web analytics

EL REY DE LA LECTURA

Aristarco Azul
Cuentista

Llegué al aula  de clases y esperando a mi profesor  entre alegre diciendo
-¡Buenos días  aquí estoy ya!, here   me senté en  el pupitre y  me cayó un  avión de papel, nurse que  andaba volando y me dio  curiosidad, ampoule   al recogerlo me dijo  el profesor, !Me habló  diciendo!
-¿Qué  haces con ese  avión de papel?
-Le dije:  aquí  estaba yo sentado,  y  en la cabeza  me cayó
-Lee  lo que  tiene  escrito en  sus alas  y  de inmediato  debes  responder
-¡Me  quedé  sorprendido!,   que cuando leí su mensaje  atónito me quedé. – “Eres bien venido,  di tu nombre  con tus apellidos,  para poderte conocer”, – decía  en sus alas, que pronto  se los di, con  sus ojitos  mis compañeros y en silencio  sorprendidos escucharon , y la voz del profesor
-¡Di tu nombre todos  somos oídos  para saber!
-Mi nombre es: Marcos Andrés, Del  Castillo de  Borbón
-¡Aaaaah, aaaaah, aaaaah , aaaaah, aaaaah ,  aaaaah, aaaaah!
-Todos  aplaudieron  hasta el profesor , y dijeron
-Entonces  eres un Rey,   que  has venido  a tu castillo donde  tienes tu tesoro
-¡De verdad!,  dije sorprendido; entonces tráiganme  unos  papiros  diré una regla  que vanos a seguir,  me puse a leer; aquí todos  vamos a leer un cuento, cada vez que  estemos al aula, para poder   felices estar,
-¡Aaaaah, aaaaah, aaaaah , aaaaah, aaaaah ,  aaaaah, aaaaah!
– Pero cada niño  llevaba un cuento escrito  y dijeron  en orden cada uno a leer, los escritos  eran  cuentos de  su vida   donde   el personaje principal era su mascota,  unas eran aves, otros   perritos,  iguanas, garrobos,  gatos, gallos  que tenían nombres, ellos contaban que  jugaban con  sus mascotas, con quienes salían a pasear, y cantaban cacaraqueaban, maullaban, saltaban  y corrían  junto a sus amos  que eran  los  niños de  mis compañeros, y yo no me quise quedar a tras, les dije que  tenía una guara (guacamaya) que le gustaba  hablar,   y ella me enseñó a  hablar y a leer, porque cuando yo  me equivocaba  y tartamudeaba al leer,  ella siempre repetía las palabras que  tenía que decir, al principio  me molestaba,  porque creí que me hacia  burla , y le quise callar,  pero ella  volaba muy alto que no pude alcanzar  y repetía  que yo tenia que aprender a decir y a leer,  ahora que ya leo muy bien,  me dice:
-¡Si no te hubiera repetido!
-No pudiese leer  como  ahora   que ya lo se hacer, por eso la quiero a  mi mascota,  y cuando ella habla dice
-¡Oye   mi gran Rey!,   “Eres  El Famoso”,  quien aprendiste de una guara,   no vayas andar  diciendo,   quien te enseñó a leer, ¡Repitiendo, repitiendo, repitiendo!,  jamás  te has de equivocar, por eso  amiguitos  yo les digo ¡Lean, lean, lean, lean!, y  jamás  se equivocarán  en a vida,  ahora es el momento  y nunca dejemos de leer… solo así leyendo  nos daremos cuenta,  que hay muchas cosas  que aprender, y todos aplaudieron que el profesor me  felicitó y pregunto de inmediato
-¿Y qué nombre tiene esa  guacamaya?,
-El nombre  que  tiene  esa guacamaya  es: “Reina” por que me enseñó  a hablar y a leer… y ahora ustedes me han  hecho REY gracias…

Ver también

Antes que te digan otra cosa

  La vida y obra de Edgar Mauricio Vallejo Marroquín fue truncada por personas que …