web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » Cuerpo, Mente y Alma: conceptos cambiantes

Cuerpo, Mente y Alma: conceptos cambiantes

Ralph M. Lewis, F.R.C. (No. 4)
(Pasado Imperator de AMORC, de la Revista–El Rosacruz, septiembre de 1953)

El Cósmico, un espectro electromagnético

La segunda proposición metafísica y mística es que el Cósmico carece de forma. Ninguna cosa ni ninguna manifestación son en sí mismas el Cósmico. Tal como dijera Spinoza, el filósofo holandés, los atributos del ser son infinitos. En consecuencia, la actividad eterna del Cósmico cambia de continuo sus manifestaciones. Es un espectro de energías pal-pitantes. El espectro electromagnético, así como lo que nosotros llamamos materia y vida, forman parte del Cósmico. Sus manifestaciones son muchas e infinitas, pero la capacidad del hombre para perci-birías es muy limitada. Desde el punto de vista de lo que él llama tiempo, puede parecerle que algunas de esas manifestaciones son inmutables; en otras pala-bras puede parecerle que tienen una forma eterna pero, repetimos, el tiempo y el cambio son algo relativo a la conciencia y a la experiencia humana.

La tercera doctrina sustenta que la esencia del Cósmico es siempre la misma. Ninguna de sus expre-siones posee una cualidad superiora cualquiera otra. Pensar que un aspecto del Cósmico es divino en tanto que otro no, es un razonamiento erróneo, es juzgar las manifestaciones cósmicas en base a los efectos que producen en los sentidos de los mor-tales.

La actividad del Ser

Los metafísicos modernos tienen una explicación acerca de la actividad del ser, del Cósmico. Sos-tienen que este oscila entre dos estados, o polos, de su propia naturaleza. Un polo es de expansión; el otro de contracción. No obstante, esa expansión no debe ser interpretada en el sentido literal de la pala-bra. No es un acrecentamiento -esto es- algo que se va agregando a sí mismo. Puesto que el Cósmico, o el ser, lo es TODO, no hay nada más que pueda añadírsele.

Podemos usar la sencilla analogía de una pelota de caucho blanda. Si la comprimimos nos parece que disminuye de tamaño pero, en realidad, solo hemos concentrado su sustancia. Cuando la soltamos, vuelve a expandirse; no obstante, al expandirse no hemos añadido nada a su sustancia. En resumen, la expansión y contracción del Ser generan polaridades opuestas. Podemos pensar que el estado de contracción es la polaridad positiva: la expansión, por su menor densidad, es la polaridad negativa.

Esa pulsación produce todas las energías y los fenómenos del Cósmico. Las energías generadas de ese modo se relacionan entre sí, como los polos positivo y negativo. Según lo ha demostrado la cien-cia, se atraen y se repelen.

Se ha dicho que la naturaleza repudia el vacío; en otras palabras, el ser se esfuerza siempre por existir. Ese esfuerzo es la necesidad del Cósmico. Aquello que está consciente de la necesidad de su existir es la consciencia. De ahí que la metafísica y el misticismo modernos perpetúen un concepto tradicional. Ese concepto sostiene que el Cósmico está consciente de sí mismo.

   

   ****

RITUAL DE AYUDA ESPIRITUAL

A partir del domingo 26 de este mes de enero, y todos los domingos subsiguientes que no coincidan con celebraciones cívicas o festivas, se ofrecerá para miembros y no miembros de AMORC, una actividad denominada “Ritual de Ayuda Espiritual”. Se llevará a cabo a las 10.30 a.m. en el Templo de este Centro Cultural Rosacruz. El ritual consiste en una meditación especial de ayuda para casos de enfermedad, de consolación y fortaleza u otros problemas que enfrenten las personas que soliciten con anticipación este servicio místico y metafísico.

Ver también

¿Cómo adquirir fuerza? 

Por Swami Gnaneswarananda (No. 2) (De la Revista El Rosacruz, agosto de 2007) Para un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *