web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Diálogo total

Diálogo total

@arpassv

Hace un par de semanas, recipe en su programa radial, cialis sale el Presidente Mauricio Funes le recomendó al FMLN no permitir que ARENA y la ANEP impongan su agenda en el proceso de diálogo que han iniciado. Dicha sugerencia presidencial, criticada por los analistas de derecha, es muy valedera y oportuna.

El Presidente sabe por experiencia propia que el partido de extrema derecha y la gremial empresarial, ambos instrumentos de la oligarquía, siempre ponen sus intereses políticos y económicos por encima de los intereses de país. Prueba de esto es, por ejemplo, su negativa a poner en la mesa de discusión temas como la reforma fiscal progresiva o la derogación de leyes que permiten la elusión tributaria.

La agenda de “diálogo” de ARENA y la ANEP se limita a reformas políticas que les beneficien o temas como la delincuencia, siempre que no se hable de ningún impuesto especial a los grandes empresarios para financiar políticas integrales de seguridad pública. Y sus temas favoritos ya sabemos cuáles son: beneficios estatales a las grandes empresas e “incentivos” a la inversión privada, esto es exención de pago de impuestos.

Y Funes advierte al FMLN, no por que considere ingenuos o genuflexos a sus dirigentes, sino porque durante los cinco años de su gobierno ARENA y la ANEP se negaron a dialogar, sabotearon el Consejo Económico Social (CES) y mantuvieron una crítica visceral contra la inversión social, las políticas sectoriales y los programas de atención a la población más necesitada. A esto la derecha oligárquica le llamó gasto innecesario y despilfarro de fondos públicos.

Por eso el gobierno entrante debe ser cauteloso en su diálogo con ARENA y la ANEP que, junto con FUSADES y Aliados por la Democracia, fueron sus adversarios acérrimos en la campaña electoral.  Pero además, el diálogo no debe ser sólo con el partido de ultra derecha y la gremial empresarial, sino con todos los sectores políticos, empresariales, sociales, académicos y religiosos del país. El diálogo debe ser con todos: diálogo total.

El FMLN necesita también asegurar la confianza de los sectores progresistas y democráticos que lo apoyaron en la contienda electoral, no sólo congraciarse con ARENA, la ANEP y la oligarquía que éstos representan. Las organizaciones progresistas, los medios de comunicación alternativos y demás actores que le apuestan a la profundización de los cambios también están a la espera de señales positivas del gobierno entrante.

A %d blogueros les gusta esto: