web analytics
Página de inicio » Opiniones » Defender la democracia, el mayor desafío de hoy

Defender la democracia, el mayor desafío de hoy

Licenciada Norma Guevara de Ramirios

Después de un tiempo de ausencia, por razones de salud, regreso con mi columna semanal al espacio que generosamente me brindan el Diario Co Latino y el diario Verdad Digital, para expresar mi particular punto de vista sobre lo que acontece en nuestra sociedad.

Con frecuencia afirmamos que  comprendemos el valor de las cosas cuando las hemos perdido, y hoy estamos perdiendo lo que por años creímos era algo que estaría para siempre; el Estado de Derecho, la institucionalidad creada con los Acuerdos de Paz y los desarrollos que en esa joven democracia fuimos ganando en el reconocimiento o reafirmación de derechos.

Ganamos la paz, si. La ganamos con lucha popular, con concertación entre fuerzas distintas y opuestas, bajo la permanente demanda de las organizaciones sociales, religiosas y políticas y el acompañamiento de la solidaridad de los pueblos y gobiernos en distintas latitudes del mundo.

Ganamos el derecho a pensar con libertad, a optar por las ideas políticas y propuestas diferentes, a disputar el apoyo de la ciudadanía en elecciones para impulsar desde las diferentes instancias de gobiernos, las políticas que creemos apropiadas, ganamos la libertad de criticar, de demandar, de organizarnos.

Ganamos el derecho a exigir información de las entidades públicas, a exigir cuentas, ganamos el derecho de las mujeres a no ser violentadas ni física, ni sicológicamente, reafirmamos derechos para que personas ciegas puedan participar en elecciones, para que las mujeres sean parte de las contiendas en las que participan los partidos políticos.

Desde esos espacios de gobierno, se impulsaron políticas y desarrollaron instituciones, se dispuso gradualmente de recursos para que los jóvenes, adolescentes y niños tengan garantizada su asistencia a la escuela, para que no se pague por una consulta o medicina que se recibe en los establecimientos de salud, y tantas otras cosas que las generaciones de jóvenes pueden ver como naturales pero fueron gradualmente establecidas siempre teniendo como antecedente lucha de muchos o de pocos, pero lucha.

Nada cayó como magia, ni el FODES, ni las cuotas, ni los subsidios, ni las pensiones de veteranos; para citar algunos logros.

En elecciones el pueblo optó por un presidente como el que tenemos, pero este presidente no prometió lo que está haciendo, arrebatar la institucionalidad democrática, finalizar programas sociales y nunca prometió la dictadura que hoy está queriendo legalizar.

Es eso lo que busca con su campaña de odio y violencia, con todos los atropellos y mal uso de los recursos públicos en contra de la ley, como ha hecho sacrificando a los 262 municipios sin entregar el FODES, y con el uso para fines partidistas de los recursos multimillonarios que la Asamblea Legislativa le aprobó en el marco de la pandemia por el COVID-19; recursos que ningún gobierno en la historia manejó en un tiempo tan corto y tan al margen de las leyes.

Legalizar la dictadura es lo que busca desnaturalizando la Fuerza Armada de su rol constitucional y poniendo a la Policía Nacional Civil como si fuera su cuerpo privado de matones que terminan como lo hicieron el 31 de enero, asesinando a militantes del FMLN.

La toma de la Asamblea con despliegue de fuerza y llamado a la insurrección y linchamiento de las y los diputados el 9 de febrero del año recién pasado, es solo uno de los actos en la ruta de imponer en el país un gobierno dictatorial. Sus llamados ilegales contrarios a lo que la constitución le ordena de promover la armonía, son saltos de un mismo libreto para hacerse del control total de las instituciones, sin contrapesos, ni controles.

Para evitar que se consolide ese esquema, o para resistirlo y enfrentarlo si llegara a consolidarse, las personas, las organizaciones sociales y políticas,  religiosas, requieren situar los mínimos en que se coincida, y ese mínimo sin lugar a dudas es el derecho a vivir en paz, con democracia, donde las instituciones cumplan sus roles, sin ser aplastados por un régimen autoritario y dictatorial.

Hay que dar el paso a la concertación, el presidente ha tenido la habilidad de “designar” con un simple calificativo a fuerzas realmente distintas, para enfrentarlas al llamarles “los mismos de siempre”, “el 3 %” y otros. Eso no borra las diferencias, pero lo que urge es que a pesar de las diferencias, luchemos juntos, concertemos las batallas para recuperar la democracia y salvar a nuestra sociedad de una nueva dictadura en pleno siglo XXI.

Ver también

El recuento de los daños

René Martínez Pineda “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su …

3 Comentarios

  1. El califa criminal

    Hasta el día de hoy, la emigración forzada o el exterminio, o la esclavitud, sigue siendo la estrategia de los saqueadores de siempre hoy representados por los califatos criminales. Tal es el caso del califa extremista, neoliberal y fascista, que hoy pretende con su odio, humillarnos con el control total de nuestro querido país El Salvador.

    El voto inocente por la N – golondrina , o la abstención, o el voto nulo, es lo que necesitan los clanes empresariales bukelistas, para profundizar el hoyo de… lodo en el que ya han convertido a nuestro país.

    No olvidar. Los escasos paquetes de comida son sólo para atraer el voto durante la campaña electoral y serán abolidos al nomás tengan el poder de la asamblea legislativa. Lo harán porque dirán que no hay pisto y que su prioridad es «pagar la deuda».

    Los Acuerdos de Paz no son letra muerta, ni son una farsa. Son una prueba contundente de que el pueblo salvadoreño, ha desarrollado a través de su tortuosa historia, los necesarios mecanismos para la defensa de su futuro glorioso de paz y justicia social. Es un camino de bases viables y realistas, para una ciudadanía que confía plenamente en su propia identidad y en su unidad. .

  2. Me perdonan pero esta columna mas bien deveria estar en EDH o LPG.
    No se si han notado como se expresa Cuadra, Parker, el otro Parker, Shafikito, y Cornejo en la AL.
    Otra reciente expresion por medio de un video mostrando un sequito de militantes/veteranos del fmnl actual en postura de Militar.
    Otro como Ortiz gritandole al Presidente que aqui no correra sangre solo por una via.
    Cuadra gritando ofrendar la vida «DICTADOR»

    Me perdonan nuevamente pero creo que el VOTANTE TIENE CLARO QUIENES PROMUEVEN el odio a nuestro pais.
    Nada mas ni nada menos que la coalicion de DERECHA Arena-fmln-pdc.

    Por respeto al verdadero FMLN el partido de la cupula roja es referida como «fmln» en minusculas.

  3. el pueblo no a ganado nada el puebl sigue en las casas de carton y plastico pero los otros ahora son millonarios lvidandose del pobre al que an dejado abandonado ese els el sentir de los salvadoreños por eso el 28 de febrero les vamos a dar uan leccion muy grande sra.