web analytics
Página de inicio » Salud » El apego al seno materno

El apego al seno materno

Dr. Fredy Rosales Meyer
Médico Pediatra, Neonatólogo.                                                                                                                                

El apego temprano al seno materno o la alimentación a libre demanda al seno materno, tiene dos modalidades:

El apego al seno materno y la cohabitación conjunta en el parto domiciliar, es inmediato cuando un bebé nace en casa. El niño permanece con la madre e inmediatamente lo reconoce como suyo. La madre y el bebé descansan. Sí los medios económicos, educativos y culturales son adecuados, el bebé deberá permanecer aparte de su madre y No con su madre. En su propia cuna, cama o hamaca; independiente de la madre, juntos, pero No con ella (cohabitación adjunta).

Cohabitación No significa dormir en la misma cama ambos, como se cree equivocadamente. Cohabitación quiere decir en la misma habitación, en el mismo cuarto.

Los bebés No se deben poner en nuestras camas ni para dormir, ni para jugar, ni para cambiarlos; mucho menos para alimentarlos.

EL ALOJAMIENTO CONJUNTO Y EL ALOJAMIENTO ADJUNTO:

Requiere decir juntos, pero no revueltos, juntos pero separados, juntos, pero a la par, juntos pero cada quien en su propio nido, nicho o hábitat. ¿Entendido queridas madres?

Es en este preciso momento en que comienza la prevención de los problemas y enfermedades. La madre al permanecer aparte del bebé, se ve obligada a tomar al bebé en brazos para amamantarlo. La madre permanece sentada y el bebé arrullado en sus brazos, dispuesto al seno materno, como Dios manda. Sentado y no acostado, sentado y no con la madre caminando, sentado y no con la madre acostada en una hamaca, como también suele hacerse. Ver Fig.#5

*LOS PRETEXTOS

Que estar sentado para alimentar al bebé es incómodo, que hay dolor, que para qué sentarse, que acaba de salir de cirugía, que quiero descansar y dormir. Cualquier motivo o pretexto es insignificante, y No le importan al bebé, a la par de los beneficios que se logran al mantenerlo sano. Si solo hay una cama para ambos, hay una altísima posibilidad (95 %) de que la madre AMAMANTARA al bebé estando acostada. Los bebés como ya lo hemos definido, nacen sanos, pero con esta mala costumbre comienzan a enfermarse al nomás nacer pues el niño no sabe si debe o no, mamar acostado.

EL MÁXIMO SECRETO DE LA MEDICINA PREVENTIVA PARA TENER UN NIÑO(A) SANO

Para tener un niño sano, todo está en saber alimentar a nuestros niños en brazos de su madre, sentadas, asistiendo al bebé por cualquier accidente; alertas, despiertas, atentas a lo que se hace; sin platicar o distraerse en otras cosas. Dar de comer al bebé en forma adecuada y correcta es de una gran importancia y responsabilidad. De esto depende la sobrevivencia y la salud del bebé. Cualquier otra cosa es secundaria en importancia. Lo primero es primero, alimentar al bebé sentado es primordial señora madre.

TÉNGALO MUY PRESENTE.

Es una pena o una desgracia, según se vea, que de cien madres solo cinco prevengan, naturalmente o por instinto, los problemas que sufre el bebé con riesgo de perder la vida o la salud.

Muchas veces estas cinco madres, lo hacen así o sea que se sientan para amamantar sin saberlo, por instinto natural de conservación de la especie o por tener senos maternos pequeños o porque les duele la espalda o porque las asistentes les aconsejan que no amamanten acostadas, porque el bebé se ahoga, se atraganta, se sofoca o se asfixia.

Ejercicio:

Si quisiéramos probar que la afirmación de que nadie puede comer acostado es cierta, tomemos nosotros mismos como adultos, una botella de agua. Acostémonos en una cama o en un sofá o en una hamaca e intentemos ingerir el agua en esa posición o sea acostados. Nos daríamos cuenta inmediatamente que no se puede hacer bien.

CONCLUSIÓN: Si nosotros, como adultos no podemos, por qué insistir en alimentar a un bebé acostado. El bebé no puede protestar, no se puede oponer; o se acostumbra o se enferma o se muere.

Como padres debemos ser responsables de la salud del niño, sí no lo hacemos así, no estamos en nada. Los invito a probarlo (tomar el agua en posición acostada), para que no solo lean lo que digo, sino que lo vivan para aprehenderlo o agarrarlo y no exponer al bebé a esta desgracia. Nada justifica que se alimente a un bebé acostado. Un adulto como usted bien lo sabe, se defiende solo si puede, pero un bebé No puede. Solo le queda la posibilidad de que la madre reaccione y lo asista, pero si ella se encuentra acostada, dormida, reposando, con dolor, su capacidad de respuesta a la urgencia que representa asistir a su bebé que se asfixia no será lo que se espera.

Reafirmemos: Sí se amamanta a un niño acostado, ya sea con el seno materno o peor con el biberón, esto ya no es cuidarlo adecuadamente sino ser negligentes. Una adecuada posición para alimentar al bebé proporciona salud, bienestar, calidad de vida. Es justo que al bebé le respetemos sus derechos. Que si nació Sano, que permanezca Sano, sobre todo sí de evitarlo o prevenirlo se trata. Ver Fig.#6

Más adelante se les reforzará este argumento. No se necesita ser un gran sabio o ilustrado para prevenir que un niño se enferme, solo es cuestión de querer hacerlo bien. Dado que el tema es de primordial importancia en la prevención de enfermedades, nos salimos del tema para retomarlo más adelante.

Ver también

El Calostro

Puericultura (Un niño sano) Una mujer embarazada, a medida que el embarazo madura y se …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: