web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Festival de poesía Amada Libertad, Fuera de serie

Festival de poesía Amada Libertad, Fuera de serie

ORUGA DE FUEGO

CARLOS MANUEL VILLALOBOS (COSTA RICA)

A las bailarinas

“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta en su corazón; mas, treatment el alma de la bailarina late en todo su cuerpo”.

Gibrán Jalil Gibrán

Se mueve el corazón de la semilla

y ella sabe la espiral de su camino.

Giran la luna el sol y los cometas

y ella entiende la magia de la elipse.

Danza el viento su serpiente de andar por los potreros

y ella puede seguirle el rastro sin perderse.

Se mueve el río por las piedras y los valles

y ella danza como danza el agua cuando salta por la piedra.

Viene el mar marcando sus amares en la arena

y ella salta sola, sola salta como el sueño por las olas.

Ella baila el miedo, la alegría, un pez del arrecife

Ella baila la esperanza, el odio, la luz de la mañana.

Ella baila los espejos, la tristeza, un cuchillo en el costado.

Ella baila flores, magia, rito  y todos los besos de la Tierra.

Solo ella sabe cómo escribir en el viento una metáfora,

cómo gritar a gritos con el pie desnudo.

Solo ella sabe cómo decir un cisne con el ala moribunda

y a la vez salvarlo con un beso de amor enamorado.

Mueve el pie, el vientre y cada una de sus alas

Mueve la cintura, el silencio y todos los deseos.

Toda bailarina es una oruga

que se desgaja el vientre y se convierte en llama. 

 

TU PÚBLICO

JULIA MARGARITA CABALÉ (CUBA)

Por lo menos escribir la palabra

dividirla en sílabas

deletrearla.

Allí, en el borde, el esqueleto

hacia el traspatio dice:

Incapaz de ver tu imagen

te doblas a ti mismo.

En la soledad del espectáculo

yo soy tu público.

Baila, alguien canta:

si estoy aquí

es porque estuve antes.

 

EL INCENDIO

MARCOS RODRÍGUEZ LEIJA (MÉXICO)

Una noche mamá nos despertó alarmada

—¡Se quema la casa! ¡Se quema la casa! —gritaba

tenía un claro paisaje de terror en el rostro

Al ver la mano macabra de la llamarada

no le di importancia y me dormí de nuevo

Aquello no era tan grave

la lengua endemoniada de mi padre

desataba peores infiernos

 

DECLARACIÓN

CAROLINA TORRES (HONDURAS)

En este desastre

de huesos corroídos y carne putrefacta,

me resisto

a olvidar los sueños

solo por haber nacido

en un país

de desconsuelo,

acá

donde el primer signo de vida

muchas veces no llega.

MAGIA

LOURDES SOTO (HONDURAS)

No hay mago

que desaparezca el miedo

de vivir en un país de sombras.

 

Sin título

PERLA RIVERA (HONDURAS)

Soy dueña de un infierno

que cabe en esta cama

aquí se incendia tu nombre

y no me basta

 nace un poema

 hierve el aire

Se hizo tarde ya

y  la certidumbre de la suma de mis días

no es ajena al mar que nos separa

súbito

vasto.

Esta noche quema tú extensión

tu imagen hecha hoguera

 arde en mi vientre. 

 

OBSERVACIÓN SIETE

EDGAR QUISQUINAY ROJAS (GUATEMALA)

Lo edificó sin método: las libreras apoyadas en las cuatro paredes de la habitación cubriéndolas completamente, desfigurándolas. Una silla enana a la par de la puerta, a la derecha al ingresar. La cama al centro de la habitación. Se podría caminar alrededor suyo, esquivando libros apilados en torres que semejaban cirios multicolores y deformes. Por todo el suelo papeles que mentían palabras ruinosas, que se jactaban de haber sido leídas. Un tragaluz desgarraba claridad de vez en cuando.

Repito que no hubo método alguno en su acumular.

Sin embargo, ese santuario de descanso, a la hora de su muerte, era un perfecto mausoleo.

 

SEMIÓTICA

RINALDO EBANKS (NICARAGUA)

No existe piedra sobre piedra

indispuesta a recostarse en nuestra frente

sin remilgos empaparse a toda costa

del rosáceo sudor

Cada ángulo

cada rótulo

cada filo obtuso del bastón de un policía

está detalladamente diseñado

para escindirnos la sien

y hacer encéfalos bullir

o aprender a pensar in-verso

atestados de rotondas sempiternas

omnisapientes

omnipresentes

omnívoros comiendo omnívoros

aglutinados en el centro

como si nada pasara

desviando

alineando su carril

para que después de cada lluvia cósmica

cada astro

cada piedra del espacio

cada partícula flotante

disimuladamente

vuelva a tomar su posición.

 

FALIBLE

HANZEL LACAYO (NICARAGUA)

Es posible ser muchas cosas.

Es posible sostener dos caprichos.

Hoy te escuchan hablar sobre un paisaje.

(Y está bien, porque el paisaje se seca).

Pero cuando empieces

a hablar sobre las cosas permanentes,

no podrás extraerles la muela

y exclamar: ¡es la perla!

 

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

RAFAEL ZELEDÓN (NICARAGUA)

Dentro de mi boca

sellada con cinta adhesiva

chocaron las palabras,

rebotaron al interior de mi estómago

y volvieron nuevamente en forma de acidez.

 

ESTAS AQUÍ

PAULUNA SUÁREZ ROSERO (ECUADOR)

Estas aquí. 

Te encontré como se encuentra lo que debe ser

espontáneamente.

Como se encuentra a la vida

en algún vericueto de la eternidad,

como se encuentra la inocencia en la niñez, 

el fuego en la adolescencia con toda su potestad,

como se encuentra la cordura después de que se ha sufrido;

la sabiduría luego de la experiencia.

Yo te encontré en mí, dentro de mi vida,

dentro de mi inocencia, de mi deseo, de mi loca cordura,

de mi libertad.

Estás aquí dentro, más allá de la sangre y el pensamiento,

más allá de la valentía y la mesura, mucho más allá.

Al límite de que cada vez que te marchas

se fragmenta mi alma.

 

SEPULTURA

CAROLINA CÁRDENAS JIMÉNEZ (COLOMBIA)

Siempre la rutina, 

el alba en retorno perpetuo,

la tierra desértica, muda palpita.

Pica, pala, grito,

abajo, bien debajo de mis pies

siento la tierra temblar

con el movimiento de la ciudad despierta. 

Pica, pala, grito.

Hombres y mujeres

se preparan para un nuevo día

de vaguedades, de horas muertas,

suscitadas por

la máquina, la pica, la pala, el grito,

la fila, las horas en punto, el grito,

la producción, la pica,  la pala,

el agotamiento, los ojos pegados al techo.

El retorno

fija en el pecho de la mujer y el hombre

una mañana con horas en punto, 

máquina,  gritos, pala, pica. 

Sigue, sigue estando…

la tierra desértica, muda, palpitando.

 

EMILY CON SU 

FIRMAMENTO HERMOSO

JAVIER ALVARADO (PANAMÁ)

Hay otro firmamento

Siempre sereno y hermoso.

Dickinson

 Emily mira el jardín interior que está más allá de las murallas

Quisiera tomar ese territorio                 donde pule su cayado el peregrino:

Donde la sombra encuentra su gemelo

Y donde dice:

 

Poeta

 

entra en mi jardín, hermano, hay un firmamento hermoso.

 

En los días ella toma el hilo y la costura;

Poda la perfección de la flor en cada paso

Va sembrando una balada

En cada pétalo que deshojan las alcobas

Donde se yergue el mausoleo a la belleza

En los ojos donde beben fuego las golondrinas de la sangre.

 

De resistirse al océano de las almas

Su padre un pastor de iglesia, la conmina

A la reverencia de las luces

Y las aguas

En el rebaño del señor,

Como una oveja saludosa

Que va del pasto ennoviado

Hacia pájaros y campanas que se apagan

 

Es el recuento de una historia y de otra historia,

Esposa purpúrea y blanca

Donde el sol penetra como una cabra en el bostezo

De los escarpados soles de nuestras vidas y las vidas.

Allí plantando un verso,

Un poema para la bolsa

La crónica de plata

Donde la sombra encuentra su gemelo

Y donde dice:

 

Poeta

 

Entra en mi jardín, hermano, hay un firmamento hermoso.

 

Ver también

Rutilio Grande, Cosme Spessotto, Nelson Lemus y Manuel Solórzano

    Caralvá Intimissimun   El 22 de noviembre 2022 el mundo observó a la …