web analytics
Página de inicio » Mundo » Incendio en California obliga a evacuar a más de 82.000 personas
Un bombero batalla contra el incendio forestal en Cajon Pass, al norte de San Bernardino, este miércoles. (Foto Diario Co Latino/Ringo Chiu/AFP)

Incendio en California obliga a evacuar a más de 82.000 personas

Por Veronique Dupont

Los Angeles/AFP

Un incendio al este de Los Ángeles se propagó con gran velocidad, obligando a evacuar a más de 82.600 personas y a declarar el estado de emergencia.

Pese a los esfuerzos, no se había logrado controlar las llamas hasta última hora del martes, dijo a la AFP la portavoz de Cal Fire, Lynne Tolmachoff.

«Hay una maleza muy, muy seca, que es muy combustible», señaló. «Es muy peligroso para el público y también para los bomberos».

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia para el condado de San Bernardino, unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles, donde el denominado incendio de Blue Cat crecía rápidamente.

Esa medida permite movilizar a todas las agencias gubernamentales californianas para luchar contra los incendios.

El fuego se inició en la mañana del martes hacia las 17H30 GMT y a las 05H30 GMT había quemado más de 7.200 hectáreas, según el sitio de información sobre incendios Inciweb, que indicó que unas 34.500 edificaciones están amenazadas.

Amenaza

Las llamas ya se devoraron una víctima de alto perfil: el Summit Inn, una vieja cafetería en la famosa Ruta 66 que tuvo entre sus clientes célebres figuras como Elvis Presley y Clint Eastwood, informó el diario Los Ángeles Times.

Después de cinco años de una sequía récord y en plena ola de calor en el desierto californiano, este incendio ya dejó a dos bomberos con heridas leves entre los 1.250 efectivos movilizados, añadió Inciweb.

Ambos bomberos, que fueron ingresados al hospital y dados de alta, ya regresaron a la línea de fuego, donde se esperaba el arribo de más efectivos para combatir las llamas.

El fuego representa «una amenaza inmediata para el gran público, el tráfico ferroviario y las viviendas (…) de los alrededores», advirtió el sitio, que indicó que las advertencias de evacuación afectan a 82.640 personas.

Varias rutas y calles de la zona estaban cerradas, al igual que el centro de ski de alta montaña en Wrightwood, que en temporada veraniega recibe turistas que practican senderismo y otras actividades al aire libre.

Tolmachoff dijo que «hay gente que decide no evacuar. Causan problemas».

Temporada infernal

La temporada de incendios ha pegado de lleno en California, estado amenazado por una ola de calor con temperaturas que llegan a los 40 grados Celsius, a lo que se suman las ráfagas de los denominados vientos de Santa Ana.

Otro incendio importante se desató el sábado unos 170 km al norte de San Francisco, que ya quemó más de 1.600 hectáreas.

El denominado incendio Clayton ya destruyó más de 175 construcciones, y pese a que los 1.700 efectivos lograron controlarlo en un 35%, sus llamas avanzan agresivas hacia el norte, dijo Cal Fire.

En la zona vitivinícola del centro de California, el incendio Chimney, que apenas fue controlado en un 20%, ya quemó unas 2.70 hectáreas cerca de la ciudad de San Luis Obispo y destruyó unas 40 edificaciones desde que se desató el sábado.

Un en la pintoresca zona costera de Big Sur, el incendio Soberanes, que abrasó más de 30.000 hectáreas, estaba controlado en un 60%.

Más de 20 incendios de envergadura están actualmente activos en el oeste de Estados Unidos: seis en California, cuatro en Wyoming, tres en Colorado y tres en Montana, según la National Interagency Fire Center.

Al menos once muertos y miles de evacuados por inundaciones en Luisiana

Las inundaciones en el estado de Luisiana, en el sur de Estados Unidos, provocaron hasta ahora la muerte de once personas y afectaron cerca de 40.000 viviendas desde el viernes, con perspectiva de que continúe el mal tiempo.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, habló de inundaciones «sin precedentes», que obligaron a socorrer a unas 20.000 personas.

Según las autoridades, cerca de 40.000 viviendas han sido afectadas por las crecidas provocadas por fuertes lluvias que en ciertos puntos llegaron a 50cm, y más de 8.000 personas se encuentran en refugios, especialmente en Baton Rouge, la capital del estado, y sus alrededores.

Tras informaciones de que se habían cometido saqueos en viviendas abandonadas por sus ocupantes, el gobernador señaló que un toque de queda sería instaurado desde la noche del martes en los condados que están bajo las aguas.

La medida ya está en vigencia en algunos municipios, no sólo para evitar robos sino para permitir el desplazamiento de los socorristas en mejores condiciones en horas nocturnas.

«Creo es la mejor manera de proteger a nuestros habitantes», dijo Sid Gautreaux, comisario de East Baton Rouge, señalando que diez personas habían sido detenidas el lunes acusadas de saqueo.

El martes eran 20 los condados declarados en estado de emergencia, contra cuatro el lunes. Ese estatuto permite desbloquear medios materiales suplementarios, en especial fondos federales de asistencia.

El presidente Barack Obama ya había declarado el estado de catástrofe natural, que permite otorgar fondos federales de emergencia para financiar la ayuda a las víctimas.

«Es una inundación histórica», señaló Edwards en un comunicado.

Iglesias, instancias locales y empresas propusieron albergar a damnificados y recibían donaciones de alimentos, agua y otros productos de primera necesidad.

Ver también

Hundimiento de barco en China deja 27 desaparecidos

Telesur El paso del Tifón Chaba por el sudeste de China provocó el hundimiento de …