niños reciben, generar comunicación constructiva, escucharles e incidir en ellas y ellos para que reconozcan los daños que los antivalores producen en las personas, familias y sociedad y todos los beneficios del respeto y valoración a las personas, sin importar la edad, sexo, etnia y pensamiento político. Este proceso se llama ciudadanía social. De esta manera cuando la niñez alcanza la edad que le da la calidad legal de ciudadana o ciudadano, puede ejercer plenamente sus derechos y asume sus obligaciones y responsabilidades.

La ciudadanía social va formando la personalidad individual y social con base a los valores que la comunidad integra, es valiosa y positiva para que una sociedad democrática se desarrolle en orden, en paz y en miras al progreso ético, material, tecnológico y científico. Las familias y la escuela son los responsables más cercanos, dentro del Estado, de ir conformando en las niñas, los niños, adolescentes y jóvenes una conciencia solidaria, reflexiva y crítica, para formar seres libres, autónomos y responsables.

En El Salvador un estudio informa que en los últimos 20 años se ha dado un aumento en la participación de las mujeres jefas de hogar en el mercado laboral, sin embargo, se insertan con menos años de escolaridad respecto de los hombres, lo que cobra especial relevancia en las familias monoparentales, donde más del 85 % declara tener jefatura femenina y donde viven alrededor del 21 % de los niños y niñas entre 0 y 5 años. Se corrobora que la presencia de familiares que viven en el exterior se concentra en familias con jefatura femenina y, cada vez más, en aquellas que residen en las áreas rurales1.

Las familias sin padre, sin madre o sin ambos, por irresponsabilidad o por la emigración, tienen impacto en la vida de las niñas, niños y adolescentes, en las personas que quedan a su cuidado, que generalmente son abuelas o cualquier otro pariente. La jefa o el jefe del hogar suele continuar con su rol de jefatura, desde el exterior.

En estas condiciones de vida familiar, las tecnologías cobran una importancia primordial, para mantener la comunicación de parte de la familia que ha emigrado con parte de la familia quedadas en el país. La pandemia por COVID-19, aceleró cambios tecnológicos que ya estaban en marcha, en el campo laboral, la educación y la comunicación en general.

El Día Internacional de las Familias se celebra el 15 de mayo de cada año para crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de hijas e hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para la niñez, adolescentes jóvenes.

Se necesitan políticas sociales nacionales y locales tomando en cuenta la diversidad por el tipo de familia, la incidencia de pobreza monetaria en jefaturas femeninas y la precariedad de la inserción laboral.

Es de suma importancia para las sociedades fomentar y favorecer mejoras de la unidad familiar2. Algunas ideas que pueden ser útiles son: conversar con confianza y afecto, hacer tiempo para compartir diversas actividades como ver películas, realizar juegos de mesa, cocinar en conjunto una comida especial, contar historias, o salir a caminar al parque más cercano.


  1.Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social-FUSADES, Fondo de Naciones Unidas para la Infancia-UNICEF. Una mirada a las familias salvadoreñas: sus transformaciones y desafíos desde la óptica de las políticas sociales con enfoque de niñez. Diciembre 2015.

2.Organización de las Naciones Unidas-ONU.

Ver también

El recuento de los daños

René Martínez Pineda “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su …