web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » EL BENEMÉRITO DE LA PATRIA

EL BENEMÉRITO DE LA PATRIA

Álvaro Darío Lara

Escritor y docente

 

El general Francisco Morazán, preclaro centroamericano, nació en Tegucigalpa, Honduras, el 3 de octubre de 1792, y murió fusilado por la ignominia de las fuerzas retrogradas regionales, el 15 de septiembre de 1842, en San José, Costa Rica, siendo a la sazón, presidente de este último estado.

Morazán fue, desde su juventud,  un decidido defensor de la causa independentista y de la unidad, teniendo que enfrentar desde esta visionaria trinchera político-militar, las agresiones de Manuel  José Arce en su fallida pretensión de invadir Honduras en 1828, tentativa que impidió Morazán, en la célebre batalla de Gualcho (El Salvador) donde repelió a las fuerzas conservadoras.

1839, es el año de dos cruentas batallas: la victoria sobre los conservadores hondureños, defendiendo a El Salvador, en la gesta del Espíritu Santo (5 de abril)  y el rechazo de las tropas nuevamente al mando de Francisco Ferrera, en San Pedro Perulapán ( 25 de septiembre). Dos honrosas victorias en favor de la Federación Centroamericana.

Morazán fue Presidente de la República Federal de Centroamérica en dos ocasiones: de 1830 a 1834 y de 1835 a 1839. Durante su administración, se opuso férreamente al conservadurismo, liderado, en la región, por el guatemalteco Rafael Carrera, y por el oscuro clero católico.

Estas fuerzas minaron sus notables esfuerzos como auténtico padre de una reforma de carácter liberal, que aspiró a modernizar la vida político-económica centroamericana, fortaleciéndola, frente a los intervencionismos extranjeros que ambicionaban el  absoluto control de nuestros pueblos.

Derrotado finalmente por Carrera, Morazán renuncia a la Presidencia de El Salvador, (4 de abril de 1840) que había asumido un año antes (6 de julio de 1839), siendo proclamado luego, Presidente de Costa Rica, el 11 de abril de 1842; sin embargo, un levantamiento conservador del 11 de septiembre de ese año, logra la caída de San José y ordena el fusilamiento del héroe, un 15 de septiembre, fecha que es escogida para mayor humillación de los patriotas centroamericanos.

Los restos mortales del Paladín son recibidos en San Salvador para su sepultura definitiva, según sus últimos deseos, el 15 de febrero de 1849. Posteriormente, el 15 de marzo de 1882, es inaugurado,  en nuestra capital, el monumento que honra su nombre y legado.

El asesinato del general Morazán, es la última tragedia del sueño por la unidad centroamericana, desde una visión progresista, lo que sobreviene, es una época de fraccionamientos, que debilita a la Nación Centroamericana, y la vuelve fácil presa de las tiranías locales y extranjeras.

Morazán dejó estas palabras en su célebre testamento, que deben continuar animando las luchas democráticas del istmo: “Declaro: Que mi amor a Centroamérica muere conmigo. Excito a la juventud, que es llamada a dar vida a este país, que dejo con sentimiento por quedar anarquizado, y deseo que imiten mi ejemplo de morir con firmeza antes de dejarlo abandonado al desorden en que desgraciadamente hoy se encuentra”.

Ver también

LO COTIDIANO DEL TRANSPORTE COLECTIVO

Juan José Rivas, Psicólogo y escritor En el diario transportarse de la población salvadoreña en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.