web analytics
Página de inicio » Opiniones » Democracia y partidos políticos

Democracia y partidos políticos

José M. Tojeira

Generalmente estamos de acuerdo con que los partidos políticos son indispensables para la democracia. Ellos administran la democracia y así debe ser. Sin embargo, democracia y partidos políticos son dos cosas diferentes. La democracia se plasma en leyes y la defienden los ciudadanos con valores como la libertad, la racionalidad crítica, la solidaridad, la igualdad ante la ley, etc. “Que nos gobiernen leyes y no personas” era uno de los gritos y de las ideas de los primeros gestores del nacimiento de la democracia. Los partidos políticos están compuestos por personas con sus ideas y sus valores, pero también con sus intereses e incluso ambiciones. Por eso mientras la democracia puede aparecer plasmada en el papel muy bellamente, la administración de la misma es con frecuencia compleja. Y el problema estalla cuando los partidos se convierten en maquinarias de poder al servicio de sí mismos o en alianza con grupos minoritarios poderosos en el campo de la economía, las finanzas etc., en vez de ser servidores de la voluntad y las necesidades de la población.

Ese problema ya lo denunciaba Bolívar poco después de la independencia de nuestros países americanos, cuando en 1829 decía: “No hay buena fe en América, ni entre las naciones. Los tratados son papeles, las constituciones libros, las elecciones combates, la libertad anarquía y la vida un tormento”. Se refería -indudablemente- a todas las divisiones que estallaron en los nacientes países, todas ellas basadas en intereses personales y de grupo. Y lo mismo podríamos decir de una Centroamérica que nació unida pero que se dividió, rompió y entró en un lamentable proceso de atraso a causa de intereses locales egoístas y oligárquicos en pugna con el interés general. Hoy, con partidos mejor organizados que lo que había en los orígenes de nuestra independencia, se continúa con una deriva exagerada hacia el interés del grupo social, económico o político más afín del partido, que lleva a olvidar con frecuencia el interés general.

Es cierto que partido significa parcialidad. Pero no entrega a intereses propios o ajenos. El partido representa generalmente a una parte de la población que tienen un determinado criterio de cómo llegar a una convivencia basada en el bien común. Es lógico que los caminos hacia el bien común puedan ser diversos. Pero convertir el bien común en bien de unos pocos es una aberración autoritaria y antidemocrática. Ese tipo de aberración la han cometido en el pasado, y con demasiada frecuencia en nuestras tierras, los ejércitos. En la práctica destruían las incipientes democracias cuando se metían a gobernar, aliándose las más de las veces con intereses latifundistas y oligárquicos. Pero en el presente las tendencias  no han desaparecido. Con frecuencia se acusa a dirigentes partidarios de corrupción. Pero la verdad es que la corrupción ha sido un problema endémico de nuestros partidos. Demasiados sabían que había corrupción, pero el interés partidario y personal les impedía denunciarlo. El ejemplo de los sobresueldos de funcionarios nunca declarados a Hacienda, era obvio y público, pero siempre negado desde el poder. Que los millones de dólares donados por Taiwán para obra social continúe todavía sin ser devuelto por el partido ARENA es una muestra patente no solo de la corrupción, sino de la debilidad democrática del Estado, incapaz de exigir y forzar a un partido a cumplir con su obligación de devolver lo robado.

Los partidos políticos existentes, si quieren sobrevivir, deben cambiar. Impresiona ver las mismas caras y sobre todo discursos muy semejantes durante treinta años, sin que la realidad cambie estructuralmente. No podemos esperar cambios reales en favor de la población con las mismas recetas, los mismos discursos y los mismos olvidos del bien común. ¿Queremos democracia? La regeneración de los partidos es necesaria. De lo contrario continuaremos presos de esa sinfonía de palabras grandilocuentes, que solo pueden augurar para el futuro tristes atrasos y trágicos estallidos sociales.

Ver también

Gnabry-Coman, los nuevos ‘Robben-Ribéry’ de un Bayern que asusta al Chelsea

Múnich/Alemania/AFP Serge Gnabry y Kingsley Coman, los extremos del Bayern de Múnich, cargan a sus …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *