web analytics
Página de inicio » Nacionales » Feligreses conmemoran quinto aniversario de la masacre en Taumalipa, México
Con una misa celebrada en la Cripta de Catedral Metropolitana diferentes organizaciones sociales recordaron el quinto aniversario de la masacre de Tamaulipas, México, hecho ocurrido el 22 de agosto de 2010, donde 72 personas migrantes fueron secuestradas y luego asesinadas a manos del crimen organizado, 14 de las víctimas eran salvadoreñas. Los migrantes, quienes iban repartidos en dos camiones, partieron de Veracruz el 21 de agosto con la intención de pernoctar en algún poblado de Tamaulipas. Antes de llegar a San Fernando fueron interceptados por un grupo de sujetos armados, quienes les obligaron a brindar “información” sobre parientes en Estados Unidos. Asimismo, les exigieron dinero a cambio de su libertad, ante la negativa fueron  golpeados. Se estima que la masacre ocurrió entre el domingo 22 y el lunes 23 de agosto de 2010. El sacerdote Mauro Verzeletti expresó durante la eucaristía, que se hace memoria del hecho, conocido como la masacre de Tamaulipas, que dejó al descubierto una realidad oculta y que viven los migrantes centroamericanos. “Realmente es una situación que no ha terminado todavía, sigue presente cada día, con desapariciones, secuestros, malos tratos y violaciones a los derechos humanos de los migrantes; junto con ello, las deportaciones masivas, se estima que en este año alrededor de 70 mil salvadoreños y 300 mil centroamericanos serán deportados de Estados Unidos y México”, comentó el padre Verzeletti. Según el religioso, entre los factores que generan la migración de muchos salvadoreños está la violencia, la falta de oportunidades, la mala distribución de los bienes, ya que sin las necesidades básicas y fundamentales el ser humano no puede desarrollarse integralmente. A la vez, señaló la urgente necesidad que el Estado aborde el tema de la migración desde un enfoque de seguridad humana, donde coloque en el centro a la persona, garantizando la portabilidad y el cumplimiento de sus derechos humanos, independientemente de su condición migratoria. “Ante el drama humano que están viviendo miles de migrantes en Estados Unidos y México, de distintas nacionalidades, demandamos que aseguren el cuidado de la población migrante que se ve forzada a migrar por múltiples razones, garantizando la atención integral especializada con enfoque de derecho, evitando todo tipo de masacres, desaparición y criminalización, como el caso de Tamaulipas”, reiteró Verzeletti. Entre las organizaciones que recordaron a las víctimas de Tamaulipas, están Cáritas, Red Internacional de Migración Scalabrin (SIMN), Red Jesuita con Migrantes, COFAMIDE, CONFRES, JPIC, Pastoral de Migrantes Arquidiocesana y el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES). Estas organizaciones se solidarizan con las familias salvadoreñas que sufrieron la muerte de sus seres queridos, y aseguraron que muchas acciones de reparación siguen pendientes para con las víctimas que han sufrido y siguen sufriendo por el secuestro y la muerte de sus parientes en el camino de la migración. A la vez, solicitaron la creación de un plan de contingencia para la atención, protección a los familiares de las víctimas, así como generar un programa psicosocial inmediatp.

Feligreses conmemoran quinto aniversario de la masacre en Taumalipa, México

@AlmaCoLatino

Con una misa celebrada en la Cripta de Catedral Metropolitana diferentes organizaciones sociales recordaron el quinto aniversario de la masacre de Tamaulipas, click México, hecho ocurrido el 22 de agosto de 2010, donde 72 personas migrantes fueron secuestradas y luego asesinadas a manos del crimen organizado, 14 de las víctimas eran salvadoreñas.

Los migrantes, quienes iban repartidos en dos camiones, partieron de Veracruz el 21 de agosto con la intención de pernoctar en algún poblado de Tamaulipas. Antes de llegar a San Fernando fueron interceptados por un grupo de sujetos armados, quienes les obligaron a brindar “información” sobre parientes en Estados Unidos.

Asimismo, les exigieron dinero a cambio de su libertad, ante la negativa fueron  golpeados. Se estima que la masacre ocurrió entre el domingo 22 y el lunes 23 de agosto de 2010.

El sacerdote Mauro Verzeletti expresó durante la eucaristía, que se hace memoria del hecho, conocido como la masacre de Tamaulipas, que dejó al descubierto una realidad oculta y que viven los migrantes centroamericanos.

“Realmente es una situación que no ha terminado todavía, sigue presente cada día, con desapariciones, secuestros, malos tratos y violaciones a los derechos humanos de los migrantes; junto con ello, las deportaciones masivas, se estima que en este año alrededor de 70 mil salvadoreños y 300 mil centroamericanos serán deportados de Estados Unidos y México”, comentó el padre Verzeletti.

Según el religioso, entre los factores que generan la migración de muchos salvadoreños está la violencia, la falta de oportunidades, la mala distribución de los bienes, ya que sin las necesidades básicas y fundamentales el ser humano no puede desarrollarse integralmente.

A la vez, señaló la urgente necesidad que el Estado aborde el tema de la migración desde un enfoque de seguridad humana, donde coloque en el centro a la persona, garantizando la portabilidad y el cumplimiento de sus derechos humanos, independientemente de su condición migratoria.

“Ante el drama humano que están viviendo miles de migrantes en Estados Unidos y México, de distintas nacionalidades, demandamos que aseguren el cuidado de la población migrante que se ve forzada a migrar por múltiples razones, garantizando la atención integral especializada con enfoque de derecho, evitando todo tipo de masacres, desaparición y criminalización, como el caso de Tamaulipas”, reiteró Verzeletti.

Entre las organizaciones que recordaron a las víctimas de Tamaulipas, están Cáritas, Red Internacional de Migración Scalabrin (SIMN), Red Jesuita con Migrantes, COFAMIDE, CONFRES, JPIC, Pastoral de Migrantes Arquidiocesana y el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES).

Estas organizaciones se solidarizan con las familias salvadoreñas que sufrieron la muerte de sus seres queridos, y aseguraron que muchas acciones de reparación siguen pendientes para con las víctimas que han sufrido y siguen sufriendo por el secuestro y la muerte de sus parientes en el camino de la migración. A la vez, solicitaron la creación de un plan de contingencia para la atención, protección a los familiares de las víctimas, así como generar un programa psicosocial inmediatp.

Ver también

China opuesta a informe de relator de ONU sobre DDHH

Beijing/Prensa Latina China rechazó hoy un informe de un relator especial de la ONU para …