web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » De poemas de Nulle Part

De poemas de Nulle Part

Roberto Armijo

 

Para William

 

Hermano, el Arte es terco, amargo y triste.

Raras, contadas veces nos consuela.

Nos hunde en aflicción y nos desvela;

Pero el turbado corazón insiste

En descifrar enigmas, lo que existe

Y tiembla en el verdor de la pradera,

En las llanuras y la primavera

Porque el misterio del amor persiste

A pesar de la noche, de los claros

Instantes de quietud. Somos los raros

Y ciegos animales soñadores

Que erramos por el mundo, pensativos,

Descubriendo lo eterno, los cautivos

Latidos de los astros en las flores…

 

 

A Ana María, amor mío

 

Y provinciano yo venía de cielos azules

De estrellas nuevas que soñaron Plinio el Anciano

Séneca y el Dante

¿Y qué significó para mí

Este raro amor a nuevas lunas llenas sobre los viñedos

Y fugaces estrellas sobre el Sena?

Y sin embargo yo venía del sur extenso

Y misterios

Y lleno de desiertos

Selvas océanos y paisajes

¿Y qué fue entonces amor mío de tus trenzas derramadas

Como los grandes ríos de América?

El centro y el sur fueron los bosques

Las prodigiosas ciudades mayas protegidas por las selvas

Y la visión para el poeta de otras edades de oro

Para el mundo

 

 

 

¡Poesía, ven siempre! No me dejes

nunca. Sin vos, ¿quien soy?… Me volvería

peor de lo que soy, y no tendría

paz. ¡Poesía atroz, ya no me vejes!

 

¡Poesía, ven siempre! No te alejes.

Si huyes caigo sin luz en la sombría

bolsa marsupial del tiempo. ¡Sería

polvo y humo! Poeta no te quejes.

 

Haz de mis días, aires de una rosa

para todos. Mi pueblo se destroza

en grito y sangre por la primavera.

 

¡Teta mía, restáñame la herida

que desde que nací, ha sido mi vida!

¡Tu lobezno, soy yo, loba matrera!

Ver también

DOS NUEVOS MIEMBROS INGRESAN A LA ACADEMIA

Eduardo Badía Serra, Director de la Academia Salvadoreña de la lengua Este jueves 5 de …