web analytics
lunes , 23 octubre 2017
Inicio » Nacionales » El Papa autoriza la beatificación de monseñor Romero
El Papa autoriza la beatificación de monseñor Romero
Monseñor Romero, durante un encuentro en el Vaticano con el Papa Juan Pablo Segundo.

El Papa autoriza la beatificación de monseñor Romero

Agencias/Redacción Internacionales

El papa Francisco ha reconocido hoy como “mártir” de la Iglesia al asesinado arzobispo de San Salvador, find Óscar Arnulfo Romero, doctor un paso clave para su beatificación.

Con la firma del decreto, shop promulgado este martes, no será necesario demostrar que el prelado realizó algún milagro para beatificarlo. Romero, conocido por ser un defensor de los pobres, fue asesinado en 1980 por un comando de extrema derecha cuando oficiaba misa, facilitado por el mayor Roberto dÁbuisson, fundador de los Escuadrones de la Muerte y del partido ARENA.

La beatificación del obispo salvadoreño está cada vez más cerca después de que el Papa validara el “martirio” del prelado asesinado. Romero fue asesinado por “odio a la fe”, según reza el decreto.

En 1994 se abrió el proceso de beatificación del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, el cual se encontraba paralizado, pero se aceleró desde la elección del Papa Francisco.

La causa de beatificación de Romero, muerto a tiros por un “escuadrón de la muerte” al día siguiente de haber denunciado la violencia paramilitar, la injusticia social y las torturas de parte del régimen militar que gobernaba en ese momento su país, había comenzado 1997. Pero se encontraba congelada y se desbloqueó luego de la elección de Francisco.

Romero había condenado la represión por el ejército salvadoreño al comienzo de la guerra civil de 1980-1992 entre el gobierno derechista y rebeldes de izquierda.

El Presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, acompañado del expresidente Mauricio Funes y el Arzobispo de San Salvador José Luis Escobar Alas.

El Presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, acompañado del expresidente Mauricio Funes y el Arzobispo de San Salvador José Luis Escobar Alas.

Su asesinato causó gran polémica en el país; y sus investigaciones no han concluido. De acuerdo al informe de la Comisión de la Verdad que investigó crímenes durante la guerra civil el fallecido exmilitar y fundador del Partido ARENA, Roberto D’Aubuisson, sería uno de los autores intelectuales del ataque.

El 8 de mayo del año pasado la delegación de la iglesia salvadoreña le entregó una carta al papa Francisco, proveniente de la Conferencia Episcopal de El Salvador, donde sugirieron la santificación del monseñor Romero. El proceso de canonización fue reactivado el año pasado por el sumo pontífice argentino, luego de permanecer por varios años estancado en la Congregación para la Causa de los Santos.

El Vaticano anunció que el Papa, al recibir hoy en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, aprobó el decreto que certifica el martirio de Romero, nacido el 15 de agosto de 1917 en El Salvador, y asesinado “en odio a la fe” el 24 de marzo de 1980 en San Salvador.

El Papa también aprobó hoy el martirio de otros tres sacerdotes: los franciscanos polacos Miguel Tomaszek y Sbigneo Strzalkowski y el italiano Alessandro Dordi, asesinados “en odio a la fe” en Perú en agosto de 1991 por el grupo maoísta Sendero Luminoso. Ellos también serán beatificados.

El Vaticano anunció que mañana el arzobispo Vincenzo Paglia, postulador de la causa de beatificación de Romero, dará una conferencia de prensa, en la que se espera que anuncie la fecha de su beatificación.

Conocido como “la voz de los sin voz” por denunciar la injusticia social y la represión, Romero fue asesinado por un francotirador cuando oficiaba misa en la capilla de un hospital de cancerosos de El Salvador el 24 de marzo de 1980, un día después de dirigirse a los soldados en su homilía: “Les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: cesen la represión”.

El franco tirador fue el exguardia nacional Marino Samayoa Acosta, quien era del equipo de seguridad del expresidente de la República Arturmo Armando Molina.

Aunque no perteneció a la corriente de la Teología de la Liberación, reprimida durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, Romero fue un defensor de los pobres, en particular de los campesinos expulsados de sus tierras. El papa Francisco, tradicional en cuanto a los dogmas pero comprometido con las cuestiones de justicia social, se identifica con la figura de Romero.

La tumba de Monseñor Romero, ubicada en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador, es visitada por altos dignatarios y personalidades. Entre ellos destacan el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, el Secretario de la UNO, Ban Ki-moon, la premio Nobel Rigoberta Menchú, el Papa Juan Pablo Segundo, el presidente de Costa Rica Luis Guillermo Solís.

El Secretario General de la Onu, Ban Ki-Moon, durante su visita a la tumba de Monseñor Romero.

El Secretario General de la Onu, Ban Ki-Moon, durante su visita a la tumba de Monseñor Romero.

San Romero de América

Sin embargo, los pueblos de Latinoamérica se anticiparon al Vaticano al declarar al obispo mártir “San Romero de América”, casi desde su asesinato.

Asimismo Monseñor Romero es una de las diez personalidades del siglo XX, que tiene una estatua en la fachada de la famosa Catedral de Westminster.

Asimismo las Naciones Unidas declaró el 24 de Marzo “Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas” en homenaje a Monseñor Romero.

Monseñor Romero

Óscar Arnulfo Romero, nació en El Salvador, América Central; en Ciudad Barrios departamento de San Miguel en un día 15 de agosto de 1917. Era el segundo de ocho hermanos su padre se llamaban Santos y su madre Guadalupe. Formaban una familia humilde y modesta.

A los 14 años entró al Seminario Menor de San Miguel y allí permaneció durante 6 años. En 1937 ingresó al Seminario Mayor de San José de la Montaña en San Salvador. Fue ordenado sacerdote en Roma el 4 de abril de 1942, donde continuó para hacer su tesis doctoral. Interrumpió sus estudios debido a la segunda guerra mundial por lo cual regresó a El Salvador.

Fue ordenado Obispo el 21 de Junio de 1970 y nombrado junto a Monseñor Arturo Rivera y Damas, auxiliar de Monseñor Luis Chávez y González. Vivió en el Seminario Mayor, regido por los padres Jesuitas, conoció allí y se hizo amigo del Padre Rutilio Grande. Fue nombrado Obispo de la Diócesis de Santiago de María, San Miguel y tomó posesión el 14 de diciembre de 1974. Fue ahí donde «comenzó a ver de cerca la realidad de pobreza y miseria en que vivían la mayor parte de campesinos».

El 23 de febrero de 1977 fue nombrado Arzobispo de San Salvador en medio de un ambiente de injusticias, represión e incertidumbre. El 12 de marzo de ese mismo año es asesinado el Padre Rutilio Grande lo cual le causó a un gran impacto. Monseñor Romero recoge las sugerencias del clero y celebra una misa única en Catedral como signo de unidad de la Iglesia y de repudio a la muerte del Padre Rutilio Grande, a pesar que la Nunciatura le aconseja desistir, él celebró la misa única y fue un acto multitudinario de fe y unión Eclesial. Monseñor Romero decidió acompañar al pueblo en su calvario de miseria y muerte y poco a poco pasó de ser Monseñor Romero a simplemente Monseñor.

Monseñor Romero es conocido también como “El más universal de los salvadoreños”.

A %d blogueros les gusta esto: